Fútbol Benzema se marcha del Real Madrid

Andalucía

Margallo defiende la gestión en el rescate de los espeleólogos pero admite "disfunciones"

  • "El Ministerio ha hecho todo lo humanamente posible. Ahora lo importante es repatriarlos cuanto antes", dice el titular de Exteriores, mientras los espeleólogos que viajaron para ayudar regresan a España "impotentes" y "desesperanzados".

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha reconocido "disfunciones en la gestión" del rescate de los espeleólogos en Marruecos, pero ha asegurado que su departamento "ha hecho todo lo humanamente posible para que este desenlace" no se produjera. García-Margallo ha hecho estas declaraciones a los periodistas antes de participar en un acto celebrado en la Fundación Telefónica sobre el Consejo de Seguridad de la ONU. 

Ha explicado que el avión que trasladó a policías y guardias civiles a Marruecos para ayudar en las labores de rescate "no estuvo allí" en el momento en que les hubiese "gustado". "Ha habido, como se producen en todas las desgracias, disfunciones en la gestión", ha dicho, antes de asegurar que Marruecos "se ha volcado" en este asunto

El jefe de la diplomacia española ha dicho, antes las críticas del Sindicato de Policía Unificado (SUP) sobre la gestión del Gobierno en las labores de rescate, que el Ministerio pidió autorización para el vuelo que iba a trasladar a policías y guardias civiles en cuanto el avión estuvo preparado. Según ha señalado, en un primer momento hubo "una primera noticia de las más altas instancias marroquíes" de que esa autorización se iba a producir inmediatamente. El ministro ha señalado que al día siguiente le comunicaron desde la Embajada que el Ministerio del Interior del país alauí había trasladado al español -que dirige Jorge Fernández Díaz- que no necesitaban asistencia de ningún tipo, que los espeleólogos estaban localizados y que tenían medios. "Se volvió a insistir y el domingo se recibió la autorización para hacerlo. En ese momento el avión salió para Marruecos", ha destacado García-Margallo. 

No obstante, ha reconocido: "No estuvo allí en el momento que nos hubiese gustado". "El Ministerio pidió desde el primer momento la autorización", ha agregado. "La segunda jefatura, el cónsul y el agregado de interior han estado en todo momento disponibles y actuando. Yo he estado en el teléfono y la unidad de emergencias consulares trabajando", ha dicho. "El Ministerio ha hecho todo lo humanamente posible para que este desenlace no se hubiese producido. Ahora lo importante es repatriarlos cuanto antes y aliviar el dolor de las familias", ha manifestado el jefe de la diplomacia española. 

Ha señalado que en tragedias como el atentado en Túnez, el avión siniestrado en los Alpes franceses o lo ocurrido en Marruecos "todo el mundo intenta hacer lo humanamente posible para que no se produzca un desenlace fatal". "Las autoridades marroquíes no tenían el menor interés en que el desenlace fuera este, sino lo contrario", ha apuntado. No obstante, ha señalado que "habrá qué ver qué es exactamente lo qué ha pasado". "Ellos se han volcado, si tenían o no medios yo no lo sé, lo ha llevado Interior directamente, han considerado que podían hacerlo, por desgracia no ha sido así", ha precisado. 

García-Margallo ha subrayado que se están haciendo todas las gestiones posibles con las autoridades marroquíes para que la repatriación de los dos espeleólogos fallecidos en al Atlas marroquí se produzca lo antes posible. "Lo que más nos importa ahora es el dolor de lo familiares que han perdido a sus seres queridos", ha añadido.

Los espeleólogos regresan a España "impotentes" y "desesperanzados"

La mayor parte del grupo de 16 espeleólogos españoles expertos en rescate que se trasladaron a Marruecos para ayudar a los tres españoles accidentados en el Atlas ha regresado ya a España "impotentes" y "desesperanzados" porque no se les ha permitido ayudar a sus compañeros. Un grupo de ellos ha llegado en dos furgonetas poco después de las 15:00 al puerto de Algeciras en un barco rápido procedente de Tánger.

El portavoz de la FAE, José Enrique Sánchez, ha explicado que el equipo regresa con la impotencia de no haber podido actuar ya que las autoridades marroquíes rechazaron los tres ofrecimientos que sucesivamente les hicieron para ayudar al rescate de los tres montañeros accidentados, dos de los cuales han muerto. Ha contado a los periodistas que las autoridades marroquíes primero rechazaron que estos dieciséis expertos en rescate de montaña se incorporaran a las tareas, después de que bajara únicamente una médico especialista en espeleología y después usar la tonelada de material de última tecnología que ellos habían llevado para las complicadas tareas.

"Estuvimos 16 horas con todo el material desplegado delante", ha explicado José Enrique Sánchez, que ha cuestionado las relaciones entre España y Marruecos. "Si hubieran sido estadounidenses, habría llegado la Navy sin preguntar", ha señalado, tras asegurar que el superviviente no fue rescatado por las fuerzas marroquíes sino solamente "ayudado" a salir del cañón. Ha indicado que el equipo está mal anímicamente porque no han podido hacer lo que estaban dispuestos, aunque se ha mostrado satisfecho de entrar "de manera clandestina" en Marruecos como turistas cuando entendieron que las relaciones diplomáticas "son lo que son" y que podría haber un conflicto con la Guardia Civil, "que son los expertos, los especialistas y los profesionales".

Ha indicado que el viernes por la mañana recibieron la alerta y empezaron a hacer gestiones, hablaron con el ministro del Interior y con el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, que se pusieron a su disposición. Sánchez ha puesto como ejemplo un caso parecido del año pasado en Perú, cuando un espeleólogo necesitó ayuda y a los montañeros españoles sí se les abrieron las puertas para que intervinieran.

Ha asegurado que trasladaron que ellos tenían la experiencia y la técnica necesaria, mientras que en Marruecos era la primera situación que se producía de este tipo a pesar de que se ha convertido en un destino promocionado para deportes de aventura y les pidieron que aceptaran su ayuda, "no desde un cuerpo de seguridad, sino desde unos voluntarios deportivos".

Además, ha manifestado que cuando el viernes les dijeron que iban a suspender las labores de rescate porque se estaba haciendo de noche le dieron ganas "de dar un puñetazo en la mesa", ya que los espeleólogos hacen su actividad en cuevas, "a oscuras de día y de noche" y les da igual si se hace de noche porque tenían tecnología de iluminación de última tecnología: "Somos capaces de iluminar el cañón como la Gran Vía de Madrid". Sánchez ha dicho que expusieron sus 2.000 metros de cuerda especial, cinco taladros neumáticos para anclajes, mosquetones, poleas, y todo el material imprescindible, para que "cogieran lo que quisieran", pero después de una hora de negociación del cónsul español se les comunicó que "bienvenidos" y que si necesitaban algo les llamarían.

Sin embargo, ha lamentado que los medios marroquíes parece que no eran los adecuados: "Si lo que mis ojos han visto es lo que es, los medios evidentemente no son los ideales". Ha resaltado que Juan Bolívar "no ha sido rescatado, ha sido ayudado a subir hasta arriba" y que si no tiene la fuerza para ayudar él y hay que sacarlo en una camilla o que intervenga la Guardia Civil "este señor no sale". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios