Unicaja

La doble vida de Carlos de Cobos, jugador y fisioterapeuta

  • El que fuera canterano del Unicaja desempeña la doble labor en el Colegio El Pinar, con el que compite en Liga EBA

Carlos Cobos, jugador y fisioterapeuta. Carlos Cobos, jugador y fisioterapeuta.

Carlos Cobos, jugador y fisioterapeuta. / M. G.

Con un brillante bagaje deportivo en el mundo del basket, en el que incluso aparece alguna que otra aventura internacional en Sao Paulo -CB Franca-, el canterano del Unicaja Carlos de Cobos, que llegó a debutar en el primer equipo de la mano de Aíto García Reneses, juega a sus 32 años en el Colegio El Pinar, que debuta esta temporada en Liga EBA. Sobresale por su aportación al juego de equipo; pero su faceta menos conocida, aunque no menos valiosa, es la de Fisioterapeuta titular del centro. Su perfil profesional viene a complementar el engranaje del servicio médico y añade un plus de calidad a una oferta de actividades deportivas que involucra a cientos de menores de varias etapas educativas.

"Mi bagaje deportivo me llevó a estar en contacto, desde muy pequeño, con el mundo de la Fisioterapia. Se trata de profesionales sanitarios que, al igual que ocurre con preparadores físicos, entrenadores y otros, desempeñan una labor crucial en el apoyo y seguimiento de la práctica deportiva", explica el base malagueño con raíces brasileñas: "En el caso de los ‘fisios’ me llamaba mucho la atención su trabajo y a medida que pasaban los años iba estudiando, siguiendo y viendo que hacían y cómo me trataban; tanto a mi como a otros compañeros de equipo. Conforme pasaba el tiempo veía que se trataba de una disciplina que se podía complementar muy bien con mi rol de deportista. Y de hecho así ha sido. Compaginar la labor de jugador con la de fisio es algo muy satisfactorio y trepidante. Además, puedes también convertirte en un ejemplo para los niños, al compaginar estudios y deporte, que siempre es positivo".

Carlos Cobos, con el Colegio El Pinar. Carlos Cobos, con el Colegio El Pinar.

Carlos Cobos, con el Colegio El Pinar. / Colegio El Pinar

"En el día a día de un fisioterapeuta, el aspecto más básico sería tratar las lesiones que se van produciendo en los menores; pero por suerte a estas edades no son muchas y las que se producen resultan, como norma general, leves; lo que me permite centrarme en otro de los aspectos importantes de la profesión, que tiene más que ver con lo pedagógico; el estudio y la observación de la práctica deportiva en las sesiones de Educación Física y en las actividades extraescolares. Disfruto siguiendo los entrenos de los niños y jóvenes, conociendo rutinas y dinámicas y ayudando a mejorarlas en la medida de lo posible para minimizar el riesgo de lesiones", relata el jugador malagueño sobre cuál es su papel: "En edades tempranas puedes hacer ejercicios preventivos, trabajando con juegos específicos. Incluso aunque es algo que no se hace, dar charlas para detectar problemas, resulta un procedimiento muy provechoso y recomendable. Están en edad de crecimiento y es ahí cuando una patología puede corregirse, pero muchas veces esa patología puede pasar desapercibida por los padres y el problema se va agravando con el tiempo. En este sentido, la atención y el despliegue de pautas de acción tempranas resulta fundamental".

Acerca de su día a día, Cobos explica que su labor en el centro es de "intervención o práctica asistencial cuando tenemos accidentes o traumas; además de rutinas de rehabilitación y tratamiento en los casos de niños, docentes o deportistas lesionados y, lo que para mi es igual o más importante, la acción pedagógica y preventiva que se da en el seguimiento de las actividades físicas que tienen lugar en el centro. Suelo llegar al centro y ver un poco las actividades que se están desarrollando, para después proceder a tratar a los chicos citados con algún problema de días anteriores; normalmente los mayores, con los que es más normal que nos encontremos con algunas lesiones más. Luego, como es lógico, estoy en alerta en previsión de que pueda ocurrir cualquier incidencia que requiera de mi rápida intervención. Finalmente y una vez que termina mi rol como ‘fisio’ paso a mi rol de jugador y me pongo a entrenar con el equipo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios