Empresas

I+D+i, sostenibilidad y calidad, los tres pilares de Cuna de Platero

  • La cooperativa incorpora la pitahaya en su cartera de productos en la última campaña agrícola

Las fresas, una de las frutas estrella de Cuna de Platero Las fresas, una de las frutas estrella de Cuna de Platero

Las fresas, una de las frutas estrella de Cuna de Platero / Diario de Almería

Esta campaña ha sido diferente para todas las firmas agroalimentarias, debido al reto de tener que enfrentarse a una pandemia desconocida. La cooperativa onubense Cuna de Platero ha demostrado su capacidad para ajustarse al nuevo contexto y, en este sentido, ha podido culminar la última temporada agrícola en la línea de la precedente, “la campaña se presentó con buenas expectativas, sin embargo, la pandemia lo cambió todo y también afectó a nuestro sector, a la cooperativa y a los agricultores, por lo que nos hemos ido adaptando a todas las circunstancias provocadas por la COVID-19. Así hemos conseguido mantener el volumen de comercialización y facturación”. Desde Cuna de Platero definen este ejercicio 2019-2020 como muy complejo.

A pesar de la incidencia del virus en España y el resto del mundo, la empresa, especializada en la producción y comercialización de fresas y frutos rojos en casi todos los países de la Unión Europea, no ha cesado su trabajo, es más, ha incorporado incluso cultivos nuevos como la pitahaya a su cartera de productos. “Se trata de un cultivo muy novedoso en España. Pensamos que la introducción de nuevos cultivos y nuevas frutas es buena, tanto para el sector y los agricultores como para la población”, apuntan desde la cooperativa, que con una aptitud camaleónica sabe acoplarse a los nuevos tiempos: “Actualmente, existe una tendencia positiva hacia el cuidado personal y de la salud, basada en una alimentación sana y hábitos de vida saludables. En nuestro caso, tenemos la suerte de trabajar con alimentos frescos y saludables, que aportan muchos beneficios al organismo y en un momento en el que la salud es la mayor preocupación social, tenemos una gran oportunidad para seguir desarrollando el sector y diversificar nuestra oferta, a la vez que ofrecemos nuevos alimentos sanos a la población, para enriquecer su dieta”.

La innovación y la investigación son rasgos diferenciadores del ADN de Cuna de Platero. No sólo para el lanzamiento de nuevos productos, sino también en pro de potenciar la eficiencia de sus recursos. En esta línea, uno de los principales objetivos de la cooperativa es contribuir al desarrollo sostenible del sector, así en 2019 la firma se adhirió al Pacto Mundial de las Naciones Unidas y trabaja alineando sus estrategias a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). “Estamos aplicando soluciones tecnológicas a los procesos de trabajo, tanto en el campo como en la cooperativa, para consolidar nuestro proceso de digitalización, en el que hemos integrado la informática y la robótica. Al mismo tiempo, mantenemos nuestra firme apuesta por la mejora continua y la I+D+i para optimizar los procesos y ser más eficientes, así como por las infraestructuras sostenibles y las energías limpias, que favorecen el desarrollo de nuestra cooperativa de forma respetuosa con el entorno y el medio ambiente”. Además, una de sus líneas de trabajo es la búsqueda de envases más sostenibles. “Tenemos en marcha algunos proyectos piloto probando diferentes materiales. Un dato importante en este sentido es que en el plástico que utilizamos en nuestros envases estamos priorizando el PET, de origen reciclado y que además es reciclable”.

La firma encara la nueva temporada con un consejo rector renovado y Francisco José Gómez al frente

Promover una alimentación saludable también es uno de los pilares de la responsabilidad social corporativa de Cuna de Platero, así la cooperativa describe que su propósito social se centra en promover una alimentación sana y hábitos de vida saludables, por lo que desarrolla un plan de acción alineado al ODS 3 Salud y Bienestar, en el que destaca su programa de educación alimentaria Fresayunado, que realiza en colaboración con los colegios de su entorno. “Este año, debido a la pandemia, no lo hemos podido realizar en las aulas de los colegios y lo hemos adaptado al entorno online, facilitando la unidad didáctica digital en formato descargable en nuestra web. Además, y como novedad, hemos lanzado la campaña #CuídateconFrutosRojos. Una campaña online con la que difundimos las propiedades nutritivas y saludables de las fresas, frambuesas, arándanos y moras compartiendo tips de alimentación sana en nuestra web y perfiles de redes sociales. Y, como en años anteriores, nos hemos sumado a todas las acciones realizadas por la asociación 5 al día y la Fundación Española del Corazón, a las que estamos asociados y cuyo objeto es la promoción de una dieta equilibrada y hábitos de vida saludables que nos ayuden a fortalecer nuestro organismo y prevenir enfermedades”.

Ahora arranca una nueva campaña agrícola y Cuna de Platero lo hace con un consejo rector renovado del que está al frente Francisco José Gómez, cuyo nombramiento como presidente de la cooperativa ha sido para él un paso importante en su profesión como agricultor y como miembro de la empresa. Cuna de Platero es una cooperativa con una filosofía y unos valores que comparte el nuevo presidente y por los que seguiremos trabajando. “En nuestro ADN está la apuesta por la I+D+i, la sostenibilidad y la calidad. Seguiremos trabajando en esta dirección. En los últimos años hemos realizado inversiones muy importantes que nos han permitido mejorar todos los procesos de trabajo y de producción, así como en el desarrollo de nuevas variedades. Nuestro objetivo es seguir avanzando para mantenernos en la vanguardia del sector”.

Impacto de la COVID-19Al igual que a toda la población y a todos los sectores, el estado de alarma y la pandemia afectaron al sector de la fresa y frutos rojos, “en el mes de marzo estábamos en plena campaña de fresa”, detallan desde Cuna de Platero, de donde añaden: “No obstante, hemos trabajado de forma coordinada con todas las administraciones, locales, provinciales, regionales, nacionales e internacionales; adaptándonos al contexto y a la situación en cada momento y cumpliendo de forma rigurosa y exhaustiva todos los protocolos y medidas de prevención, garantizando la seguridad y salud de todas las personas que trabajamos en la cooperativa, para de esta forma asegurar el suministro de fruta a la cadena alimentaria y a la población”. La cooperativa insiste en que ha sido una campaña muy compleja, “no obstante, hemos salido adelante gracias al trabajo, responsabilidad y compromiso de todas las personas que, desde el campo hasta la expedición de la fruta, pasando por la recolección, el envasado, el frío, el transporte, el personal técnico, laboral, comercial y de administración han realizado”. Y es que el campo no ha frenado su trabajo. En este sentido, Cuna de Platero se sumó a la campaña “Esto no tiene que parar”, que nació en marzo 2020, cuando se decretó el estado de alarma. “Un grupo de personas representantes de empresas de todos los tamaños, trabajadores y autónomos empezaron a dar visibilidad y valor al esfuerzo de no parar, con el fin de garantizar el suministro de los productos básicos y esenciales a toda la población durante el confinamiento y la crisis del coronavirus y conseguir que la rueda de la economía, en todos los sectores, no parase. De esta forma, se ha convertido en un movimiento en el que se han involucrado más de 3.000 empresas de diferentes sectores a nivel nacional. La campaña ha sido apoyada no solo por organizaciones sino también por empresarios, representantes de la cultura, el deporte, unión de consumidores, cámaras de comercio, etc.” La crisis sanitaria, si ha tenido algo de positivo, ha sido la humanización de las empresas más que nunca. Ejemplo de ello ha sido la cooperativa onubense y sus agricultores, que se han implicado al 100% durante la pandemia en todo lo que ha sido posible para ayudar a su pueblo y entorno más cercano. “Desde el primer momento, los agricultores pusieron a disposición del Ayuntamiento de Moguer todos sus recursos para la desinfección de las calles del municipio, hemos donado fruta a todos los colectivos más vulnerables, para que sus usuarios pudieran comer fruta fresca y de calidad durante los meses más duros, comedores sociales, asociaciones, centros de salud, hospitales, etc. También, en la medida de nuestras posibilidades, hemos donado EPI a los centros médicos de nuestro entorno más próximo”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios