La contaminación podría llegar a duplicar el número de alérgicos

  • Expertos defienden que el efecto de las partículas diésel y su impacto en la salud humana y de muchas especies vegetales aumentará exageradamente la incidencia.

La Semana Mundial de la Alergia, que se celebra estos días, es una iniciativa puesta en marcha por la Organización Mundial de la Alergia (WAO) y las sociedades que la integran, entre las que se encuentra la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic). De este modo y a través de colectivos profesionales y hospitales se pretende llevar un mensaje de concienciación a los ciudadanos acerca de las enfermedades alérgicas, su prevención y tratamiento con el fin de alcanzar una calidad de vida adecuada para los pacientes alérgicos. El responsable de la Unidad de Alergia del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla, el doctor Pedro Guardia, explicaba el pasado martes que, "en no más de 20 a 30 años", las enfermedades alérgicas que en la actualidad afectan en torno a un 25% de personas "alcancen al 50% de la población". De hecho, en una ciudad como por ejemplo Sevilla en la actualidad existen más de 300.000 pacientes alérgicos. Guardia ha advertido en declaraciones a Europa Press que esta proyección de futuro la han extraído ya "los propios epidemiólogos, basándose en modelos matemáticos de proyección de la enfermedad".

Según ha precisado este especialista, los tres grandes factores principales que explicarían este incremento desmesurado de las alergias se encuentra en el cambio en el estilo de vida, "fundamentalmente por la contaminación ambiental de los motores de combustión diesel, que afectan al propio paciente".

Al mismo tiempo, ha admitido que esa contaminación ambiental por partículas diesel, de ozono o de derivados del azufre "provoca también el que las plantas, que son seres vivos, reaccionen igualmente expresando proteínas más agresivas, lo que las hacen ser más alergénicas". El tercer gran factor responde a la paradoja de que la sociedad se ha hecho "mucho más pulcra, con menos número de hijos y soportando menos infecciones bacterianas en los primeros años de vida (teoría higienista). Las consecuencias del cambio climático y la contaminación atmosférica se le suma el notable incremento de enfermedades alérgicas en la población infantil y juvenil. Por lo que, en opinión de la doctora Victoria Cardona, secretaria de la Fundación Seaic y miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Europea de Alergia, "en un futuro próximo se espera que aumente en gran medida la carga sanitaria y social de las enfermedades alérgicas, en la medida que los pacientes jóvenes actuales se convierten en adultos".

Las alergias complejas, que involucran la polisensibilización y la participación de múltiples órganos, están aumentando en prevalencia, con una alta morbilidad produciendo una mayor demanda en la prestación de servicios de atención de salud" aclara el doctor Pedro Ojeda, secretario de la Seaic.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios