Deportes

Luis Fabiano no oculta su enfado por el cambio

  • El delantero brasileño, tremendamente ofuscado, no descartaba su salida en diciembre

Comentarios 19

Manuel Jiménez acertó de pleno el pasado martes con el cambio que realizó en el descanso al sacar a un centrocampista por un delantero. Sin embargo, esta decisión provocó un tremendo enfado en el protagonista negativo de la situación y Luis Fabiano no ocultaba durante el regreso a Sevilla en el día de ayer su malestar por haber sido reemplazado en el descanso del encuentro.

El brasileño no hacía declaraciones oficiales a los enviados especiales de la prensa sevillana, pero sí estaba muy ofuscado en los diálogos con todos ellos y no ocultaba la realidad de su enfado. Incluso admitía que no le importaba en exceso que sus valoraciones pudieran ser publicadas, aunque solicitaba expresamente a algún periodista que no le sacaran declaraciones textuales, pues no quería mayores problemas.

El enfado de Luis Fabiano era tal que cuando pasaba a su lado algún alto ejecutivo del club seguía quejándose en la misma línea por haber sido sustituido en el descanso del encuentro e incluso hacía partícipe a éste de su malestar. Al parecer, según comentaron con posterioridad algunas fuentes cercanas al brasileño, el futbolista entiende como una falta de respeto que el delantero centro de la selección brasileña sea sustituido por decisión táctica en el descanso de un partido.

Para el delantero sevillista, que en su ofuscación suprema llegaba a hablarle a algunos allegados de una posible marcha cuando se abra el mercado en diciembre, existían otras opciones tácticas para arreglar el problema del primer periodo. Además, aunque esa reflexión no partía de él, tampoco comprendía que sea el elegido de los delanteros para salir del campo la mayoría de las veces. Sobre todo porque Kanoute tampoco estaba haciendo un juego brillante en este encuentro.

Las palabras de Luis Fabiano, lógicamente, llegaban con prontitud tanto a José María del Nido como a Manuel Jiménez y ambos coincidían en restarle trascendencia y calificar como normal este tipo de enfados de los futbolistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios