Ronda

La Sierra de las Nieves: la joya verde a un paso de ser Parque Nacional

  • Los municipios esperan que pueda tener una importante repercusión en el turismo verde y en la economía de la zona

  • Los pinsapos son una de sus grandes aportaciones a la red

Bosque de quejigos de alta montaña en el puerto de Los Pilones. Bosque de quejigos de alta montaña en el puerto de  Los Pilones.

Bosque de quejigos de alta montaña en el puerto de Los Pilones. / Javier Flores

La Sierra de las Nieves se encuentra ante su último paso antes de ser reconocida como Parque Nacional, algo que se producirá una vez que el Congreso apruebe el proyecto de ley que debe redactarse tras superar este último trámite previo. Mientras tanto, en la zona se espera que la nueva marca venga a suponer una importante ayuda para consolidar un área de la provincia de Málaga con un alto valor medioambiental, pero que sufre una grave crisis de despoblación en sus municipios.

Ahora se espera que la nueva figura de protección, más allá de su función propia, también suponga para la zona un repunte del turismo verde y un desarrollo económico que permita fijar población y que nazcan nuevos proyectos bajo el paraguas que proporcionará contar con el tercer Parque Nacional de Andalucía tras Sierra Nevada y Doñana. Además, será el único existente en la provincia de Málaga, por lo que se espera que sea una importante aportación para completar la amplia oferta turística con la que cuenta la provincia.

Bosque de pinsapos en la Cañada del Cuerno. Bosque de pinsapos en la Cañada del Cuerno.

Bosque de pinsapos en la Cañada del Cuerno. / Javier Flores

Sobre el ámbito de protección, el futuro Parque Nacional contará con los bosques de pinsapos como una de sus grandes joyas, a las que se unen otras como las concentraciones de peridotitas o los quejidos de alta montaña que se encuentran en algunas de sus cumbres.

De momento, alcaldes y responsables políticos de la zona esperan que la repercusión sobre el turismo sea el efecto más evidente, aunque no descartan que otros sectores como el agroalimentario se puedan aprovechar del impulso y el reconocimiento que supondrá contar con este espacio protegido.

Ronda

En el caso de Ronda, el primer teniente de alcalde, Jesús Vázquez, no esconde la aspiración de la ciudad a contar con la sede del futuro parque y uno de los centros de interpretación, algo que considera que se podría ligar a la presencia de la ciudad del Tajo en los parques naturales de Grazalema y Los Alcornocales. Vázquez se mostró convencido de que el turismo verde será uno de los grandes beneficiados con la llegada de la futura figura, algo que vendrá a potenciar la oferta que ya posee la ciudad del Tajo y que es uno de los grandes destinos del turismo de interior andaluz. Por ello considera que es una ubicación idónea para poder dar a conocer dicha oferta y las posibilidades que ofrecerá.

El edil rondeño también espera que otros sectores puedan beneficiarse de la marca que conlleva un marchamo de respeto al medio ambiente, algo que en la actualidad cuenta con una mayor importancia dentro de la sociedad.

Parauta

Por su parte, la alcaldesa de Parauta, Katia Ortega, también se muestra convencida de los beneficios que aportará esta figura a su localidad, señalando que “espero que sea un gran impacto social turístico y, por lo tanto, también económico”. En este sentido, señaló que “en esta zona estamos muy esperanzados, ya que aquí hay muchos pueblos con peligro de despoblamiento y el futuro Parque Nacional seguro que ayudará”.

Yunquera

En un sentido parecido se pronunció el alcalde de Yunquera, José Antonio Víquez, que aseguró que “la declaración como Parque Nacional supone un antes y después en la historia de la Sierra de las Nieves”. Además, se inclinó hacia un seguro incremento en la inversión tanto pública como privada, por lo que espera que se puedan crear nuevos empleos ligados al propio parque, además de las sinergias que se crearán con la Costa del Sol y el Caminito del Rey. Eso sí, reclamó a las administraciones que apuesten por la zona con el impulso de la formación reglada y no reglada que permita aprovechar las oportunidades que se produzcan para así fijar la población en los municipios.

De igual modo, también reclamó una mejora de las comunicaciones, tanto las físicas como aquellas vinculadas a las nuevas tecnologías, que se han destapado como un elemento imprescindible para la realización de trabajos a distancia que permitirían compatibilizar las oportunidades laborales con la vida en los pequeños municipios. Un aspecto que considera fundamental para sacar partido a esta “oportunidad histórica”. En cuanto a otros sectores, también cree que los productos agroalimentarios y artesanos que se producen en la zona contarán con buenas oportunidades para darse a conocer y tener mayores oportunidades de negocio.

El Burgo

Por su parte, el alcalde de El Burgo, José Joaquín García, también se mostró optimista de cara a los posibles beneficios, aunque sostiene que serán necesarias inversiones públicas para construir las infraestructuras necesarias para aprovechar estar oportunidad. En cuanto a los beneficios inmediatos, apuntó a la repercusión que tendrá a nivel nacional e internacional para dar a conocer la zona. “Los temas de los parques nacionales son muy apreciados por los turistas europeos y esperemos que suponga un incremento de las visitas a nuestro pueblo”, afirmó el regidor.

Además, cree que el sector hotelero también podría experimentar un mayor desarrollo con la llegada de algunas cadenas a los pueblos que compondrán el futuro espacio protegido, aunque insistió en la necesidad de realizar actuaciones para afrontar con garantías la atención a dicho espacio.

Genalguacil

No obstante, no todas las voces muestran satisfacción, ya que el alcalde de Genalguacil, Miguel Ángel Herrera, mostró su desacuerdo con que Sierra Bermeja se quede fuera de la zona de delimitación. “Sin Sierra Bermeja no habría Parque Nacional, no se entiende que el endemismo que supone el único bosque de pinsapos sobre peridotita se quede fuera”, afirmó

Herrera se mostró por este asunto muy crítico con PP y PSOE (partido este último en el que milita) y aseguró que ninguno de ellos, al igual que tampoco sus socios en los diferentes gobiernos, defienden realmente la lucha contra la despoblación. Algo que considera que se evidencia con esta decisión al dejar fuera del futuro parque a una zona que consideran que por su valor medioambiental debería estar incluida.

Herrera matizó que no se opone al nombramiento de la Sierra de las Nieves, pero lamentó que ni se nombre a Sierra Bermeja, cuando aporta el endemismo de las peridotitas como elemento fundamental del futuro parque. “No nos vamos a rendir”, afirmó.

La Sierra de las Nieves, en datos

Refugio de Quejigales cubierto por una nevada. Refugio de Quejigales cubierto por una nevada.

Refugio de Quejigales cubierto por una nevada. / Javier Flores

En cuando a sus dimensiones, el futuro parque nacional engloba una superficie de 23.000 hectáreas de los municipios de Benahavis, El Burgo, Istán, Monda, Parauta, Ronda, Tolox y Yunquera, que impulsaron la declaración de parque nacional y han colaborado con su protección a través de la declaración previa de Parque Natural y Reserva de la Biosfera. La incorporación de este espacio natural permitirá la inclusión en la Red de Parques de paisajes sobresalientes, de una gea y flora realmente singulares y de una valiosa representación de fauna.

El parque alberga el 65% de la superficie de pinsapar española. El abeto pinsapo (Abies pinsapo) y el abeto blanco (Abies alba) son los únicos representantes del género Abies en la península ibérica. No obstante, mientras se dispone de excelentes bosques de abeto blanco en algunos de los parques nacionales (como Ordesa y Monte Perdido, en Aragón, y Aigüestortes y Lago de San Mauricio, en Cataluña), el pinsapo no estaba hasta ahora presente en la Red de Parques Nacionales, por lo que será una de las grandes aportaciones que haga este espacio a las zonas con máximo nivel de protección.

De igual modo, Sierra de las Nieves destaca también por sus afloramientos de peridotitas –rocas ultra básicas que constituyen unas de las más escasas en la corteza terrestre– y por su diversidad de hábitats y variada fauna.

Además, los ecosistemas de la Sierra de las Nieves sirven de hábitat a 150 especies de aves y a una rica fauna terrestre, y entre sus valores geológicos destaca la presencia de grutas, cavernas y simas, algunas de ellas con reconocimiento internacional por las dimensiones y características de la misma, como es el caso de Sima Gesm.

Una vez que se produzca el nombramiento se tendrán que despejar muchas de las dudas que existen en estos momentos, como la ubicación de la sede central o dónde se ubicarán los diferentes centros de interpretación con los que se espera que pueda contar el parque.

En la actualidad, a pesar de contar con la denominación de Parque Natural, sus infraestructuras internas presentan deficiencias y algunos de los caminos de acceso se encuentran en mal estado.

De hecho, se espera que otro de los aspectos positivos que la nueva nomenclatura suponga sea la llegada de un mayor número de fondos para mejorar las condiciones del propio parque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios