Unicaja

Kendrick Perry y su curioso método para aprender español

Kendrick Perry, en un partido.

Kendrick Perry, en un partido. / Pepe Gómez

Pocos jugadores han pasado por Málaga con el carisma y flow de Kendrick Perry. El base de Florida, un trotamundos que había jugado en 10 equipos en ocho años anteriores, está desplegando un gran nivel en Málaga. Forma parte del club de renovados, en su caso hasta el año 2025 con opción a uno más después. Con 30 años está en la madurez de su carrera. Y siente que está disfrutando de la vida y del baloncesto en la Costa del Sol.

"Hemos encontrado nuestro hogar", decía el armador de juego montenegrino después de haber firmado su renovación, un lugar donde echar raíces con su pareja, Amber. Estaba predestinado, como si el azar lo hubiese ordenado, que un día tenía que llegar Unicaja, en un contexto muy complicado, exigido. Esa frescura que se necesitaba ante tanta revolución, también con una afición que ansiaba nuevos ídolos, y Perry ha sabido perfectamente recoger el testigo. Ha dejado tantas imágenes para la posteridad en tan pocos meses: ese icónico momento donde envolvió a Ibon Navarro en Badalona, domando al técnico para que no entrara en cólera ante el Barça. "El trabajo no ha terminado...por ahora", se ha convertido en frase de cabecera.

A través de las redes sociales, Perry daba señales de cómo va su integración, en su intento de mejorar el idioma. Explicaba que ve la serie "Machos Alfa" que se puede contemplar en Netflix para progresar con el español y pedía interacción a sus seguidores sobre protagonistas de la serie. "A trancas y barrancas, los amigos Pedro, Luis, Raúl y Santi intentan adaptarse a la sociedad actual de mujeres empoderadas en la que se sienten muy perdidos", es la sinopsis de la serie protagonizada por Gorka Otxoa, Fele Martínez y Fernando Gil. Un método tan válido como otro para aprender castellano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios