Unicaja

A la chita callando

  • El Zalgiris se presenta como la revelación de esta Euroliga con el segundo presupuesto más bajo

  • Es sexto (10-6) tras asaltar canchas de enjundia

Pangos, ante Dejan Musli en el partido de ida en el Carpena. Pangos, ante Dejan Musli en el partido de ida en el Carpena.

Pangos, ante Dejan Musli en el partido de ida en el Carpena. / CARLOS DÍAZ / EFE

Si la visita a Kaunas da más respeto es porque delante no hay un Zalgiris cualquiera. Pese a ser de la liga del Unicaja, el equipo de Plaza lo puede tomar como buen ejemplo: los de Sarunas Jasikevicius se mantienen en un apacible sexto puesto con el segundo presupuesto más bajo de la Euroliga, nada menos. Y es que sin grandes alardes ni espectáculo, el cuadro lituano se va abriendo hueco para pasar ronda contra el pronóstico más optimista de hace varios meses.

El balance lituano es de 10 triunfos y seis derrotas. La última, un tropiezo de esos que hacen pupa a la larga ante el Estrella Roja en Belgrado. Pero antes sumaban hasta cinco triunfos seguidos que bien le ha valido al Zalgiris la vitola de mata gigantes. Su buena posición se debe por supuesto a no fallar ante rivales director, pero también por sacar petróleo de los escenarios más imprevisibles. En este último mes y medio se impuso en Estambul al Fenerbahçe en la prórroga (89-90) y en Valencia (63-71), pero es que antes hizo lo propio en el Palau Blaugrana (75-81). Y a ello se añade la defensa del Zalgirio Arena, donde solo perdió con Real Madrid y Baskonia. Efes, Panathinaikos u Olympiacos, entre otros, salieron escaldados de Kaunas, donde se registra la mejor asistencia media de la competición con nada menos que 12.155 espectadores.

Así es como se ha plantado el Zalgiris entre los punteros de la Euroliga. A la chita callando, como se dice. Con un grupo con oficio que mezcla juventud y veteranía y nacionales y extranjeros. Con el ex del Gran Canaria Kevin Pangos al mando, los Milaknis, Ulanovas o Kavaliauskas han brillado junto a los White, Davies o Micic. Un bloque compensado que ya castigó en el Carpena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios