Unicaja-Rytas Vilnius

Ciclón de 20 minutos

  • El Unicaja solventa un partido que se le complicaba al descanso con un tercer cuarto devastador (28-7)

  • Muestra que también puede ser diferencial en defensa

Lessort realiza un mate espectacular. Lessort realiza un mate espectacular.

Lessort realiza un mate espectacular. / Javier Albiñana

Un mal primer tiempo como preludio a un segundo primoroso. Dos Unicaja en uno. El primero supo sufrir para mantenerse en el partido. El segundo arrasó al Rytas para conseguir virtualmente la clasificación para el Top 16. Se solapan las dos versiones y el camino es reducir la mala y que la buena sea más constantes. Pero quedan enseñanzas. Como la que el equipo puede ser también defensivamente bueno, excelente por momentos. Lo fue en la segunda mitad y devastó al rival, aun sin el diferencial Alberto Díaz.

Se le recuperó el average al Rytas incluso, el único equipo ante el que se ha perdido en la competición europea. Pintaba a partido complicado y devino en fiesta, un ciclón de 20 minutos que arrasó (95-76) al animoso equipo lituano. Festival de mates de Lessort, triples de todos los colores y debut europeo de Pablo Sánchez, que sigue dejando registros de precocidad difíciles de batir.

Traqueteaba, no obstante, el Unicaja de arranque, se veía abajo (9-16) desde los primeros compases. Ha sido una constante en los últimos partidos, salvo en Turín, inicios con el rival por encima. Prueba Casimiro quintetos distintos y con ninguno encuentra una estabilidad de salida. El Rytas es un equipo con conceptos claros y que castiga los defectos del Unicaja. Más allá de los problemas defensivos cajistas, tenía un tino extraordinario el cuadro de Vilnius, con el 60% en tiros de campo. Algunos de ellos bien defendidos. 

Atacaba mucho el Rytas a Shermadini en el pick and roll. El georgiano es un arma ofensiva desequilibrante, hacía daño al equipo lituano. Pero también es un talón de Aquiles defensivo. Con él se puede aplicar la manida teoría de la manta corta, los pies o la cabeza quedan al descubierto. Acabaría haciendo un partidazo ofensivamente, pero queda esa duda.

Pagaba también el Unicaja que Jaime Fernández no estaba fino en el tiro. Y que Brian Roberts hacía un esfuerzo por ayudar con su contusión costal, pero no estaba para muchos trotes. Se marchaba el Rytas con un preocupante 26-38, con Seeley desatado pese a que encima de él estaba Salin. Le conoce bien Casimiro de su año juntos en Las Palmas, pero no obstaba para que el americano causara múltiples problemas. Pidió un tiempo muerto el técnico cajista y el equipo se reactivó. Una marcha defensiva más y puntos de Kyle Wiltjer acercaron al Unicaja. Salin tuvo buena visión para encontrar a sus compañeros liberados y Jaime anotaba su primera canasta en una vertiginosa penetración casi sobre la bocina del primer tiempo (43-48). 34 de los 43 puntos venían de jugadores interiores, faltaban claramente puntos de fuera.

Pero salió el Unicaja como un ciclón tras el descanso. Las revoluciones más altas, mucha más actividad. Un tres más uno (con adicional fallado) de Salin, otro triple de Jaime, una antideportiva sobre Milosavljevic, dos mates de Lessort tras dos jugadas muy estéticas, un tiro libre de Milosavljevic... En tres minutos y medio, un parcial terrible de 13-0 para voltear una situación incómoda (56-48).

Es indiscutible que tiene pegada el Unicaja, pero debe conjugar mejor sus picos defensivos y ofensivos, no defender mejor cuando más fácil se enceste, sino a la inversa. Defiende mejor cuando anota fácil y esa ecuación complicará sobremanera la victoria ante rivales de más enjundia. El partido era otro al final del tercer cuarto tras un parcial de 28-7. Confluyeron mucho acierto propio, mucha más actividad defensiva y reducción drástica del acierto rival. 

Encontró soluciones el equipo malagueño para desactivar al Rytas y solventó en 10 minutos un partido que convirtió en una fiesta el cuarto final. Sólo faltó la canasta de Pablo Sánchez para redondearla. Queda la versión dulce en el paladar, aunque existan nichos de mejora evidentes. Da, no obstante, para un excelente 5-1 de balance tras seis partidos.

Consulte aquí las estadísticas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios