Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Minicopa: Resultado y crónica del Unicaja - Obradoiro El Unicaja infantil vence a los nervios (55-49)

  • El equipo de Manolo Bazán supo sufrir ante el Obradoiro en un partido que se complicó 

Miracle Bamadou anota una canasta ante el El Hadji. Miracle Bamadou anota una canasta ante el El Hadji.

Miracle Bamadou anota una canasta ante el El Hadji. / Javier Albiñana

El primer partido de la Copa, dicen los protagonistas, es peligroso. Es romper el hielo y, de alguna manera, abrir camino para lo que viene. Los niños no son ajenos. El Unicaja infantil estrenó su Minicopa en el Pérez Canca, ahora más enfocado al balonmano pero con una gran tradición de baloncesto. Desde los tiempos del Mayoral Maristas hasta los más recientes del Clínicas Rincón. Sobre las desgastadas tablas del clásico pabellón malagueño se colocó un parqué reluciente, con estética parecida al que se verá en el Carpena.

El Unicaja infantil, tres veces subcampeón del torneo (2014, 2015 y 2017) parte con aspiraciones, ha ganado en torneos previos a Real Madrid, dos veces, Barcelona y Joventut. Pero la Minicopa es una competición especial. Aparte de que el envoltorio mediático es superior a cualquier evento que se hayan encontrado antes los jugadores, la introducción de jugadores invitados altera las previsiones que se puedan hacer. Ante el Obradorio, sufrió, aunque nunca llegó a ir por detrás en el marcador, para amarrar un triunfo tranquilizador que debe marcar el despegue malagueño. 55-49 venció. Cristian Tuñón fue el máximo anotador (17 puntos), con 13 (más 10 rebotes y ocho recuperaciones) de Mario Saint-Supery y 10 (más nueve rebotes y cinco asistencias), más varias canastas decisivas de Hugo Vázquez. Bamadou sumó siete puntos y 10 rebotes, fajándose con El Hadji Doudou.

El equipo de Manolo Bazán empezó dominando, impidiendo que el rival anotara, no lo hizo hasta el minuto seis. Ello le permitió irse por 9-0, pero el Obradoiro empezó a agarrarse a El Hadji Doudou, artífice de que estuviera presente en Málaga tras descollar en la fase previa de Valencia. El jugador de genes africanos ya firmaba al descanso 13 puntos y 13 rebotes. Cuando Miracle Bamadu, el cordobés que el Unicaja reclutó la temporada pasada, desaparecía del partido por faltas, el equipo sufría.

Poco a poco, el Obradoiro recortaba distancias (21-18). En el Unicaja asumían tiros Mario Saint-Supery y Cristian Tuñón, siete puntos cada uno tras 20 minutos. También daba buenos minutos el invitado Guillermo del Pino, preinfantil cordobés que ya fue campeón de España con Andalucía en minibásket e infantil. Al descanso, 27-20.

Cristian Tuñón bota el balón. Cristian Tuñón bota el balón.

Cristian Tuñón bota el balón. / JAvier Albiñana

La tónica seguía tras el descanso, el Unicaja estiraba cuando El Hadji se iba (38-28), pero con él en pista se condicionaban mucho los ataques con su presencia y producía puntos constantemente. No entraban los triples de los infantiles cajistas y ello hacía que el partido estuviera en el alambre. La garra de Hugo Vázquez generaba dividendos, pero al final del tercer cuarto todo estaba por decidir (38-32).

El partido se acabó comprimiendo  en el cuarto final. Los gallegos se colocaron a un punto (44-43). Los nervios se notaban, aunque el Unicaja respondía con una buena canasta de Hugo Vázquez y una canasta de Tuñón tras bonita asistencia de Saint-Supery. Otro triple de Tuñón a dos minutos del final (51-45) parecía dar tranquilidad, pero el Obradoiro volvía (51-49). 

Tuvo dos opciones el Obradoiro de empatar o ponerse por delante. Justo cuando más quemaba la bola, Miracle Bamadou metió dos tiros libres capitales (53-49) a nueve segundos del final. Hugo Vázquez metería dos tiros libres más para decidir (55-49). Este viernes, Unicaja-Betis en la segunda jornada. Una victoria acercaría muchísimo las semifinales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios