Entrevista a Jonathan Barreiro, jugador del Casademont Zaragoza "Málaga es una ciudad que vive el baloncesto"

  • El gallego analiza su momento y qué le llevo hasta aquí a un día de visitar con el Casademont Zaragoza el Carpena

  • Mucho respeto por el Unicaja y halagos hacia Suárez, Jaime y Brizuela

Jonathan Barreiro, en un partido de esta temporada. Jonathan Barreiro, en un partido de esta temporada.

Jonathan Barreiro, en un partido de esta temporada. / acb photo

El Casademont Zaragoza es una de las gratas noticias de la temporada. Ahí está siendo un pilar importante Jonathan Barreiro (Cerceda, 1997), que venía empujando y descolló. Uno de los jugadores nacionales más pujantes, que habla de su crecimiento con Málaga Hoy y alaba al Unicaja y a Málaga, que visita este sábado. Puede volver en febrero. Descarado en la pista y sensato fuera de ella.

–Había que ganar al Besiktas.

–Costó, costó, pero al final lo conseguimos. Era importante conseguir una victoria aquí en el Príncipe Felipe. Allí nos costó ganar en un final apretado en los últimos segundos, tiene un equipo muy físico. Sabíamos que era importante sacar esa victoria en casa. 

–¿Qué tal el debut en Europa?

–Vamos terceros, tenemos un grupo muy igualado. Hay bastante nivel. A nosotros al principio nos costó un poco adaptarnos a jugar dos competiciones y hasta que no le pillamos el ritmo entre viajes y todo... Ya estamos bastante mejor. 

–Poca queja pueden tener de esta temporada.

–En la ACB nos está yendo bastante bien, hemos sacado partidos importantes como el del Madrid y el del Barça en el Felipe. Siempre nos gusta jugar aquí, ante nuestra gente nos crecemos. Tenemos buen equipo, nos reforzamos bien con jugadores veteranos que han entendido rápido la filosofía de este club. Queremos estar arriba. En la Champions lo mismo, sabíamos que era duro jugar dos competiciones, pero nos hemos adaptado lo más rápido posible y bien. 

–¿Cuál es el secreto?

–Se ha hecho un buen equipo. Tanto la directiva, como Pep Cargol (director deportivo) haciendo fichajes, como Porfi Fisac están haciendo un gran trabajo. Dando mucha confianza a los jóvenes, que nos ayuda a jugar mejor. Sobre todo es porque tenemos hambre de estar ahí arriba. Yo llevo aquí cuatro años, en los anteriores el club ha sufrido, y queríamos un poco cambiar esta situación. Llevamos dos bastante buenos, no nos conformamos con el pasado, aunque sabemos que es difícil repetir lo mismo, el llegar a semifinales contra el Barça. Vamos partido a partido y tenemos ganas de seguir haciendo historia, trabajando y de poner el nombre de Zaragoza lo más arriba posible. 

–Se habla mucho de Porfi Fisac, ¿qué porcentaje de culpa tiene?

–Yo estoy super contento con él. Es un entrenador que me está dando mucha confianza. Los jugadores jóvenes agradecemos que sepa corregir nuestros errores. Es muy exigente y nos hace trabajar mucho. Le ha pegado un giro muy importante a este club. Además de la directiva y los jugadores, los éxitos también son culpa suya. 

–Hablando de jóvenes, Alocén. 

–El año pasado ya explotó y este sigue al mismo nivel. Contra el Besiktas hizo otro partidazo. Es un jugador muy importante para nosotros. Hay que decir siempre que también nos ayudan Rodrigo San Miguel y Fran Vázquez. Rodrigo ayuda mucho a Carlos, es un grandísimo jugador, que lee muy bien el juego y puede aprender muchísimo de él. Como Fran Vázquez, es también un referente para el equipo. Es un jugador veterano que conoce la liga. Nos ayuda mucho a los jóvenes con consejos. Especialmente a mí, que es gallego como yo. No para de darme consejos y nos ayudan a crecer. 

–Es su cuarto año en Zaragoza y quería dar un paso adelante. De momento parece que lo está consiguiendo. 

–Me están ayudando mucho, siempre me he sentido querido en Zaragoza por el club y la afición. Quieras o no, siempre que sales a la pista pues sentirte respaldado de tanta gente ayuda a jugar mejor. Quería este año dar un paso adelante porque me veía capacitado para ayudar más al equipo. Mucha gente me ayudó en verano a mejorar en todas las facetas y estoy agradecido, pero creo que puedo dar más al equipo. Voy a seguir trabajando para aportar más. 

–Habla de ese trabajo en verano, ¿qué quería mejorar?

–Un poco todo, tanto el tiro como el poste bajo. Sabía que podía alternar dos posiciones, con lo cual la faceta física era bastante importante para poder defender a otros jugadores. En líneas generales todo, no me quería centrar en una cosa y así explotar todo mi juego. 

–¿El hecho de jugar minutos de ala-pívot es algo que viene natural o te lo comenta Fisac?

–Me comentó en pretemporada el hecho de alternar con el cuatro porque no teníamos a Benzing y a Radovic. Empecé a jugar y vimos que podía aportar. Siempre digo que tenemos jugadores polivalentes que pueden alternar posiciones, tanto Benzing como yo. Hay que jugar en la posición en la que más aportas al equipo en ese partido. Siempre lo que te pida al entrenador. El juego que hacemos nosotros es el mismo, como digo yo, no hay posiciones. 

–¿Cree que en el baloncesto moderno se difuminan las posiciones?

–Las posiciones se cambian según la mayor ventaja que puedas sacar al rival. Unas veces las tienes al tres y otras al cuatro. Hay que jugar un poco con eso. Hay que confundir al otro equipo cambiando las posiciones, creo que nosotros lo hacemos bastante bien. 

–22 años y ya consolidado en la ACB. ¿Costó mucho hasta aquí?

–Tuve años complicados. En el Madrid me lesioné, pero siempre me sentí respaldado por el club. Y lo agradezco mucho, crecí mucho como jugador. Fui un año a Ourense, donde pude jugar muchos minutos. Luego me dieron la oportunidad aquí en Zaragoza. No siempre es fácil. Muchos jugadores jóvenes tenemos que adaptarnos a no jugar muchos minutos, pero cuando uno sabe lo que quiere lo que tiene que hacer es seguir trabajando con humildad y no conformarse. Al fin y al cabo, todo llega. Ya sea dentro de un año, dos o tres. Con trabajo creo que los resultados llegan. Estoy disfrutando de un buen momento de forma, quiero seguir ayudando al equipo pero sigo trabajando porque puedo aportar más. 

El alero del Casademont Zaragoza, en un encuentro de esta campaña. El alero del Casademont Zaragoza, en un encuentro de esta campaña.

El alero del Casademont Zaragoza, en un encuentro de esta campaña. / acb photo

–¿Qué aprendió con las lesiones?

–Te da esa paciencia de saber apreciar las cosas, cada entrenamiento, ganas de seguir mejorando... Aprendes mucho en las lesiones. También la gente que está conmigo, mis padres me ayudaron mucho a superarlas. Te dan un plus de madurez que es importante de cara a tu juego. 

–No todo el mundo emerge como Doncic, ¿le sorprende?

–No me sorprende para nada. Estuve jugando tres años con él en el Real Madrid y ya se le veía el talento innato y la facilidad que tiene para jugar al baloncesto. Creo que sobran palabras, cada día se supera más. Cada noche veo sus estadísticas y parece que hace un récord nuevo. Es un chaval que va a marcar una época y se convertirá en uno de los mejores jugadores del mundo, que creo que ya lo es. 

–Ahora le toca visitar al Unicaja. ¿Se acuerda de aquella tarde de los 37 puntos de Gary Neal?

–Me acuerdo, me acuerdo. Hizo un partidazo, era un jugador muy importante para nosotros. El Unicaja es un rival muy complicado, que siempre está arriba en la clasificación. Málaga es una ciudad que vive el baloncesto. Este fin de semana va a ser complicado ganarles. Se ha reforzado bastante bien, ha cambiado bastantes jugadores. Ahora la llegada de Darío Brizuela le da un plus en ataque. Tiene un gran capitán que en la pista dirige muy bien al equipo y le da una gran personalidad. 

–¿Ve en Suárez un espejo?

–Sí, es un grandísimo jugador. Siempre que veo el Unicaja veo esas ganas que tiene de ganar, de saber dirigir a sus compañeros, que lo hace muy bien. Es muy completo, puede tanto tirar, pasar, rebotear... Ojalá algún día pueda hacer tantas cosas como él.

–¿Cómo está viendo al Unicaja?

–En Eurocup está haciendo un gran papel. En ACB es normal que le cueste arrancar un poco porque son fichajes nuevos y tienen que adaptarse. Ahora Brizuela les ha dado un plus. Yo creo que después de la Copa del Rey van a estar donde deben estar, que es arriba con los grandes equipos. Estoy seguro porque siempre lo ha estado, es un gran club con una gran afición.

–Hablando de Málaga, pueden certificar el sábado su billete a la Copa.

–Es una ilusión, yo nunca la he jugado. Ni muchos de mis compañeros. Ojalá tengamos la oportunidad de ir, ya sea en Málaga, que lo vamos a intentar, o en el siguiente partido. Nos haría mucha ilusión, sobre todo para la gente de Zaragoza, que también le gustaría.

–Habla mucho de Zaragoza, ¿cómo es de importante para usted?

–Llevo aquí cuatro años y es muy importante. Me ha visto crecer como jugador, tanto en los buenos como en los malos momentos. Siempre me he sentido querido y respaldado, ayuda mucho a jugar. Le debo mucho a la afición y a la gente de Zaragoza.

–Quería preguntarle por varios jugadores con los que coincidió. Jaime Fernández.

–Contra el Barça y el Gran Canaria lo vi. Es uno de sus referentes, tiene una calidad increíble y lee el juego muy bien. Tuve la suerte de coincidir con él en la selección y se ve que tiene talento para jugar a esto. Es muy importante para ellos.

–Otro es Brizuela.

–Darío es un trabajador nato. Al Unicaja le ha dado ese plus en ataque. En las estadísticas está siendo uno de los máximos anotadores, también contra el Barça. Le va a venir muy bien al Unicaja un jugador como él, tiene muchos puntos. Se ha adaptado muy rápido, ya es uno de los referentes. Va a ser muy importante con Jaime y Suárez para el Unicaja.

Ganó el oro sub 20 con Francis Alonso. Le está costando en Fuenlabrada, con una lesión incluida.

–Francis hizo cuatro años en Estados Unidos a un grandísimo nivel, era una estrella en su universidad. Es normal que en el primer año le cueste un poco adaptarse a un nuevo club. La ACB también es exigente. Hay que poner en valor al jugador nacional y darle esas oportunidades porque Francis tiene un gran talento y seguro que con el tiempo lo va a demostrar y va a ser importante en la ACB.

–Hablando de la selección, ¿cómo fue esa llamada de la absoluta?

–Es un orgullo que te llame Scariolo y tener la oportunidad de jugar. Estoy muy contento con los jugadores que han ido al Mundial y el papel que han desempeñado. Es histórico las ganas que le pusieron para conseguir el oro. Agradecido de poder aprender de grandes jugadores.

–¿Qué tal con Scariolo?

–Me dio la oportunidad y estoy muy agradecido. Sólo me queda seguir trabajando en Zaragoza para poder aprovechar esa oportunidad si la vuelvo a tener.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios