Resultado y crónica del Unicaja-Dijon

Desde Díaz y Suárez (83-54)

  • El Unicaja consigue una convincente victoria ante el Dijon en los mejores minutos de la temporada

  • Los dos capitanes cambian el curso del partido desde el segundo cuarto

Alberto Díaz presiona a Holston.

Alberto Díaz presiona a Holston. / domingo mérida

Sólido y convincente triunfo del Unicaja ante el Dijon francés, que fue minimizado hasta exhibir un nivel muy inferior al que realmente tiene. Distante del equipo malagueño, pero no tanto como dijo el marcador (83-54). El cuadro de Katsikaris hizo su partido más completo de la temporada, por extensión de los minutos buenos. Entre el minuto 10 y el 30 firmó un parcial de 41-14, conteniendo a los jugadores más talentosos franceses y fluyendo en ataque con una facilidad no frecuente.

Díaz más Suárez, una fórmula antigua y de probada eficacia, pero imposible de ver con continuidad en las dos últimas temporadas por los problemas físicos. De ahí partió todo, de una manera particular de entender el baloncesto, de la entrega y el corazón, de una inteligencia superior para este deporte. Alegró ver al capitán a buen nivel tras tanto tiempo, en un proceso en el que tendrá altibajos. Pero ahí queda una pica para recordar que aún puede dar cosas de las que este equipo adolece. Ambos cambiaron el curso del partido en el segundo cuarto.

El Unicaja encontró de arranque la vía de anotación a través del triple. 15 de los primeros 17 puntos vinieron desde ahí. Cuando converge ese acierto es más fácil tomar rentas, pero se necesita el contrapeso interior. En el primer tiempo, por ejemplo, sólo se anotaron cinco canastas de dos. Dos penetraciones de Jaime, dos tiros cortos de Eric y un tiro de media distancia de Francis. El resto, triples (8/13) más dos tiros libres, algo que el Unicaja aún no consigue optimizar, sacar faltas e ir a la línea, sobre todo cuando tiene tantos manejadores buenos.

El equipo malagueño hacía un partido más serio en defensa. Perdía 21-22 tras 10 minutos, pero ahí hubo un cambio de registro. Algunas no fueron forzadas, pero el Dijon perdió 14 pelotas en los primeros 20 minutos, una barbaridad. Capital , una vez más, Alberto Díaz, que cambió el curso de un partido que iba para tanteo por encima de 80 puntos. El Dijon quedó en sólo siete puntos en el segundo cuarto. Casualidad o no, pero coincidió ese mayor nivel atrás con la presencia en ese momento en pista de Carlos Suárez, con su mayor minutaje tras la lesión, ayudaba bastante. El capitán no sólo metió dos triples que deben ayudarle a coger confianza. Engrasa el ataque repartiendo juego desde el poste alto, genera ventajas en los mano a mano. Le falta ritmo y ha perdido lógicamente velocidad, pero también atrás con él la comunicación es mejor. Sería esencial tenerle a un nivel óptimo para que el equipo madurara. Pese a la mejora defensiva, el Unicaja mandaba por siete puntos (36-29) y la sensación es que se había podido marchar por más.

Fue en el tercer cuarto cuando el partido se rompió, el Unicaja tuvo quizá sus mejores minutos de continuidad en la temporada, en las dos canastas. En ataque, dos jugadores como Bouteille y Brizuela, que tienen mucho margen de crecimiento compartiendo la bola, se la pasaban y creaban canastas asistiéndose mutuamente. El Dijon estaba sin soluciones atacantes y Rubén Guerrero también daba unos minutos de calidad defensivos. El marbellí va encadenando actuaciones positivas y lo lógico es que sobrepase a un Nzosa que sigue perdido en la rotación.

En una llamarada anotadora de Brizuela y Bouteille, el Unicaja se marchaba por encima de los 20 puntos, marcando Francis Alonso un tope de 23 a favor (55-32). El malagueño se está ganando los minutos con sudor, sacrificándose en defensa en la posición de tres ante jugadores normalmente más potentes, como ante Kelly y Henry en el Dijon. Ante los franceses también tuvo oportunidad de sacar su prodigiosa muñeca, que está infrautilizada. Le vendrá bien para su crecimiento integral como jugador.

El partido estaba totalmente encarrilado al final del tercer cuarto, tras un alley hoop culminado por Guerrero (62-36). En 20 minutos, del 10 al 30, el Dijon había encestado sólo 14 tantos, por 22 en los 10 primeros. Otra vez Suárez había aportado minutos de calidad alta para fortalecer la distancia.

El último periodo fue a beneficio de inventario. Era importante conservar un buen average porque el primer puesto se puede asegurar pronto por esa vía. Y se cumplió sobradamente.

Estadísticas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios