Unicaja

Perry guía a Montenegro y retrasa su vuelta a Málaga

  • Venció a Georgia y se medirá a Alemania en los octavos del Eurobásket

  • 17 puntos y nueve asistencias del base del Unicaja

  • La mano de Díaz

Kendrick Perry, durante el partido ante Georgia.

Kendrick Perry, durante el partido ante Georgia. / FIBA

Una sensación contradictoria con Kendrick Perry después la victoria de Montenegro sobre Georgia (73-81), que le catapulta hacia los octavos de final del Eurobásket. Tardará más en volver a Málaga, hasta la semana que viene no llegará cuando si hubiera perdido este miércoles hubiera quedado liberado para ponerse a las órdenes de Ibon Navarro. Pero, a cambio, se está viendo una buena versión del americano en el torneo, es cierto que con un rol protagonista y un extenso minutaje que no replicará en Málaga. Pero las sensaciones son buenas.

Como base casi a tiempo completo, con alguna ayuda, siempre por encima de los 30 minutos (36 esta vez) en pista, está mostrando chispa para el desborde y una buena capacidad para crear ventajas y distribuir el balón, no sólo para encarar el aro. Repartir asistencias no es sinónimo de buena dirección, pero en este caso está encontrando buenas conexiones con varios compañeros para jugar la continuación. Mezclando con trazos más individualistas, pero es parte del paquete de jugador que se compró.

El partido de Perry fue muy bueno en un ambiente en Georgia en el que se apretaba bastante. Firmó 17 puntos (3/4 en tiros de dos, 3/8 en triples y 2/2 en libres), nueve asistencias, cuatro rebotes y 24 de valoración, el que más de todo el partido. Dio algún pase de quarterback de campo a campo, encontró varias veces a Dubljevic, metió un par de triples en momentos claves para el partido y guió a su país de pasaporte hacia los octavos de final del Eurobásket. Vendrá más tarde a Málaga, pero, a cambio, está apuntando que puede ser un buen complemento para Alberto Díaz en el puesto de base del Unicaja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios