educación

Los mejores docentes, los que dejan huella

  • Samuel Ruiz y Patricia Mercedes Santos Campos reciben el galardón de Mejores Docentes de España en las categorías de Infantil y Formación Profesional en los premios Educa Abanca

Samuel Ruiz junto a tres de sus alumnos en el CEIP Los Morales. Samuel Ruiz junto a tres de sus alumnos en el CEIP Los Morales.

Samuel Ruiz junto a tres de sus alumnos en el CEIP Los Morales. / m. h.

Sus alumnos son los más pequeños del colegio pero él los trata con el respeto, el cariño y la inteligencia de quien sabe ver lo mejor de cada uno. Los escucha y los mira para entender sus motivaciones y poderles sacar el máximo partido en el terreno académico. Esa es la forma que tiene el maestro malagueño Samuel Ruiz, del CEIP Los Morales, de entender la educación. Una manera en la que la formación permanente del profesor, la empatía, la creatividad y el uso de herramientas innovadoras son claves. Por eso ayer se le distinguió como Mejor Docente de España de Educación Infantil en la primera edición de los premios nacionales Educa Abanca. Otra malagueña compartió galardón con Samuel, Patricia Mercedes Santos Campos en la categoría de Formación Profesional. Santos Campos impartió clases el año pasado en el IES Politécnico Jesús Marín y este año está destinada al instituto Universidad Laboral.

Samuel Ruiz ya cuenta con 14 años de experiencia entre pupitres y éste es su quinto curso en el colegio público Los Morales, en el Puerto de la Torre. En su blog Relatos de aula plasma su trabajo diario, basado desde hace años en proyectos. "Considero que es así como un niño adquiere el conocimiento, interactuando con él y con el ambiente, por ejemplo, no es lo mismo trabajar con el nombre de las plantas y estudiar cómo crecen en un libro que verlo en la realidad, en un huerto, se trata de educar en sociedad y para la sociedad", explica el premiado.

Para un proyecto sobre cine realizaron un corto de animación grabado y dirigido por niños de 4 años. Su propio móvil sirvió de cámara, realizaron un chroma key y utilizaron la técnica del stop motion. "A los niños les encanta hacer este tipo de cosas y vivenciarlo es mucho más fácil que explicarlo", estima Samuel Ruiz. Y pone otros ejemplos. "Quisimos aprender sobre los caracoles e hicimos un terrario, a nivel cognitivo no es lo mismo que expliques qué es un caracol, qué comen o cómo se comportan a que los niños lancen hipótesis y éstas se confronten desde un punto de vista científico gracias a la experimentación", agrega el maestro. Ahora en clase están haciendo un proyecto sobre reciclaje y energías renovables y con una campaña de divulgación pretenden concienciar tanto a su centro como a otros de la zona. "Aprender desde la inmersión en la realidad, desde la experiencia propia considero que es fundamental", apunta el docente y también indica como necesarias la formación permanente del profesor para "no encasillarte". "No soy el mismo de hace tres años ni lo seré cuando pasen otros tres, ahora, por ejemplo, utilizo las tic, la aplicaciones y recursos como herramientas, cosa que antes no hacía", señala. Con sus propias tabletas hace ejercicios en clase e intenta utilizalas desde punto de vista "crítico, creativo y reflexivo, un móvil es una herramienta que puede abrir mucho el campo de trabajo", considera, orgulloso de que haya sido su comunidad educativa la que lo haya nominado a este galardón. "Esto te da mucha alegría, la verdad, pero lo que espero es que sirva para abrir el debate educativo, para hablar más de ratios, de integración, de sustituciones de bajas y pacto educativo", añade.

Eva Nieto, presidenta comité de baremación del Premio Educa Abanca, apuntó ayer que se han valorado seis dimensiones principales. "Se ha tenido en cuenta la calidad docente y la satisfacción del alumnado, la investigación y transferencia de conocimiento, si han publicado libros, artículos, la proyección de la imagen y la praxis docente, es decir, si tienen presencia en las redes sociales, la formación y el reciclaje de los profesores, la transmisión de valores en el aula y la realización de actividades innovadoras y uso de la tecnología", explicó Nieto.

Para la entidad, no se trata de premiar a los que posean más y mejores conocimientos sino a aquellos que sepan transmitirlos, contagiar de la magia del aprendizaje a sus alumnos y "dejar huella". Como apuntó Nieto, "la profesión docente a pie de calle no está suficientemente valorada y hemos querido destacar que en educación hay muchos buenos profesores y darles también a ellos alicientes para seguir mejorando".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios