Unicaja-Tecnyconta

Un Unicaja pletórico (98-82)

  • Tras sestear en la primera mitad, el Unicaja se enchufa y derrite al Tecnyconta

  • Histórico debut del canterano Pablo Sánchez (16 años)

Jaime Fernández captura un rebote. Jaime Fernández captura un rebote.

Jaime Fernández captura un rebote. / Marilú Báez

Sufrió 20 minutos, en los que se abandonó un poco, pero está pletórico el Unicaja y pasó por encima del rival cuando se enchufó. En un segundo tiempo soberbio, al nivel de la temporada, liquidó a un buen Tecnyconta Zaragoza al que la distancia en el marcador no le hace justicia (98-82). Ofreció pinta de buen equipo el maño, pero no le llegó en continuidad y profundidad para defender a un Unicaja en estado de gracia y en relación idílica con una afición que viene al Carpena a contemplar fiesta. Para redondear, hasta se registró un histórico debut, el de Pablo Sánchez, el más joven en vestir la camiseta verde en un partido oficial, con 16 años y nueve días. Siempre que debuta un canterano es un día feliz para todo el club. Este, cuentan los que saben, es pata negra.

Como le gusta a Casimiro, protagonismo repartido. Seis hombres en dobles dígitos de anotación y valoración. Waczynski aguantó en momentos difíciles con sus puntos y Shermadini trajo el desequilibrio. Jaime no rompió numéricamente pero estuvo en instantes difíciles. Realmente, en la segunda mitad se subió el diapasón defensivo. Y el Tecnyconta no pudo resistir el altísimo ritmo anotador del equipo malagueño, que se quedó a dos puntos de los 100. Un inicio de temporada soñado (5-1), con la Copa encarrilada.

Pero no hay que mirarse el ombligo y hay siempre cosas que mejorar. Si ante el Unics fue un 0-10, ante el Tecnyconta fue un 0-7. Otro inicio malo de partido. Se alimentaba la psicosis maña (seis derrotas en las siete últimas visitas) con un equipo desconocido, que se sentía espeso y sin ideas. Casimiro pidió tiempo muerto tras el 5-15 de salida, pero le costaba al equipo malagueño sentirse cómodo. No podía correr y ahí se hace más vulgar y previsible. La salida de Jaime dio un soplo de aire fresco con una entrada muy plástica y dos asistencias no culminadas por sus compañeros, pero el madrileño cometía dos faltas y debía descansar antes de tiempo.

17-22 al final del primer cuarto, 21-31 para otro tiempo de Luis Casimiro... Trampeaba el Unicaja para seguir en el partido, tragando quina. El Tecnyconta seguía muy serio y hasta McCalebb metía un triple para sofocar un intento de remontada malagueña. Se movía con frecuencia por los 10 puntos de renta el bloque bien entrenador por Fisac, castigando las ayudas para encontrar triples cómodos e impidiendo el equilibrio interior-exterior del Unicaja parando bien a Shermadini y Lessort. “O nos ponemos a trabajar ahora o no quiero llorar después del partido”, exhortaba Casimiro a sus jugadores en otro tiempo muerto. Triples encadenados de un muy buen Waczynski, principal foco anotador en momentos de escasez, y Wiltjer más dos tiros libres de Shermadini ponían al Unicaja a tiro (39-42) tras mucho tiempo. Otro triple de Jaime Fernández dejaba el marcador en un buen 42-44, a tenor de lo visto, al descanso.

Una canasta de Shermadini y un triple de Wiltjer daban la primera ventaja del partido al Unicaja (47-44). Estaba un poco más cómodo el equipo malagueño en el partido, al ritmo de Jaime Fernández, espectacular en la recuperación de un balón perdido forzando la falta de McCalebb y clarividente para repartir juego. Encontraba el Unicaja a Shermadini mejor, dificultando las ayudas con el aclarado de uno de los dos lados de la pista. Y, cuando el Tecnyconta dejó de meter porque también la defensa del Unicaja se adaptó a los mínimos que pedía Casimiro, el partido parecía resquebrajarse.

El clinic de Shermadini en el poste equilibraba el ataque. Y la diferencia empezaba a ser considerable (67-56) tras una gran defensa culminada con un pase de pista a pista de Suárez para que Jaime dejara una estética bandeja. Un triple de Roberts hacía pupa antes del final del tercer cuarto (70-58), cuando se producía el histórico debut de Pablo Sánchez, con 16 años y nueve días.

Como suele, el Tecnyconta regresó al partido rápido con un 0-7 de parcial. Pero la respuesta tras el tiempo de Casimiro fue demoledora, un 8-0, con Carlos Suárez al mando de las operaciones y Lessort regalando espectáculo en forma de mates tras carreras desde su campo. En un parpadeo, 20 puntos de renta. Una victoria más y un estado de felicidad que se extiende.

Aquí puede consultar las estadísticas del partido

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios