Unicaja

Otro incendio para Katsikaris

  • Será la sexta vez que llegue a un banquillo que acaba de despedir a su entrenador

  • Su llegada siempre tuvo un efecto positivo: Valencia, Bilbao, UCAM Murcia, Iberostar Tenerife 

Katsikaris, en su etapa en el Herbalife. Katsikaris, en su etapa en el Herbalife.

Katsikaris, en su etapa en el Herbalife. / acb Photo - F Robledano

Fotis Katsikaris (Atenas, 1967) tiene a esta hora delante el contrato del Unicaja por lo que resta de temporada y otra más opcional (con opción por ambas partes de cortar). Hay acuerdo. Si lo devuelve con su firma, ya está: será el nuevo inquilino del banquillo malagueño, a la baja en los últimos meses y en una gran crisis. Otro incendio para Katsikaris.

El griego ya ha afrontado situaciones parecidas a la del Unicaja en su dilatada carrera. Hasta en cinco ocasiones más ha llegado a un banquillo con la temporada ya empezado y el entrenador recién despedido. El griego, de hecho, desembarcó en Valencia de esta manera para debutar en la ACB a finales de octubre de 2006. Ocupó el puesto de Ricard Casas después de un arranque de temporada titubeante y fue el inicio de su etapa en la capital del Turia. 

Katsikaris llegó a Valencia después de que quebrase el Dynamo de San Petersburgo. Era el segundo equipo que dirigía el entrenador después del AEK de Atenas. Katsikaris se marchó a la competición rusa, con un plan de equipo megalómano después de cuajar dos temporadas al frente del AEK de Atenas. Creció como técnico en dicho club, fue dos años ayudante de Dusan Ivkovic, otros dos de Dragan Sakota, antes fue entrenador interino y también trabajó en esa época de finales de los 90 y principios del siglo XXI con otros técnicos del baloncesto griego y balcánico como Kalafatakis. Le dieron la alternativa y no lo hizo mal en las dos temporadas que estuvo, eso le valió la oferta del Dynamo que no acabó donde esperaba.

Pero eso le hizo estar disponible tras el despido de Casas. Aunque no entró en la Copa del Rey, sí que recompuso el rumbo del equipo y entró en la pelea por el título dejando un buen sabor de boca, clasificó par ala Copa Uleb. Katisikaris se ganó la renovación y dirigió al equipo una temporada más. En su tercera campaña se lo llevó por delante una reestructuración del club que también dejó en el paro al director deportivo Johnny Rogers con la temporada, llevaba tres victorias y tres derrotas en ese momento,  45 triunfos y 31 derrotas en total en el equipo, 59%. Le sustituyó Neven Spahija.

Después, a finales de 2009 Katsikaris reemplazó a Andrea Mazzon en el banquillo del Aris de Salónica. ""Hay decisiones que toman los profesionales y decisiones que toman los seres humanos. Soy un entrenador de baloncesto profesional, pero también soy un ser humano y he escuchado a mi corazón. Si me quedaba en el Aris iba a ser peor. La razón que me ha llevado a tomar esta decisión es un asunto personal. No he sabido encontrar la manera de inspirar al equipo", dijo en la despedida del club griego. Dimitió y al poco fue presentado como entrenador del Bilbao en sustitución de  Txus Vidorreta. Era a mediados de enero de 2010.

En Bilbao Katsikaris firmó una de sus mejores etapas: desembarcó con ocho triunfos seguidos y cerró la temporada a una victoria del playoff. Después, dejó de contar con Javi Salgado en su primer verano al mando y esa misma campaña metió al Bilbao en playoffs, eliminó al Valencia de Pesic y al Real Madrid y acabó perdiendo la final contra el Barcelona. Euroliga para la siguiente temporada. Katsikaris siguió al frente del Bilbao hasta 2013, consiguió un subcampeonato de Eurocup y estabilizó al club entre los ocho mejores de ACB. Ese verano se marchó a Rusia como seleccionador y el equipo vasco se desangraba en problemas económicos. Tres temporadas y media de crecimiento con el griego en el banquillo.

Pero además de Valencia, Aris y Bilbao, Katsikaris también fue la solución en un mal arranque en dos equipos más: UCAM Murcia e Iberostar Tenerife. Al UCAM llegó en enero de 2017 sustituyendo a Óscar Quintana y con el bagaje de haber entrenado ya en la ciudad cuajando una buena temporada. Salvó los muebles y no entró en playoffs. se marchó él ese verano hacia el Hapoel Jerusalem.

Allí arrancó mal la temporada y se quedó sin trabajo en diez partidos tras trastabillarse en la Eurocup, pero a finales de noviembre, el Ibertostar Tenerife le llamó para sustituir a Nenad Markovic. Cumplió los objetivos, entró en playoffs y se marchó en verano como asistente de los Utah Jazz. Ahora, la Costa del Sol le espera, si firma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios