Sociedad

Casi 250 personas mueren ahogadas entre enero y julio, el mayor número en cinco años

  • La cifra se eleva a 265 si contamos los diez primeros días de agosto, en los que se registraron 16 fallecimientos

Cartel advirtiendo de los peligros del baño

Cartel advirtiendo de los peligros del baño

Un total de 249 personas fallecieron por ahogamientos no intencionados en espacios acuáticos en España entre el 1 de enero y el 31 de julio de 2023, según el Informe Nacional de Ahogamientos (INA), elaborado por la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, que destaca que esta es la cifra más alta de los últimos cinco años y que el mes de junio fue crítico, con 79 víctimas. Tan solo en los diez primeros días de agosto la asociación ha confirmado el fallecimiento de 16 personas, entre ellas una niña de nueve años, y, en las últimas horas un niño de dos años y otra niña de tres.

Ya son, pues, 265 las personas fallecidas por ahogamiento en lo que va de año, la mayoría en playas (145), seguidas de piscinas (39) y ríos (31). Asimismo, el estudio, desvela que las comunidades autónomas más afectadas son Andalucía, seguida de Cataluña, la Comunidad Valenciana y las Islas Canarias, mientras que Murcia y el País Vasco son las únicas regiones con menos de diez muertes por ahogamiento en el mismo periodo.

Con el objetivo de prevenirlos y garantizar la seguridad de los ciudadanos, el Instituto Superior de Formación Profesional de la Unidad de Defensa, Seguridad y Emergencias de (Universae) recomienda a los bañistas conocer las condiciones locales de corrientes y profundidad en medios naturales como ríos y lagos, además de elegir zonas seguras supervisadas por socorristas.

“Siendo conscientes de la preocupante situación de ahogamientos y lesiones en espacios acuáticos, buscamos concienciar sobre la importancia de adoptar comportamientos responsables en el agua y así, juntos, garantizar momentos inolvidables sin riesgos”, explica el director de la Unidad de Defensa, Seguridad y Emergencias de Universae, Sergio Gil, debido a que, la “prevención es clave”. Por otro lado, el estudio insiste a los adultos que vigilen constantemente a los menores mientras que estén en el agua o cerca de ella, y que aquellos que no sepan nadar utilicen chalecos salvavidas.

También pide a los bañistas que respeten las banderas en las playas y que nunca naden solo en lugares remotos, ya que en caso de emergencia es conveniente que alguien pueda ayudar. Del mismo modo, aconseja evitar el consumo de alcohol antes de bañarse porque puede disminuir la capacidad de reacción ante un peligro. Así, subraya que es preferible bañarse de día, ya que la noche dificulta la visibilidad, al tiempo que pide precaución al tirarse de cabeza desde alturas elevadas, y en caso de salir del agua con cansancio o frío recuerda que importante verificar la temperatura y esperar dos horas después de comer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios