Redescubriendo Málaga tras el coronavirus

Ruta de Alameda a Fuente de Piedra: la expedición de Lewis y Clark a la malagueña

  • La etapa 17 de la Gran Senda de Málaga nos introduce en el interior de la provincia

  • El camino discurre a la sombra de las sierras de la Camorra y Mollina

Alameda vista desde las alturas. Alameda vista desde las alturas.

Alameda vista desde las alturas. / malaga.es

Se nos ha acusado de emplear en exceso y de manera exagerada las hipérboles (valga la redundancia) en esta serie de reportajes sobre las rutas que componen la Gran Senda de Málaga. Pero nada más lejos de la realidad: comparar la etapa 17 de esta senda, la que conecta a las localidades de Alameda y Fuente de Piedra, con la expedición en la que los explorados Lewis y Clark se pasearon por el oeste estadounidense nos parece algo de sentido común.

Podríamos desgranar los numerosos símiles entre una ruta y la otra, pero preferimos entrar en faena porque también se nos acusa de que estos reportajes son muy extensos y, por tanto, de difícil lectura. Sólo reseñaremos que la senda recorre las sierras de la Camorra y Mollina. Eso debería dar alguna pista del porqué de la comparativa.

Comenzaremos diciendo que esta senda tiene una extensión cercana a los 19 kilómetros, por lo que nos llevará unas siete u ocho horas completarla; como siempre recordamos, dependiendo del ritmo autoimpuesto de cada cual.

También que, si no queremos recorrer la ruta, aunque sí disfrutar un poco de ella, hay un vídeo que podemos ponernos mientras comemos Doritos en el sofá.

Pero si decidimos recorrer la etapa debemos saber que los primeros metros de la etapa 17 de la Gran Senda de Málaga son por carretera, la que va a Mollina y Fuente de Piedra y que comienza dentro de Alameda, en el carril de acceso de la loma El Ventorrillo, un cruce de caminos muy emblemático que coincide con la junta de tres términos municipales.

Desde este punto cogeremos la carretera, la cual nos llevará hasta el parque Santillán, rodeando la sierra de la Camorra, una sierra aparentemente seca, pero que guarda en su interior el secreto de cuantos nacimientos de agua la rodean, siendo el más importante el del arroyo Santillán.

Esta ruta no tiene grandes desniveles. Esta ruta no tiene grandes desniveles.

Esta ruta no tiene grandes desniveles. / malaga.es

Antes, dejaremos Alameda atrás por la zona de Buenavista, entre olivos y terrenos de cultivos varios. Mientras el camino comienza a ascender, para distraernos del esfuerzo físico recordaremos que en el cortijo de Buenavista halló la muerte en el año 1833 José María 'El Tempranillo' a manos de otro José María, 'El Barberillo', en uno de los sucesos más conocidos de la historia del bandolerismo andaluz y que hoy en día sería una pelea entre merdellones.

El ascenso nos lleva hasta el Puerto, donde hay un bosquete de encinas, aunque los pinares se hacen dueños del paisaje.

Desde aquí, el camino desciende y a partir del cortijo de la Camorra se transita por un almendral. La dirección va girando hacia el sudoeste y marcha entre pinos, matagallos, aulagas, jaras y lentiscos. A nuestra izquierda veremos las lomas de Vergara y del Pegote. Entre ellas y la sierra, en la zona con mayor densidad vegetal del paraje, discurre la colada de Santillán.

La señales de la Gran Senda de Málaga son fáciles de seguir. La señales de la Gran Senda de Málaga son fáciles de seguir.

La señales de la Gran Senda de Málaga son fáciles de seguir. / malaga.es

Como decíamos al principio, esta mole geográfica está repleta de nacimientos de agua por lo que son muy numerosas las cavidades exploradas. De hecho, caben destacar la cueva de los Órganos, por su extensión; la sima del Soldado, por su profundidad; y la cueva de las Goteras.

El camino enlaza con una variante que enfila hacia Fuente de Piedra por Mollina y Humilladero. La bifurcación está en el kilómetro sexto de la ruta, aproximadamente, y atraviesa una lengua del pinar que cubre la loma del Pegote, mientras que el camino sigue por el borde del bosque con un olivar alargado. En este punto acaba la influencia de la sierra y aparece la inmensa campiña malagueña en todo su esplendor.

Desde Alameda el sendero discurre entre olivares y muestra la depresión de Antequera. Desde Alameda el sendero discurre entre olivares y muestra la depresión de Antequera.

Desde Alameda el sendero discurre entre olivares y muestra la depresión de Antequera. / malaga.es

Como decíamos, encontramos el nacimiento del arroyo Santillán en la linde entre los términos municipales de Mollina y Fuente de Piedra. La propia sierra genera la circulación de numerosos arroyuelos que parten de ella, como los de Berdún, Aceiteros o el propio Santillán, que, de hecho, acompaña al sendero desde su nacimiento hasta su desembocadura en la laguna de Fuente de Piedra.

Actualmente de Santillán se obtiene el agua de consumo para Mollina, aunque en ocasiones han tenido problemas de abastecimiento, y es una zona en la que antaño hubo actividad romana, como atestigua un yacimiento cercano.

La sierra de Mollina se vislumbrará durante todo el camino. La sierra de Mollina se vislumbrará durante todo el camino.

La sierra de Mollina se vislumbrará durante todo el camino. / malaga.es

Nosotros, por nuestra parte, continuamos y, tras pasar por un área recreativa, somos testigos de cómo el cultivo de secano toma fuerza. El sendero ahora tiene que pasar por diversas infraestructuras, como la del AVE, y la carretera MA-6408: en ambos pasos deberemos extremar la precaución.

Fuente de Piedra está ya muy cerca: el quiebro más importante del día se realiza en las proximidades de la línea de ferrocarril, donde hay que dirigirse hacia el sur hasta llegar a la autovía A-92, pasando por debajo de ella. Son muy numerosos los pozos excavados con fines agrícolas en esta parte final de la ruta en la zona de Las Albinas.

Panorámica desde sierra de Mollina de la Laguna de Fuente de Piedra y sierra de Yeguas. Panorámica desde sierra de Mollina de la Laguna de Fuente de Piedra y sierra de Yeguas.

Panorámica desde sierra de Mollina de la Laguna de Fuente de Piedra y sierra de Yeguas. / malaga.es

Habrá que seguir un poco hacia el sur y luego hacia el oeste y buscar el paso elevado que lleva hasta el aparcamiento del cerro del Palo, donde esperan al viajero las magníficas instalaciones del centro de visitantes José Antonio Valverde y uno de los emblemas naturales de la provincia: la Reserva Natural de la Laguna de Fuente de Piedra.

Si esta fastuosa meta no merece la pena, nosotros ya no sabemos qué puede merecer la pena para que nos echemos a andar por el monte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios