Resultado y crónica del Unicaja-Mornar Bar

Lo lógico era esto (98-72)

  • El Unicaja sella virtualmente su pase a la siguiente fase sometiendo al Mornar Bar (98-72) en un partido serio y solvente

  • Protagonismo repartido en ataque para los malagueños

Los jugadores del Unicaja celebran un triple. Los jugadores del Unicaja celebran un triple.

Los jugadores del Unicaja celebran un triple. / Marilú Báez

El equipo que hace cinco semanas zarandeó al Unicaja hasta casi humillarle en Bar fue vapuleado en el Carpena por el equipo malagueño (98-72), que enlazó buenos tramos de partido para conseguir una victoria contundente, la que más de la temporada. Puede interpretarse como un síntoma de mejoría cajista en estas semanas, que existe innegablemente. Pero, dentro de las buenas prestaciones generales para la exigencia del rival, sigue quedando terreno por recorrer, mucho, en la progresión y seguridad como bloque, sobre todo defensivamente. Se mejoró sustancialmente en el rebote, hay que ver si es una tendencia con más partidos, y el duelo fue plácido porque el Unicaja estuvo excelso en el tiro de tres, con porcentajes que no serán frecuentes en la temporada.

Brotes verdes en algunos jugadores, como Bouteille, que venía de varios partidos grisáceos. Tiene galones para hacer cosas en las que no es top, como generar desde el bote. Su tope de potencial es de un equipo de muchísimo nivel en Europa y en Málaga se le dan las condiciones para que crezca. Bien también Francis Alonso, en una primera mitad acertadísima, con 14 puntos. La continuidad en su buen rendimiento le hace menos novedad, pero es impagable. Carlos Suárez subió el nivel defensivo de manera muy evidente en el tramo final del primer tiempo para que ya la distancia subiera a los 20 puntos (54-34). Bien Brizuela también, Jaime tuvo sus minutos de rodaje y repartió varias asistencias en un parpadeo y los 12 jugadores empleados, de nuevo Mekel fue descartado por la recaída de la lesión muscular, consiguieron anotar algún puntos.

Después de comprobar el calorcillo que ofrecía el selecto grupo de aficionados que vinieron en los tres primeros partidos de Eurocup, se notaba de nuevo la frialdad de un pabellón completamente vacío. Pero, pese a ello, el Unicaja salió bastante enchufado al partido, como con energía renovada tras la semana sin competir después de un ritmo diabólico de partidos. El cuadro de Casimiro arrasó en el rebote (17-2 al descanso), gran caballo de batalla en este primer cuarto de temporada, y tuvo una excelsa puntería en el triple (5/5 en el primer cuarto, 10/13 tras 20 minutos). Por ahí se explica la renta que atesoró el Unicaja, netamente superior a su rival, de respetable nivel, pero que reforzaba la idea del ridículo que se hizo en el partido de ida. Ahí cimentó el triunfo el equipo malagueño, que carece aún de continuidad en defensa, pero hubo una mucha mejor actitud en el rebote, más voracidad en un lance de juego que demanda, al menos, agresividad.

El partido fue transcurriendo por derroteros cómodos. Con permiso del Buducnost, es el mejor equipo del grupo y debe mostrarlo al final de la primera fase. Un vistazo al Lokomotiv Kuban-Virtus Bolonia que se jugaba un par de horas antes del duelo cajista permitía ver que el nivel que se va a exigir en el tramo decisivo de la competición va a ser más alto de lo que se ha visto en este grupo. El partido fue pasando con buenas jugadas en ataque del Unicaja ante un equipo que no oponía mucha resistencia. El plus de efectividad malagueño propiciaba que, incluso en alguna buena defensa visitante, la frustración le llegara por el acierto local. Así, se llegó en el tercer cuarto a los 30 puntos de diferencia (73-43) que marcaban indefectiblemente el triunfo. Había que recordar que en la ida se había perdido por 10 puntos y que tocaba perder un average que podía valer en el futuro.

La clasificación para la siguiente fase está ya en el bolsillo, pero este equipo en esta competición tiene que ir con las luces largas y estar en el Top 16 es un trámite que cumplir. Fue un partido serio colectivamente, con varios jugadores enchufados, y que debe servir para coger confianza para lo que viene. Antes del parón por las ventanas hay una buena oportunidad para sumar triunfos.

Estadísticas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios