Unicaja-Cafés Candelas Breogán

Lezkano: "Cuando el Unicaja se pone a defender es imparable"

  • El entrenador del Cafés Candelas Breogán se deshace en elogios hacia el cuadro de Luis Casimiro

  • "Es un equipazo, de nivel Euroliga aunque no la esté jugando", explica

Natxo Lezkano da instrucciones durante un tiempo muerto. Natxo Lezkano da instrucciones durante un tiempo muerto.

Natxo Lezkano da instrucciones durante un tiempo muerto. / EFE

El entrenador del Cafés Candelas Breogán, Natxo Lezkano, afirmó este viernes que el Unicaja, al que visitará este domingo, es un equipo "de nivel Euroliga" a pesar de que esta temporada esté disputando la Eurocup.

"Es un equipazo, de nivel Euroliga aunque no la esté jugando ahora mismo. Tiene varios jugadores por puesto de primerísimo nivel y juega muy bien a baloncesto. Es el mejor ataque de la ACB", comentó en rueda de prensa.

Destacó también que el conjunto malacitano tiene "mucho ritmo, buenos porcentajes, sabe jugar cinco contra cinco, en velocidad, llegando, tiene muy buenos tiradores, poste bajo, dirección, un cuerpo técnico y una afición de primer nivel". "Lo tiene todo para ser un equipo top de la liga", añadió el preparador del club lucense.

Lezkano indicó que "el rebote es una de las claves" del partido, porque Unicaja también "tiene jugadores muy físicos", aunque, a la vez, "con mucho talento". "Va a ser clave también la defensa uno contra uno, parar a sus tiradores y que seamos capaces de encontrarnos cómodos en la pista, atacar fluidos y, cuando tengamos tiros liberados, meterlos", advirtió.

Además, apuntó que cuando los malagueños "se ponen a defender" son "un equipo imparable". Elogió a Jaime Fernández, que está "a un nivelazo, de los mejores de la Liga", y también a Brian Roberts, Adam Waczynski, Sasu Salin, "dos de los mejores lanzadores", Giorgi Shermadini, un jugador de poste bajo "como no hay en la Liga de ese nivel" y tiradores como Carlos Suárez y Kyle Wiltjer. "La amenaza es constante", comentó el entrenador, quien recordó que las "opciones" de permanencia "pasan por ser muy fuertes en casa y ganar algunos fuera de casa".

Por eso consideró que "no tiene que haber psicosis" por ocupar puestos de descenso, sino que deben tomarse el partido como "una oportunidad" de dar la campanada en Málaga y también "para aprender y poner en práctica" lo que han aprendido de la derrota de la semana pasada en Murcia.

"No tenemos la presión de tener que ganar a toda costa. Sabemos cómo está la clasificación pero no tenemos ninguna urgencia", apuntó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios