Vacunas y embarazo Las mujeres embarazadas presentan inmunidad sólida tras la vacuna

  • El primer estudio en gestantes y lactantes demuestra que la protección se extiende al bebé

  • Harán falta estudios más amplios para confirmar esta hipótesis demostrada en un grupo de 131 mujeres 

El estudio se ha basado en las vacunas de Pfizer/Biontech y Moderna, cuyos diseños se basan en el ARN mensajero.

El estudio se ha basado en las vacunas de Pfizer/Biontech y Moderna, cuyos diseños se basan en el ARN mensajero. / Archivo

En el estudio más grande de este tipo hasta la fecha, investigadores del Hospital General de Massachusetts, el Hospital Brigham and Women’s y el Instituto Ragon, pertenciente al Instituto Tecnologíco de Massachusetts (MIT) y la Universidad de Harvard, han descubierto que las nuevas vacunas de ARN mensajero para el Covid-19 son altamente efectivas para producir anticuerpos contra el virus causante del SARS-CoV-2 en mujeres embarazadas y lactantes. También demostraron que las vacunas confieren inmunidad protectora a los recién nacidos a través de la leche materna y la placenta.

El estudio, publicado en American Journal of Obstetrics and Gynecology, analizó a 131 mujeres en edad reproductiva (84 embarazadas, 31 lactantes y 16 no embarazadas), y todas ellas recibieron una de las dos nuevas vacunas cuyo diseño está basado en el ARN mensajero, como Pfizer / BionTech o Moderna. Los títulos inducidos por la vacuna, o niveles de anticuerpos, fueron equivalentes en los tres grupos. De manera tranquilizadora, los efectos secundarios después de la vacunación fueron raros y comparables entre los participantes del estudio.

“Esta noticia de la excelente eficacia de la vacuna es muy alentadora para las mujeres embarazadas y lactantes, que quedaron fuera de los ensayos iniciales de la vacuna Covid-19”, ha afirmado Andrea Edlow, médico especialista en medicina maternofetal del Hospital General de Massachusetts y directora de la Edlow Lab en el Vincent Center for Reproductive Biology y coautor principal de este estudio. Asimismo, indica que “llenar las lagunas de información con datos reales es clave, especialmente para nuestras pacientes embarazadas que corren un mayor riesgo de complicaciones por Covid-19”.

El equipo también comparó los niveles de anticuerpos inducidos por la vacunación con los inducidos por la infección natural con Covid-19 durante el embarazo y encontró niveles significativamente más altos de anticuerpos de la vacunación. Los anticuerpos generados por la vacuna también estuvieron presentes en todas las muestras de sangre del cordón umbilical y leche materna extraídas del estudio, lo que muestra la transferencia de anticuerpos de madres a recién nacidos. “Ahora tenemos pruebas claras de que las vacunas pueden inducir una inmunidad que protegerá a los bebés”, afirma Galit Alter, miembro principal del Instituto Ragon y coautor principal del estudio.

“Esperamos que este estudio catalice a los desarrolladores de vacunas para que reconozcan la importancia de estudiar a las mujeres embarazadas y lactantes, y las incluyan en los ensayos. El potencial del diseño racional de vacunas para impulsar mejores resultados para las madres y los bebés es ilimitado, pero los desarrolladores deben darse cuenta de que el embarazo es un estado inmunológico distinto, en el que se pueden salvar dos vidas simultáneamente con una vacuna potente. Esperamos estudiar todas las plataformas de vacunas durante el embarazo a medida que estén disponibles “.

Puedes consultar el estudio original completo aquí

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios