Málaga lidera el resurgir del sector inmobiliario en España

  • Se han producido en el último año 35 compraventas por cada 1.000 viviendas existentes, el mayor ritmo del país

El resurgir del sector inmobiliario en España tiene como principal protagonista a Málaga. Un informe publicado ayer por la tasadora Tinsa señala que "la provincia de Málaga, con 35 compraventas en el último año por cada 1.000 viviendas existentes, es la que mayor actividad registra de todo el país", por delante de Alicante y Baleares. Este estudio compara el número de compraventas y los visados con el parque de viviendas para, exponen, "identificar los mercados más dinámicos proporcionalmente a su tamaño". En materia de viviendas proyectadas Málaga es una de las que más crece con 4,8 licencias aprobadas en el último año por cada 1.000 viviendas existentes, un volumen similar al de Alicante y Vizcaya, si bien el mayor número de visados en proporción con el parque total se produce en Madrid y Guipúzcoa.

Málaga es un mercado muy cotizado entre las principales promotoras nacionales e internacionales y así se demuestra con los numerosos proyectos residenciales que se están llevando a cabo tanto en la capital como en distintos puntos de la costa, principalmente en Estepona. Varios directivos del sector ya comentaron recientemente a este diario que Málaga está en la agenda de todos al mismo nivel que Madrid o Barcelona y que se van a realizar inversiones multimillonarias.

Esa oferta se produce, lógicamente, porque hay demanda, siendo particular en el caso de Málaga porque en esta provincia se conjugan los compradores que buscan primera residencia con los inversores que quieren inmuebles para alquilar a turistas y los extranjeros que adquieren viviendas de segunda residencia en la costa para pasar temporadas. Hay tensión y eso aumenta el precio y disminuye el plazo medio de las operaciones. Según el informe de Tinsa, el precio medio del metro cuadrado en la provincia de Málaga en el primer trimestre de este año está en 1.479 euros, un 5% más que el año anterior, incluyendo tanto viviendas nuevas como usadas. Es un impulso considerable pero, como el propio estudio recuerda, ese precio medio es un 42% inferior al máximo que se llegó a alcanzar durante la década pasada en plena burbuja inmobiliaria. Ese incremento del coste implica que, según la tasadora, la hipoteca media contratada por los compradores en Málaga es de 120.465 euros con una cuota mensual de 561 euros, la más alta de Andalucía.

Las viviendas son más caras pero se tarda menos en venderlas porque hay cada vez más clientes dispuestos a pagar lo que se pide. En el primer trimestre de este año el tiempo medio de venta de una vivienda en la provincia de Málaga es, según los datos de Tinsa, de 7,4 meses mientras que en los tres últimos años ha estado en torno a los nueve meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios