Redescubriendo la provincia

Ruta al entorno del embalse del Limonero: 'romería' para el domingo

  • Siempre, siempre, siempre, tanto en el interior como en el exterior, debemos llevar la mascarilla

  • El paseo más tranquilo que podamos imaginar

El embalse del Limonero es un lugar tranquilo para un domingo en familia. El embalse del Limonero es un lugar tranquilo para un domingo en familia.

El embalse del Limonero es un lugar tranquilo para un domingo en familia. / F.M.R.

Dos avisos antes de comenzar. El primero ya es conocido: que cada cual salga de su casa en esta época de pandemia teniendo en cuenta su propio criterio, pero siempre respetando todas las medidas sanitarias impuestas para frenar el envite de la tercera ola de COVID.

El segundo aviso es también conocido: nuestros progenitores se encargaron de grabarlo a fuego en nuestras mentes tras años y años de rutas domingueras: hay que salir temprano. O se sale temprano, o es mejor no salir.

Pues eso mismo: si queremos disfrutar de una ruta agradable por el entorno del embalse del Limonero en el parque de La Concepción, a las afueras de Málaga capital, no nos podemos quedar planchando la oreja en la cama.

Porque los malagueños salen cada fin de semana a respirar aire puro requetefiltrado a través de sus mascarillas y eligen este lugar para dar rienda suelta a las pocas energías que les resten tras la agotadora semana: todo sea por que los niños desfoguen.

En el entorno hay grandes espacios abiertos. En el entorno hay grandes espacios abiertos.

En el entorno hay grandes espacios abiertos. / F.M.R.

En cualquier caso, esta advertencia es principalmente para encontrar sitio donde aparcar, porque la zona es tan grande que en ningún caso se sucede aglomeración alguna.

Para aparcar la mejor opción es dejar el coche en el aparcamiento de la presa, en la entrada al Jardín Botánico de La Concepción (que también merece una visita, por cierto, si no se ha ido ya), o incluso frente a la antigua Venta El Moral.

Inciso: la Venta El Moral parece cerrada, pero es curiosa la enorme cantidad de placas solares que hay sobre su tejado. Cualquiera podría pensar que es mucha la electricidad que necesita un negocio que no parece que actualmente dé servicio alguno.

Quien atraviese estas puertas que abandone toda esperanza... ¡de no pasárselo en grande! Quien atraviese estas puertas que abandone toda esperanza... ¡de no pasárselo en grande!

Quien atraviese estas puertas que abandone toda esperanza... ¡de no pasárselo en grande! / F.M.R.

Una vez que hemos aparcado (si es que no hemos decidido ir en autobús, o andando, o en bicicleta, patinete eléctrico… o cualquier otra forma alternativa de transporte), traspasamos las bermellonas (que no merdellonas, aunque también) puertas del parque de La Concepción y ya estaremos en plena naturaleza.

En este parque forestal, situado como decimos junto al Jardín de La Concepción, al norte de Málaga, disfrutaremos de 190.000 metros cuadrados de caminos de tierra, cuestas, espacios abiertos, almendros, acebuches y encinas.

Pero también de una zona recreativa con mesas, bancos y barbacoas, un parque infantil (clausurado por la pandemia), y un puente de colores cuya belleza es subjetiva.

El puente de colores no es para todos los gustos, pero da para un selfie. El puente de colores no es para todos los gustos, pero da para un selfie.

El puente de colores no es para todos los gustos, pero da para un selfie. / F.M.R.

En este puente observaremos dos inscripciones: por un lado 'MCMXCVII' (es decir, 1997); y por otro la leyenda en latín Tibi fecerunt ('yo hice'). Desde luego, es uno de los puntos más llamativos que encontraremos.

Atravesado por el río Guadalmedina, el parque de La Concepción, además de con la presa del Limonero, cuenta con el pantano del Agujero, lo que hace de este entorno natural un lugar hermoso, relativamente tranquilo y frecuentado por los amantes del domingueo.

El parque cuenta con espacio recreativos que debemos cuidar y respetar. El parque cuenta con espacio recreativos que debemos cuidar y respetar.

El parque cuenta con espacio recreativos que debemos cuidar y respetar. / F.M.R.

También hay que destacar que en su parte más alta encontramos un mirador de aves desde el que se puede ver el pantano y sus zonas colindantes, amén de numerosas especies avícolas. Un motivo más para respetar este espacio privilegiado que está prácticamente en el interior de la ciudad.

Otro apunte: en el titular hemos hablado de romería, pero es que en este parque, los vecinos del distrito de Ciudad Jardín celebran su romería de la Alegría cada mes de septiembre. Festejo que deseamos de corazón que este 2021 sí se pueda llevar a cabo.

Pero hablemos un poco del embalse del Limonero. Según los datos técnicos, esta presa tiene una capacidad de 25 hectómetros cúbicos y una superficie de 105 hectáreas.

El parque es lo suficiente grande como para ser tranquilo. El parque es lo suficiente grande como para ser tranquilo.

El parque es lo suficiente grande como para ser tranquilo. / F.M.R.

Su influencia, como hemos dicho, es sobre el río Guadalmedina, a lo largo de cinco de sus kilómetros. De hecho, con esta presa se regula las avenidas del río, al tiempo que sirve como fuente de suministro para el abastecimiento de la ciudad.

Acabada e inaugurada en octubre de 1983, como curiosidad destacaremos que su muro de contención no es hormigón, sino de roca.

La ciudad está cerca, al tiempo que lejos. La ciudad está cerca, al tiempo que lejos.

La ciudad está cerca, al tiempo que lejos. / F.M.R.

La ruta del entorno del parque La Concepción y del embalse del Limonero tiene una dificultad bajísima, se encuentra señalizada a lo largo de todo el recorrido y más que una senda es un paseo circular que se pueda dar tranquilamente, explorando sin prisas, haciendo ganas de comer para almorzar en las zonas de recreo.

Debemos recordar que el parque tiene un horario específico de apertura y cierre que se ha visto modificado por la pandemia; pero nada más sencillo que comprobar cuál es en la entrada. Entrada que es gratuita, al contrario que en el Jardín de La Concepción, donde sí hay que pagar. No nos confundamos.

Un lugar perfecto para que las familias disfruten de la alegría de ser. Un lugar perfecto para que las familias disfruten de la alegría de ser.

Un lugar perfecto para que las familias disfruten de la alegría de ser. / F.M.R.

Y poco más. Ah, sí, se nos olvidaba: si pretendemos comer o producir desechos en nuestra visita, por favor, por civismo, por empatía, por respeto, por Tutatis, por lo que sea… vamos a llevar una bolsa para traernos cualquier basura que generemos.

A ver si es verdad que podemos salir siendo un poquito mejores de todo esto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios