Andalucía

Andalucía presiona al Gobierno para que permita ordenar un confinamiento domiciliario en zonas críticas

  • Jesús Aguirre reitera al Ejecutivo central su petición para permitir los encierros domiciliarios con 3.613 pacientes Covid ingresados

Una mujer haciendo cola para hacer la compra durante el confinamiento de la primera ola del virus. Una mujer haciendo cola para hacer la compra durante el confinamiento de la primera ola del virus.

Una mujer haciendo cola para hacer la compra durante el confinamiento de la primera ola del virus. / Antonio Pizarro

Es imposible comparar la situación que se vivía en marzo con la actual en casi todas las variables. Ni las sensaciones de los sanitarios, ni el número de contagios son válidas para evaluar el momento de la pandemia. Pero hay un número que es cierto en toda esta vorágine: el de hospitalizados. Andalucía lleva dos jornadas seguidas superando su récord de presión hospitalaria. “Tenemos las peores cifras de toda la pandemia”, ha advertido Elías Bendodo en una entrevista en la Cadena Ser. “E irá a más”, ha añadido. Con 3.613 pacientes con Covid en los hospitales, la presión del Gobierno andaluz al Ejecutivo estatal se redobla –al igual que en otras regiones– para reclamar una reforma del decreto de alarma que permita el confinamiento “selectivo” y el toque de queda.

El consejero de Salud, Jesús Aguirre, ha reiterado este domingo en televisión las peticiones que lleva haciendo desde el miércoles pasado. En el Palacio de San Telmo, donde se celebró el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, le trasladó en persona al ministro Salvador Illa que es necesario adelantar el toque de queda “como mínimo” hasta las 20:00 y la posibilidad de encerrar a los ciudadanos en sus casas en aquellas localidades donde se supere una incidencia de 1.000 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Al día siguiente, en el Parlamento, pidió a los ciudadanos un autoconfinamiento desde las 20:00. "Espero que sean valientes", ha dicho el consejero, que confía en que en esta semana que empieza el Ejecutivo central reconsidere su negativa.

Su compañero de gabinete y portavoz de la Junta, horas antes, mostró su “preocupación” por el avance de una tercera ola que es “explosiva y altamente contagiosa”. El aumento de infecciones, según Bendodo, es exponencial y el parte de la Consejería de Salud y Familias no hace pensar lo contrario, con 7.070 nuevos casos de Covid-19 y 25 fallecimientos. El dato diario de nuevos casos fue inferior que el registrado en las dos jornadas previas, pero cabe recordar que los domingos hay una infranotificación que se mantiene los lunes y suele dejarse notar entre el martes y el miércoles.

Hasta que no pasen varios días no podrá saberse si las medidas que llevan ya en vigor más de una semana –cierres municipales y provinciales y clausura de actividad no esencial– están haciendo efecto. Mientras tanto la Junta se prepara para el aluvión de hospitalizaciones que deriva del alto número de contagios. Para ello aprobarán mañana en el Consejo de Gobierno un plan para atender un posible pico de 7.000 ingresos. Es poco menos del doble que el registrado hoy, pero la infraestructura activada ahora mismo sólo llega hasta los 4.500 pacientes Covid en los hospitales. “Las costuras están tensas, pero hay mucha capacidad, aguante y margen de maniobra”, garantizó Bendodo antes de recordar que “como se demostró en la primera ola, sólo frenando la movilidad” se podrá doblegar esta tercera curva.

En la oposición, tanto de derechas como de izquierdas, son muy críticos con la gestión del Gobierno andaluz. Hasta el punto de que el PSOE habla de “negligencia” del presidente Juanma Moreno. Según la portavoz de educación de los socialista, Beatriz Rubiño, el trabajo del Ejecutivo regional desde que recibió el mando único “llega tarde y mal”. “Esperó semanas para las últimas restricciones cuando sabía que los contagios y hospitalizaciones estaban disparados”, zanjó.

Por su parte, el portavoz adjunto de Vox en el Parlamento, Rodrigo Alonso, sugirió que “quizá” haya que reemplazar en su puesto al consejero de Salud y a “todo su séquito”, ya que considera que lo que está ocurriendo con la gestión de la pandemia del Covid-19 es “un auténtico disparate”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios