Redescubriendo la provincia

Ruta para conocer el acueducto de San Telmo de Málaga

  • De la Venta El Túnel a Ciudad Jardín recorremos parte del patrimonio hidráulico de la provincia

El arca principal del acueducto de San Telmo tal y como se encuentra hoy en día.

El arca principal del acueducto de San Telmo tal y como se encuentra hoy en día. / F.M.R.

En los USA cuando una casa tiene poco menos de un siglo de existencia, las autoridades locales establecen que, para reformarla, se debe tener en cuenta su origen, su pasado, su planta original…, en fin, todas esas cosas que aquí (casi) nunca se tienen en cuenta. Será porque tenemos historia para parar un tren o vayamos a saber porqué.

¿A qué viene esto? Pues a que necesitábamos una entrada a esta ruta con la que vamos a conocer el acueducto de San Telmo de Málaga. Que cada cual saque la conclusión que le parezca.

Pero vamos a empezar por el principio: el acueducto de San Telmo es una obra de ingeniería que actualmente está declarada Bien de Interés Cultural (BIC) y que se extiende desde las afueras de Málaga capital y se interna hasta llegar al distrito de Ciudad Jardín.

Considerado como una de las obras de ingeniería hidráulica más importantes del siglo XVIII en España, este acueducto permitía traer a la capital agua desde el río Guadalmedina a través de sus cerca de 11 kilómetros de longitud.

El líquido elemento corría a lo largo de 33 puentes, 30 acueductos y varias arcas. Una enorme infraestructura promovida por el obispo de Málaga de entonces, José Molina Lario y Navarro, y diseñada por el arquitecto Martín de Aldehuela, llevándose a cabo su construcción entre octubre de 1782 y septiembre de 1784.

El puente acueducto sobre el arroyo Hondo. El puente acueducto sobre el arroyo Hondo.

El puente acueducto sobre el arroyo Hondo. / malaga.es

La ruta del acueducto de San Telmo que vamos a trazar, sin embargo, es un poco más corta que la longitud de la obra: siete kilómetros que nos llevarán durante unas tres horas por un fácil camino de veredas repletas de historia viva, siendo testigos de un ingenio cuyo objetivo era conducir el aguas a las alcubillas instaladas en diferentes puntos de la capital y hacerles, así, la vida más fácil a los malagueños. Y es que la población de Málaga estaba en pleno crecimiento gracias al auge comercial que vivía en aquella época.

El canal atraviesa grandes zonas verdes. El canal atraviesa grandes zonas verdes.

El canal atraviesa grandes zonas verdes. / malaga.es

Como siempre, si alguien tiene alguna duda sobre el recorrido de la senda puede consultar el itinerario trazado por los muchachos de Wikiloc que siempre está fetén o el camino marcado hito por hito gracias a los voluntariosos voluntarios que colaboran con Google.

En nuestro paseo nos encontraremos con vestigios muy interesantes como son los puentes de Humaina, de los Ciegos, de La Apartá, La Majadilla, El Ahorcado y El Pastelero, el de arroyo Hondo o el de arroyo Quintana, de las Barrancas, el de los Cinco Ojos, el de arroyo Melero y el del Aceitero… Ya hemos dicho que hay 33 puentes en el recorrido... E hitos como son los Molinos de San Telmo, que servían para mover el cauce del agua, así como diferentes alcubillas o arquetas.

El Molino de San Telmo. El Molino de San Telmo.

El Molino de San Telmo. / malaga.es

Nosotros, por nuestra parte, iniciaremos el camino desde la celebérrima Venta El Túnel. Así tomaremos contacto con espacios de gran belleza originados por el último tramo del río Guadalmedina.

De hecho, debemos seguir el camino descendente que nos conduce al lecho del camino fluvial, que está antes de entrar en la Venta Las Pitas, en el camino que pasa por debajo de la carretera de las Pedrizas.

Imagen histórica del tramo del acueducto de San Telmo en el barranco Humaina. Imagen histórica del tramo del acueducto de San Telmo en el barranco Humaina.

Imagen histórica del tramo del acueducto de San Telmo en el barranco Humaina. / malaga.es

Una vez cerca del lecho, caminaremos hasta toparnos con una presa de desviación de agua situada junto a un algarrobo de grandes proporciones. Seguimos el camino hasta encontrarnos con el conocido Molino del Inca.

Tras otro tramo, el acueducto se introduce bajo la carretera de las Pedrizas hasta un punto en que desaparece de la vista. Podemos aprovechar para disfrutar del paisaje: olivares, almendros y algunos algarrobos, así como una interesante variedad de especies botánicas relacionadas con el agua, como son las adelfas, los cañaverales y los juncos.

Rueda hidráulica vertical del segundo molino de San Telmo. Rueda hidráulica vertical del segundo molino de San Telmo.

Rueda hidráulica vertical del segundo molino de San Telmo. / malaga.es

También a lo largo de este sendero podemos encontrarnos con una variedad de fauna muy interesante como son las diferentes especies de aves, jilgueros, gorriones, mirlos y algún cernícalo.

Con la referencia de unos grandes eucaliptos, caminamos medio kilómetro hasta llegar a un molino en ruinas. Alcanzado este punto, el camino se hace algo más arduo. Pero hemos venido a hacer senderismo, así que bajamos de nuevo hacia el Guadalmedina, hasta el viaducto de la carretera de las Pedrizas que pasa sobre el arroyo de Humaina, donde nos tropezaremos con el puente de Humaina.

Otro punto de vista del arca de agua para aprovechar que subimos a hacer fotos. Otro punto de vista del arca de agua para aprovechar que subimos a hacer fotos.

Otro punto de vista del arca de agua para aprovechar que subimos a hacer fotos. / F.M.R.

Seguimos y llegamos hacia la zona conocida como barriada de los Molinos de San Telmo, muy próximo al sanatorio de San Juan de Dios y que atraviesa el arroyo Hondo.

Pasada esta zona y tras atravesar la Hacienda San José, nos introducimos en la ronda Este de Málaga, en lo que es la parte alta de la barriada de Ciudad Jardín, donde termina este interesante paseo.

Alcubilla de calle Refino en los años cincuenta del siglo XX. Alcubilla de calle Refino en los años cincuenta del siglo XX.

Alcubilla de calle Refino en los años cincuenta del siglo XX. / malaga.es

Podemos visitar, ya que estamos, la arcada principal del acueducto, donde acababa el agua de San Temo en la confluencia de las calles Refino, Carrera de Capuchinos y Postigos, y desde donde partían las tuberías hacia las distintas fuentes e industrias de la ciudad.

Fuente de Olletas sigue donde estaba, pero mucho peor. Fuente de Olletas sigue donde estaba, pero mucho peor.

Fuente de Olletas sigue donde estaba, pero mucho peor. / malaga.es

De hecho, de las fuentes ornamentales que se nutrían de esta construcción destacan la fuente de Capuchinos o del Patrocinio en la encrucijada de las calles Santa María Micaela y Luque con las alamedas del Patrocinio y Capuchinos, la fuente de Olletas, la fuente de la calle los Cristos y la fuente Tempus Fugit, situada frente a la entrada del Cementerio de San Miguel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios