Unicaja Baloncesto - Iberostar Tenerife | Copa del Rey

La historia de un empate

  • El Caja de Ronda y el Canarias firmaron tablas en la temporada 1981/82 en Ciudad Jardín

  • Es el único choque igualado en la historia del Unicaja, desde que se computan

La plantilla del Caja de Ronda en la temporada 1981/82. La plantilla del Caja de Ronda en la temporada 1981/82.

La plantilla del Caja de Ronda en la temporada 1981/82. / juan luis roquero

Vasta es la historia del Unicaja. Basta con recurrir a los números para calibrar el amplio recorrido del club de Los Guindos. Desde que la entidad tiene registro oficial se computaron 1835 partidos bajo la actual denominación, tras la unión del Caja de Ronda y el Mayoral Maristas. Hubo más alegrías que derrotas. En esa maraña hay un dato curioso a la par que único. Figura un empate, que adquiere, si cabe, más relevancia en estos días. Unas tablas con mucha historia.

Se produjeron hace más de tres décadas. El 24 de octubre de 1981 cuando el Caja de Ronda y el Velázquez Canarias firmaron un 84-84 en el electrónico de Ciudad Jardín, en el primer encuentro entre malagueños y canarios de siempre. Era el estreno del equipo malagueño en División de Honor, tras haber sido fundado menos de un lustro atrás. Aún eran válidos los empates en esa época. Los malagueños venían de haberse impuesto en la jornada inaugural de la liga al Estudiantes (73-79). "Ganamos en el Magariños, estábamos muy lanzados", explica José María Martín Urbano, que por entonces era segundo entrenador de Ramón Guardiola; mientras ahonda: "No pensábamos en ganar, y empezamos a jugar bien y lo hicimos. Con el Canarias y la cosa terminó en empate. Fuimos muy bien recibidos, la victoria en Madrid fue un revulsivo grande. No había ese ambiente de hoy día".

El equipo no había sufrido una remodelación amplia con el ascenso, pero sí importante. Llegó Guardiola, que había sido jugador del antiguo CD Málaga. El granadino procedía entonces del Real Madrid, en el que era ayudante de Lolo Sáinz. “Nos metíamos en un mundo profesional y desconocido y fichamos a jugadores muy importantes”, concede Urbano. En una estructura de 10 jugadores y el resto juniors, se mantuvieron a Rafa Pozo, Diego Gómez, José María Ferrer, Salvador Gallar, Pepe Logroño y Paco Alonso. Sangre malagueña en el salto a la élite. Llegó Luis María Prada, uno de los grandes aciertos, que era internacional y desembarcaba desde el Madrid también. Luego otros como López Abril o Ángel Navarro. La guinda la puso Ron Charles.

El americano había sido campeón universitario de la NCAA con Michigan State al lado del legendario Magic Johnson. "Tenía grandes porcentajes, una barbaridad. Luego nos dimos cuenta que todo lo que metía eran mates con Magic de base, se la daba debajo del aro", dice entre bromas el técnico malagueño, que cuenta algunas anécdotas de ese equipo: "Fue una pretemporada durísima, pero de unos resultados extraordinarios. Fueron francamente muy buenos. Destacó mucho Paco Alonso entre los malagueños, también Rafa Pozo. Había muchos entrenamientos, Guardiola tenía disciplina férrea, del estilo Ferrándiz. Íbamos apuntando los fallos de los jugadores y le hacíamos subir las mismas escaleras que fallos tenían. Con el calor que hacía en Málaga decía Guardiola que se pondrían antes en forma. Así fue".

Ese novel Caja de Ronda realizó una gran temporada, donde debutó en una Copa del Rey. Al comienzo de los año 80 se jugaba en formato de ida y vuelta. Hubo una gran decepción en la eliminatoria con La Salle Bonanova tras ganar en la ida en Barcelona. "Teníamos que haber ganado porque era un colegio sin extranjeros. Era el peor equipo de la competición. Fue un disgusto muy grande. Uno de los días más tristes que he vivido en el baloncesto. Todo el mundo daba por ganada la eliminatoria", recuerda Martín Urbano.

Ramón Guardiola, en un momento de la temporada. Ramón Guardiola, en un momento de la temporada.

Ramón Guardiola, en un momento de la temporada. / juan luis roquero

No obstante, esa eliminación no empañaría un curso notable, culminado con una décima posición en División de Honor. Casi 40 años después el mítico entrenador malagueño hace balance. "Fue una gran temporada, muy por encima de las aspiraciones que podíamos tener. Fue llegar y consolidarnos. Un éxito enorme. Ayudó mucho a que la Caja de Ahorros se reafirmara en la apuesta por el baloncesto, cogiera ilusión, empezara a valorar y subiese el presupuesto. Al principio le daban poca importancia y el éxito fue tan grande... De muchísimo éxito", asegura para enumerar las claves: "Hubo varias cosas. La idea de preparación de Guardiola, fue más que exigente. Su labor fue extraordinaria porque el equipo se puso en forma. La aparición de Pozo y especialmente de Alonso como estrella, nunca había jugado en Primera y se fue a la esquina a tirar y meter. Nadie contaba con eso. Los fichajes que se hicieron eran muy buenos. Prada, López Abril y Charles, eran muy buenos. La experiencia de Guardiola fue muy interesante a la hora de confeccionar el equipo. La irrupción de Alonso, Pozo y Gallar. Alonso fue uno de los grandes jugadores de esa liga".

Esta tarde, a más de 500 kilómetros de Ciudad Jardín, en el Wizink Center capitalino volverán a encontrarse ambos clubes. Ahora como Unicaja e Iberostar Tenerife en un escenario especial. Abrirán la octogésima tercera Copa del Rey de baloncesto en un duelo con sugerentes atractivos. De ese histórico empate a hoy hubo 28 partidos. Será el 29.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios