Provincia

El vial alternativo al Puente Nuevo de Ronda depende del cambio del PGOU

  • El Consistorio espera que en el plazo de un año pueda estar finalizado el proceso administrativo previo al proyecto

El Tajo de Ronda hace que en la actualidad la principal vía entre el casco antiguo y el resto de la ciudad sea el Puente Nuevo. El Tajo de Ronda hace que en la actualidad la principal vía entre el casco antiguo y el resto de la ciudad sea el Puente Nuevo.

El Tajo de Ronda hace que en la actualidad la principal vía entre el casco antiguo y el resto de la ciudad sea el Puente Nuevo. / Javier Flores (Ronda)

El Ayuntamiento de Ronda tendrá que realizar una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para poder acometer el proyecto de construcción de un vial alternativo al Puente Nuevo Ronda, principal vía de comunicación para vehículos entre el casco antiguo de la ciudad y el resto del casco urbano.

En este sentido, el delegado municipal de Urbanismo, Jesús Vázquez, anunció su intención de iniciar este proceso administrativo en el menor tiempo posible, para lo que ya se entregó a los responsables de la Consejería de Desarrollo Sostenible el estudio de viabilidad realizado por técnicos de la Diputación de Málaga para que analicen si sería suficiente para solicitar con este documento la también necesaria declaración ambiental.

A la espera de esta respuesta, desde el Consistorio apuntan a que ya se está trabajando para comprometer la financiación de dicho proyecto, que se espera que pueda contar con la colaboración de la propia Diputación malagueña y el Gobierno andaluz, al tratarse de una actuación que se proyecta con un carril para bicicletas, un paseo peatonal y miradores para contemplar la amplia zona amurallada que existe en esta parte de la ciudad, así como las casas colgantes o los propios baños árabes.

De este modo se pretende dar también una carácter turístico al proyecto para esta nueva vía de comunicación. En cuanto al su coste, se apunta que la inversión sería de unos 4 millones de euros.

La declaración de impacto ambiental será uno de los aspectos clave

En cuanto al tiempo que podría tardar el proceso administrativo, desde el Consistorio se explica que se espera que pueda quedar completado en aproximadamente unos 12 meses desde que los documentos sean presentados ante las diferentes consejerías, ya que se prevé poder acotar los plazos y que la modificación del PGOU como la declaración de impacto ambiental se puedan tramitar en paralelo.

El actual Gobierno municipal presentó este proyecto como una condición previa para poder iniciar cualquier otro tipo de medida encaminada a restringir la circulación por el eje que componen la calle Armiñán y el Puente Nuevo, por lo que decidió levantar las restricciones horarias que había puesto en marcha el anterior Gobierno local aludiendo a la necesidad de proteger dicho monumento y reducir la presencia de vehículos en la parte vieja de Ronda.

La nueva arteria que se pretende construir busca evitar que los vecinos del barrio de San Francisco tengan que recurrir a la carretera de circunvalación para poder llegar en coche al resto del casco urbano si el actual eje de circulación no estuviese disponible o se volviese a aplicar horarios de restricción del paso.

De momento, lo que sí se mantiene es la señalización como zona residencial que limita la velocidad a 20 kilómetros por hora y concede la prioridad al peatón en la calzada. También se mantiene la prohibición de entrar a las calles laterales al eje principal de circulación, excepto a residentes y vehículos autorizados.

En cuanto a otras medidas para tratar de reducir la circulación, desde el Consistorio se anunció recientemente la intención de trasladar la sede del conservatorio de música desde su actual ubicación en pleno casco histórico hasta la Casa de Cultura, lo que haría que dejase este espacio de recibir el tránsito de vehículos de los padres que llevan a sus hijos a recibir formación musical.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios