La honra de los infantiles en la Minicopa

Minicopa

El Unicaja participa en el regreso de la Minicopa después de conseguir el pase brillantemente en la fase previa y representará al club en Granada tras el fiasco del primer equipo

El Unicaja infantil posa en Los Guindos.
El Unicaja infantil posa en Los Guindos. / Javier Albiñana

Vuelve la Minicopa, la competición en edad infantil paralela a la Copa del Rey que desde 2004 ha visto desfilar a más de 100 jugadores que después han debutado en la élite. En 2021, en Madrid, no se celebró por la situación de pandemia que existía, el último torneo fue el de Málaga 2020. El equipo que dirige Manolo Bazán llevará la bandera de la representación del Unicaja después del fiasco del primer equipo, que se quedó muy lejos de la plaza y estará ausente después de cinco participaciones. Consiguieron los jóvenes cachorros cajistas de manera brillante la clasificación en la fase previa de diciembre y ahora disfrutarán del premio, la gran fiesta.

Un torneo que ha alumbrado a estrellas como Ricky Rubio y Luka Doncic. En clave Unicaja, han desfilado Alberto Díaz, Luis Conde, Pepe Pozas, Ignacio Rosa, todo un All Star de la NBA como Domantas Sabonis y Lucas Muñoz que hayan debutado en ACB. También estaría el caso de Pablo Sánchez, que la jugó con el Betis como invitado. Jesús Carralero y Golden Dike, ahora en la NCAA, también pasaron por ahí, como otros internacionales como Ale Scariolo o Javi Rodríguez. El próximo, quizá, sea Mario Saint-Supéry, que jugó la edición de 2020 y ya fue convocado un par de veces con el primer equipo. Rubén Guerrero o Francis Alonso se la perdieron porque en su época sólo iban los equipos infantiles de los clubes que conseguían plaza por la ACB. Jaime Fernández, Jonathan Barreiro y Darío Brizuela, de la primera plantilla cajista, también la jugaron.

Dirige al equipo cajista Manolo Bazán, antiguo pívot que debutó en ACB con el Caja de Ronda y que desde la temporada 2002/03 lleva entrenando en edad infantil al Unicaja, por sus manos han pasado todos los grandes valores surgidos desde entonces. Al principio alternaba con Bernardo Rodríguez los equipos infantil y preinfantil, desde 2009 ya en solitario al mando, con su ayudante Nando González. Es el entrenador que más ediciones ha dirigido en total, esta será la décima. Ha jugado tres finales (2014, 2015 y 2017), en las tres se perdió ante el Real Madrid. Encuadrado en el Grupo B con Valencia Básket, Coosur Real Betis y Barça, los dos primeros acceden a semifinales. En el otro grupo están Real Madrid, Canarias, Manresa y Joventut. “Los chavales están con todas las ganas, después de que no hubiese el año pasado es una gran noticia”, explica el entrenador gaditano: “Fue mejor de lo esperado en la previa, ganamos por bastante diferencia los tres partidos, pero no quiere decir nada. Hemos trabajado muy bien, los chicos están con una ilusión tremenda. Vamos a darlo todo, ya veremos cómo va, si ganamos o perdemos. La motivación está a tope. Al ser tan cerca irán cantidad de padres, tíos, primos...”.

La plantilla del Unicaja.
La plantilla del Unicaja.

Sobre los rivales, Bazán dice que “el Valencia está bastante bien, tiene mucho nivel, vi varios vídeos. Todos son españoles, parece que sin ningún invitado. El tema de los chicos africanos condiciona bastante a esta edad. El Betis lleva, por ejemplo, dos africanos, que son muy superiores. Aparte tiene buenos jugadores. El Barça tiene a un 2.08... Valencia, Joventut y Manresa, con nosotros, somos los que no tenemos. Sobre todo físicamente condiciona. El club sólo trae jugadores a partir de cadete. Pero yo voy con toda la ilusión, vamos a sufrir en el rebote, habrá manera de competir”, dice Bazán, que asegura sobre su plantilla que “somos un equipo muy parejo, la proyección es que sean en el futuro casi todos uno o dos. El más grande está en 1.85 y ahí están todos, entre 1.75 y 1.85, entonces con la gente más grande vamos a sufrir más, no vamos a rebotear cómodos. Tenemos otras armas, defender y crear más. Las generaciones vienen así, unas más altas y otras menos”.

Bazán asegura que no ve diferencias sustanciales con los niños respecto a 10 o 20 años atrás una vez se meten en la pista. “Es verdad que el tema familiar está más metido en los últimos años. Los niños son igual que antes, tienen los mismos miedos e inquietudes, van progresando igual, no son distintos. Quizá esa exigencia de casa se nota un poquito más. Además, hay redes sociales, las estadísticas están al minuto y los condiciona más. Hay más información, números, la ACB te pone los highlights, fotos... Eso los motiva y a la vez presiona un poco más. Antes sabían los puntos que habían metido si se acordaban o si el entrenador los apuntaba. Es la gran diferencia. Pero los chavales son sanos. Hay más repercusión, es un torneo más, de alto nivel, pero es parte del proceso de formación y es una experiencia muy bonita para ellos. En la cancha se comportan igual”, sostiene el entrenador/formador del Unicaja, muy bien valorado en el trabajo de cantera a nivel nacional. En la gran fiesta del baloncesto nacional no estará el primer equipo, como debería, pero sí están los jóvenes infantiles para salvar la honra cajista desde este miércoles en tierras granadinas.

Lo último