Paratrike y viajes en globo en Ronda La ciudad del Tajo a vista de pájaro

  • Los vuelos en paratrike y globo se hacen un hueco entre la oferta de aventura en Ronda

Espectacular vuelo sobre Ronda con el Tajo en primer plano.

Espectacular vuelo sobre Ronda con el Tajo en primer plano. / Volar-Andalucía

La monumentalidad de Ronda es mundialmente conocida y sus principales atractivos turísticos reciben cada día miles de disparos de cámaras fotográficas para inmortalizarlos, hasta el punto de que el Puente Nuevo de Ronda es uno de los monumentos más retratados de la provincia de Málaga.

Un atractivo patrimonial que se mezcla con la belleza natural que supone el conocido Tajo, una pared vertical que supera los 90 metros de desnivel en algunos puntos y que divide en dos el casco urbano rondeño, formando una conjunción casi única entre la espectacularidad de los puentes que lo cruzan, las casas que se asoman al filo de sus cornisas y la propia grandeza del Tajo.

Los miles de visitantes que llegan cada día a la ciudad buscan mil y una formas de llevarse una imagen diferente de un monumento tan conocido, para lo que no dudan en adentrarse en algunos de los caminos que conducen al fondo de la propia garganta o a determinados salientes desde los que tomar una imagen diferente al resto. Incluso hay personas que no dudan en poner su vida en riesgo y subirse a los muros que protegen el filo del conocido cortado para tener esta instantánea que pocos tendrán.

En esa búsqueda de una visión diferente de la ciudad del Tajo, los viajes en globo y, últimamente, los vuelos en paramotor se han abierto una línea de negocio que pocos pueden igualar, ofreciendo la sensación de volar junto con la observación de Ronda a vista de pájaro. “Las vistas de Ronda son impresionantes, la experiencia es magnífica”, explica Ángel Ballesteros, que desde su empresa Sierraventura ofrece la posibilidad a sus clientes de realizar vuelos en paramotor mediante un acuerdo con un piloto rondeño que cuenta con los permisos necesarios para realizar los vuelos y que ofrece diferentes opciones que oscilan entre los 20 y los 70 minutos de vuelo. “Hay que vivirlo para poder saber la impresión que conlleva el poder ver toda la garganta del Tajo desde el aire, es algo único”, explica Ángel, que resalta el poco riesgo que entraña esta actividad, aunque se encuadre dentro de las actividades de aventura.

Mientras tanto, Adrián Tirado, responsable de Volar-Andalucía e impulsor de esta experiencia en Ronda, resalta que lejos de ser una aventura prohibitiva por su precio, es posible realizarla desde tan solo 50 euros y el vuelo de mayor duración, que también incluye parte de la comarca, solo vale 120 euros. La elección del paratrike (palabra técnica con la que se conoce al popular paramotor) tampoco fue casual, ya que este tipo de sistema permite que cualquier persona pueda vivir la experiencia de volar, desde pequeños hasta personas con minusvalía.

Además, al igual que apunta Ballesteros, resalta la seguridad de este tipo de equipos de vuelo, que lejos de ofrecer sensación de velocidad lo que dan es una sensación de vuelo lento. “Mi mayor problema es poder cuadrar las condiciones climatológicas con la disponibilidad del cliente”, indica Tirado, ya que, eso sí, si las condiciones de aire no son las adecuadas el vuelo no puede realizarse.

Por otra parte, lejos de lo que pueda pensarse, asegura que este tipo de vuelos no ofrece problemas de vértigo. “Lo peor se pasa en el suelo ante la incertidumbre, luego ya no hay problema”, dice. En cuanto a los vuelos, el cliente elige si hacerlos en horario de mañana o tarde. Contemplar la puesta del sol desde el aire con Ronda y las sierras que la rodean como telón de fondo también puede ofrecer una imagen de gran belleza porque las puesta de sol en la comarca rondeña es otros de los aspectos que ganan adeptos, dada la belleza que suelen tomar muchos días.

A pesar del poco tiempo que se llevan realizando los vuelos con paratrike de forma comercial, la demanda va en aumento y la experiencia está teniendo una gran aceptación. “Los clientes vienen de todas partes, incluso hay gente de Ronda que lo está haciendo, que es algo menos habitual cuando se conoce la zona”, indica Ángel.

Más tiempo se llevan realizando los vuelos en globo sobre los cielos rondeños en los que es algo habitual el poder ver alguno de estos artilugios voladores con su característico ruido del quemador cuando es accionado por el piloto. “Había vuelos en otras ciudades donde se podía volar más alto, pero Ronda merece la pena porque la sensación es como tocarla con tus propios dedos”, asegura Inmaculada Ortega, una vecina de Istán que realizó una de estos vuelos junto a una amiga.

“Quería volar en globo porque era uno de los sueños de mi vida, sentir estar sobrevolando una ciudad a nivel de las nubes, es un sensación difícil de explicar, al igual que volar sobre una de las ciudades más bellas del mundo a una velocidad tan lenta y a la vez maravillosa”, dice Inmaculada. “Simplemente ver el Tajo de Ronda debajo tuya te deja sin palabras”, afirmó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios