ÚLTIMA HORA Muere Jesús Quintero, 'El Loco de la Colina'

Sociedad

Fatiga y dolor de cabeza: los síntomas persistentes meses después del covid

Un hombre se realiza una PCR

Un hombre se realiza una PCR / EFE

El cansancio y el dolor de cabeza son los síntomas más comunes declarados por las personas que han pasado una media de más de cuatro meses desde que pasaron la COVID-19, según un estudio realizado por investigadores del Medical College of Georgia (Estados Unidos).

La investigación, publicada en la revista científica 'ScienceDirect', apunta que los dolores musculares, la tos, los cambios en el olfato y el gusto, la fiebre, los escalofríos y la congestión nasal son los siguientes síntomas persistentes.

"Nuestros resultados respaldan la creciente evidencia de que existen síntomas neuropsiquiátricos crónicos tras las infecciones por COVID-19. Hay muchos síntomas que al principio de la pandemia no sabíamos qué hacer con ellos, pero ahora está claro que existe un síndrome COVID-19 persistente y que muchas personas están afectadas", ha comentado la doctora Elizabeth Rutkowski, autora correspondiente del estudio.

El estudio informa sobre los resultados preliminares de la primera visita de los 200 pacientes inscritos en el Estudio de Cohorte Neurológico y Molecular de COVID-19 en Georgia, o CONGA, que fueron reclutados una media de unos 125 días después de dar positivo en COVID-19.

Los resultados del estudio

El 80 por ciento de los primeros 200 participantes informaron de síntomas neurológicos, siendo la fatiga el síntoma más común, informado por el 68,5 por ciento, y el dolor de cabeza le sigue de cerca con el 66,5 por ciento.

Un poco más de la mitad sufrió cambios en el olfato (54,5%) y el gusto (54%) y casi la mitad de los participantes (47%) cumplía los criterios de deterioro cognitivo leve, con un 30 por ciento que mostraba un vocabulario deteriorado y un 32 por ciento que tenía una memoria de trabajo deteriorada.

El 21 por ciento sufrió confusión, y la hipertensión fue la condición médica más común reportada por los participantes además de su combate contra la COVID-19.

Ningún participante declaró haber sufrido un derrame cerebral, la debilidad o la incapacidad de controlar los músculos que intervienen en el habla y los problemas de coordinación fueron algunos de los síntomas menos frecuentes.

El 25 por ciento cumplía los criterios de depresión, y la diabetes, la obesidad, la apnea del sueño y los antecedentes de depresión estaban asociados a los que cumplían los criterios. La anemia y los antecedentes de depresión se asociaron con el 18 por ciento que cumplía los criterios objetivos de ansiedad.

Aunque los resultados obtenidos hasta la fecha no son sorprendentes y coinciden con lo que otros investigadores están encontrando, Rutkowski dice que el hecho de que los síntomas reportados por los participantes a menudo no coincidían con lo que indicaban las pruebas objetivas, fue sorprendente. Además, era bidireccional.

Por ejemplo, la mayoría de los participantes informaron de cambios en el gusto y el olfato, pero las pruebas objetivas de estos dos sentidos no siempre coincidían con lo que informaban. De hecho, un porcentaje mayor de los que no informaron de los cambios tenía en realidad pruebas de deterioro de la función basadas en medidas objetivas, escriben los investigadores. Aunque las razones no son seguras, parte de la discrepancia puede deberse a un cambio en la calidad del gusto y el olfato, más que a un deterioro puro de la capacidad, dice Rutkowski.

"Comen un sándwich de pollo y les sabe a humo o a velas o a alguna otra cosa extraña, pero nuestras tiras gustativas intentan representar sabores específicos como el salado y el dulce. Otros, por ejemplo, pueden confiar más en estos sentidos, incluso cuando están preparando la comida, y pueden ser capaces de notar incluso un ligero cambio. En cualquier caso, sus datos y otros sugieren una pérdida persistente del gusto y el olfato tras la COVID-19", dice Rutkowski.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios