Semana Santa

Diez ideas para la Semana Santa de Málaga. Los jóvenes se pronuncian

El Nazareno del Perdón sale de su casa de hermandad el Martes Santo de 2019. El Nazareno del Perdón sale de su casa de hermandad el Martes Santo de 2019.

El Nazareno del Perdón sale de su casa de hermandad el Martes Santo de 2019. / Jesús Mérida (Málaga)

Como una auténtica prueba de fe. Así viven los jóvenes malagueños los meses previos a la celebración de una Semana Santa atípica. La ilusión, las ganas y la esperanza nunca se pierden, y hay que afrontar la situación con naturalidad y adaptarse a las circunstancias. “Ya nos hemos hecho a la idea, no nos pilla de sorpresa como el año pasado”, comentan el archicofrade de la Sangre, Adrián Ariza, y la hermana de la Salutación, María Fernández.

Las cofradías son más soberanas que nunca, y en ellas está la decisión final sobre los actos que se realizarán para sustituir los tradicionales desfiles procesionales que suspendió el obispo de Málaga, Jesús Catalá, por un decreto emitido el pasado viernes 15 de enero. “Los cofrades tenemos que pararnos a pensar y ver si es realmente necesario montar cualquier cosa o debemos esperar”, cuestiona Alejandro Postigo, hermano del Prendimiento. No obstante, las opciones que más se repiten son las veneraciones de los sagrados titulares en las sedes canónicas en un altar especial, o bien en sus casas de hermandad subidos a sus tronos.

“Caer en una impostada sustitución de lo insustituible, a mi modo de ver, es no otorgar la belleza y la relevancia a lo que representa un trono por las calles”, sentencia Miguel Gutiérrez, albacea de la archicofradía del Paso y la Esperanza. Sin embargo, hay opiniones contrarias sobre el asunto en cuestión. “El montaje de tronos y altares favorece la actividad de un sinfín de sectores artesanos que viven y dependen de la Semana Santa, como son las floristerías o algunas cererías”, argumenta Jacqueline Palomo, hermana de la Expiración y Viñeros y fiel defensora de plantear algunas iniciativas para poder vivir una Semana Santa especial.

Por su parte, la cofradía de los Dolores del Puerto de la Torre se quedó a las puertas de estrenar su palio por las calles del barrio el pasado Viernes de Dolores. “Nos encontramos en una situación peculiar, ya que tenemos el palio sin presentar. Por tanto, hay que pensar primero en este acto, y en base a la decisión, ver si planteamos algo en la casa hermandad o se hace un culto extraordinario”, explica Paula Olmo, vocal de Protocolo de la corporación.

Hay que tener en cuenta los distintos espacios de los que disponen las corporaciones, algunas hermandades cuentan con templos de forma exclusiva, otras comparten sede con otras corporaciones, y algunas como Rescate o Zamarrilla poseen pequeñas capillas o ermitas en las que es prácticamente imposible organizar cualquier acto.

A pesar de todo, los jóvenes apuestan por la unidad en las hermandades y cofradías en coordinación con la Agrupación de Cofradías. “El ente centenario debe ejercer de mediador entre hermandades para facilitar la ayuda y el consenso entre unas y otras”, expone Álvaro Cano, colaborador en los trabajos de comunicación y juventud de la cofradía del Cautivo.

“Durante la cuaresma, la Agrupación de Cofradías debería dar difusión a todas las actividades que realicen las cofradías, y en Semana Santa contribuir en todo lo que se les requiera para el bienestar y la seguridad de todos los cofrades”, opina Francisco Gil, hermano de la Sacramental de Viñeros y músico de la Agrupación Musical San Lorenzo Mártir.

La Semana Santa genera una importante actividad económica en la ciudad y los más jóvenes son conscientes de su importancia. “Muchas cofradías han continuado, en la medida de lo posible, llevando a cabo sus proyectos, conscientes de que eso supone la creación directa e indirectamente de innumerables puestos de trabajos que hay en torno al mundo cofrade”, explica el archivero de la cofradía del Rescate, Álvaro López. Es por esto, que todos apuestan por ayudar a las bandas económicamente en la medida de lo posible.

“Igualmente pienso que la artesanía cofrade se mantiene en auge, ya que no solo se encargan obras en Semana Santa, sino durante todo el año. Sin estos colectivos, entre otros muchos, no sería posible la Semana Santa como hoy en día la conocemos”, expone Marina Ruiz, cofrade de la Pollinica y el Amor. Todo esto a 62 días para el Domingo de Ramos.

Alejandro Postigo: Hermandad del Prendimiento

Alejandro Postigo ante una pintura de María Santísima del Gran Perdón. Alejandro Postigo ante una pintura de María Santísima del Gran Perdón.

Alejandro Postigo ante una pintura de María Santísima del Gran Perdón. / M. H.

Este joven se plantea si tendría sentido organizar algún acto o no. "Los cofrades tenemos que pararnos a pensar y ver si es realmente necesario o debemos esperar", declara Postigo. También expresa que los comercios e instituciones que siempre se han beneficiado de la Semana Santa ahora deben ayudar y apostar por las cofradías. "Yo intentaría crear algo para englobar a todas las corporaciones, como una exposición, más allá del centenario, en la que se pudieran contemplar todos los estrenos patrimoniales", apunta Alejandro Postigo.

Paula Olmo: Cofradía de los Dolores del Puerto de la Torre

Paula Olmo ante el cartel del Viernes de Dolores de 2019. Paula Olmo ante el cartel del Viernes de Dolores de 2019.

Paula Olmo ante el cartel del Viernes de Dolores de 2019. / M. H.

"Puestos a elegir, veo más óptimo venerar a los titulares en sus tronos y controlar las entradas a las casas de hermandad, con aforo limitado", expone Paula Olmo, vocal de Protocolo de la cofradía de los Dolores del Puerto de la Torre. La periodista afronta tranquila esta Semana Santa. "La del año pasado fue horrible. Era incertidumbre constante al no saber cuándo tendríamos algo de normalidad para poder al menos visitar a nuestros titulares. Aunque todo pueda cambiar, al menos ahora queda un halo de esperanza de poder disfrutar del culto interno", comenta Paula Olmo.

Miguel Gutiérrez: Archicofradía del Paso y la Esperanza

Miguel Gutiérrez en el pregón de la Pura y Limpia de 2017. Miguel Gutiérrez en el pregón de la Pura y Limpia de 2017.

Miguel Gutiérrez en el pregón de la Pura y Limpia de 2017. / Eduardo Nieto

Miguel Gutiérrez apuesta por una Semana Santa en la que primen la mesura, el mensaje y la espiritualidad. "En lo cultual, la premisa en la archicofradía del Paso y la Esperanza es que son los Titulares quienes han de capitalizar el protagonismo ante la visita de los fieles; los Titulares y nada ni nadie más. Es más, desde el punto de vista sanitario, generar artificios innecesarios que contribuyan a la aglomeración de personas, atraídas por esa pompa, puede acarrear nefastas consecuencias que en absoluto compensan el deleite para el paladar cofradiero", explica Gutiérrez.

"Intuyo que la inmensa mayoría de las hermandades propondrán a los hermanos que participen con luminarias simbólicas para sostener las propias necesidades de la corporación y la tan imperante obra social. No sería descabellado pensar que parte de lo recaudado en esas luminarias se destine a satisfacer en lo posible los vínculos contractuales que las hermandades mantienen con las bandas y los artesanos", proyecta el archicofrade Miguel Gutiérrez.

Jacqueline Palomo: Archicofradía de la Expiración

Jacqueline Palomo junto a un hermano de la archicofradía de la Expiración. Jacqueline Palomo junto a un hermano de la archicofradía de la Expiración.

Jacqueline Palomo junto a un hermano de la archicofradía de la Expiración. / M. H.

"Tengo ideas diferentes, pero trabajaría con mucho audiovisual y escenografía en la calle. Se podría poner un proyector en la plaza de San Pedro con imágenes del traslado de la archicofradía de la Expiración de pasados viernes de dolores, o mantener la misa de campaña con las oportunas medidas de seguridad", defiende Jacqueline Palomo. En cuanto a la alternativa a las procesiones Palomo se muestra firme. "Me gustaría que las imágenes pudieran estar en sus respectivos tronos, con sus velas, exornos florales y candelería, con el fin de poder deleitarnos las miradas, como si salieran en procesión", desea Palomo.

Álvaro López: Cofradía del Rescate

Álvaro López antes de iniciar la estación de penitencia con la cofradía del Rescate. Álvaro López antes de iniciar la estación de penitencia con la cofradía del Rescate.

Álvaro López antes de iniciar la estación de penitencia con la cofradía del Rescate. / M. H.

El archivero de la cofradía del Rescate, Álvaro López, también opta por la veneración de los sagrados titulares en los tronos, especialmente en su corporación victoriana, aunque repara en la dificultad que tendrían las hermandades cuyo salón de tronos no permite la exposición de los mismos en paralelo.

No obstante, el joven desearía que las instituciones ayudasen más esta Semana Santa a las cofradías. "Hoy son escasas las subvenciones que el Ayuntamiento concede a cofradías, a pesar de que los cofrades suponen el principal colectivo, cuantitativamente hablando, de la ciudad, y la Semana Santa constituye uno de los motores en torno a los que se articula la economía malagueña", recuerda Álvaro López.

Marina Ruiz: Cofradía de la Pollinica

Marina Ruiz acompaña a María Santísima del Amparo en su desfile procesional. Marina Ruiz acompaña a María Santísima del Amparo en su desfile procesional.

Marina Ruiz acompaña a María Santísima del Amparo en su desfile procesional. / LM Gómez Pozo

Otros cofrades prefieren que los titulares estén en un espacio singular recreado para la ocasión, y evitar los tronos procesionales. "Soy partidaria de que los Sagrados Titulares permanezcan en sus sedes canónicas y que las cofradías monten altares de culto ex profeso para la ocasión. Sin embargo, pienso que las que no se puedan permitir hacerlo en sus iglesias por motivos de espacio, sobre todo, lo realicen en su casa hermandad, pero sin necesidad de tener que montar los tronos", expone Marina Ruiz, cofrade de la Pollinica.

Álvaro Cano: Cofradía del Cautivo

Álvaro Cano ante la Virgen de la Trinidad. Álvaro Cano ante la Virgen de la Trinidad.

Álvaro Cano ante la Virgen de la Trinidad. / Javier Díaz

“Lo más lógico sería expandir en el tiempo las veneraciones para así repartir las visitas. También existe la opción de hacer el mismo acto varias veces a lo largo del día para que los devotos no se aglomeren, como ya lo hizo la Esperanza para la festividad de la Virgen el pasado 18 de diciembre”, propone Álvaro Cano, colaborador en los trabajos de comunicación y juventud de la cofradía del Cautivo.

Cano se preocupa por el gran número de devotos que congrega sobre todo la imagen de Jesús Cautivo, y afirma que la corporación está estudiando la mejor solución para permitir ese encuentro con el Señor pero respetando todas las medidas de seguridad.

María Fernández: Hermandad de la Salutación

María Fernández junto a la Virgen del Patrocinio en la iglesia de San Felipe Neri. María Fernández junto a la Virgen del Patrocinio en la iglesia de San Felipe Neri.

María Fernández junto a la Virgen del Patrocinio en la iglesia de San Felipe Neri. / M. H.

María Fernández, vocal de nazarenos de la Hermandad de la Salutación recuerda que las cofradías deben mantener su importante labor social. "Debido a la situación económica y social que vivimos actualmente, considero que la caridad debe tener un papel esencial en esta próxima Semana Santa. Sería conveniente dar continuidad a las diferentes campañas sociales de ayuda a los más necesitados durante el tiempo de cuaresma y Semana Santa", afirma Fernández.

Adrián Ariza: Archicofradía de la Sangre

Adrián Ariza frente a María Santísima de Consolación y Lágrimas. Adrián Ariza frente a María Santísima de Consolación y Lágrimas.

Adrián Ariza frente a María Santísima de Consolación y Lágrimas. / M. H.

"Está claro que debemos intentar ayudar a los colectivos que tanto trabajo realizan en nuestras hermandades. Pero entiendo, también, que si las hermandades no generan un ingreso es complicado", explica Adrián Ariza, albacea de cultos y responsable de comunicación de la archicofradía de la Sangre.

El joven confirma que en la Archicofradía ya trabajan de cara a varias posibilidades, que después deberán de poner en común con el resto de las corporaciones de la iglesia de San Felipe Neri y con el director espiritual. "Personalmente, me gustaría que el Cristo de la Sangre y la Virgen de Consolación y Lágrimas presidieran un gran altar, aunque también hay que ver la realidad del templo, en cuanto a espacio y al resto de hermandades", especula Ariza.

Francisco Gil: Hermandad Sacramental de Viñeros

Francisco Gil interpreta marchas procesionales en la Agrupación Musical San Lorenzo Mártir. Francisco Gil interpreta marchas procesionales en la Agrupación Musical San Lorenzo Mártir.

Francisco Gil interpreta marchas procesionales en la Agrupación Musical San Lorenzo Mártir. / M. H.

Francisco Gil abre la puerta a realizar algunos actos sin la presencia de los sagrados titulares. "No descartaría unas estaciones de penitencia simbólicas en la Catedral”, comenta Gil. Y es que cabría la posibilidad de que el primer templo catedralicio acogiese pequeñas representaciones de las hermandades y cofradías para realizar una oración solemne. "Con respecto a las bandas, viendo la viabilidad que se tenga en ese momento, podrían ser protagonistas con ciertos conciertos, cumpliendo con la distancia entre músicos, las medidas higiénico sanitarias y teniendo las mascarillas cuando no se toque", explica el músico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios