Andalucía

Vallejo pierde la memoria

El ex consejero de Innovación, de la Junta de Andalucía, Francisco Vallejo, declaró ayer como testigo en el Juzgado de Instrucción número 4 de Cádiz a petición de Lourdes del Río, la jueza instructora del caso Bahía Competitiva. El actual diputado andaluz del PSOE se personó en las dependencias judiciales pasadas las 10 de la mañana. La comparecencia de Vallejo resultó breve, ya que salió de los tribunales poco después de las 11.

Nada más salir, Vallejo atendió a los medios, sereno pero contrariado. "Como ya temía y advertí, creo que he venido para nada; a lo mejor he venido para esto, para que me echéis una foto. A lo mejor alguien tenía interés en darle relevancia a este tema con una foto de alguien de la Junta, que eso está bastante de moda".

Más allá de esta aclaración, el ex consejero remarcó su desconocimiento del supuesto fraude de las ayudas en el caso Bahía Competitiva destinadas a empresas dedicadas a la reindustrialización de la Bahía de Cádiz. Así, Vallejo resaltó que "la Junta ni ha aprobado subvenciones ni ha dado dinero a nadie absolutamente". El ex consejero de Innovación, que abandonó el cargo en 2009, entendió que su aportación al avance de la investigación es nula. Las razones que esgrimió fueron que el caso Bahía no tiene nada que ver con la Junta y que él abandonó la Consejería dos años antes de que se filtraran las acciones de la trama.

Vallejo aseveró no haber recordado la firma de ningún convenio que validara las ayudas que son objeto de instrucción. "He tenido que recordar si había firmado este convenio o no. Efectivamente lo había firmado pero ni era dinero de la Junta ni nosotros aprobábamos nada ni hacíamos ningún tipo de actuación relevante", aclaró.

El ex consejero, que admitió no haber hecho seguimiento de este asunto hasta que encontró la citación del juzgado, recalcó que ahora son otros temas los que le preocupan. "Me siento decepcionado como ciudadano, que haya un sinvergüenza que se lleve el dinero público me parece que es para meterlo en la cárcel y tenerlo de por vida", manifestó con indignación. "El que se ha llevado el dinero que lo metan en la cárcel y que no vuelva a salir hasta que se le olvide que se ha llevado el dinero", completó.

Según fuentes cercanas al proceso, las declaraciones de Vallejo a preguntas de la magistrada y del fiscal se caracterizaron por su desvinculación de cualquier conexión con el caso. Esta falta de memoria le llevó incluso a decir que quien fuera delegada provincial de Innovación, Angelines Ortiz (imputada en la causa), jamás le comentó nada de las comisiones que se celebraban en Madrid, en la sede del Ministerio de Industria. Incluso, llegó a decir que nunca hablaba con Ortiz a no ser que hubiera ocurrido, textualmente, "un gravísimo problema" en la provincia.

También dijo que no recordaba quién ordenó al socialista Domingo Sánchez Rizo acudir a las comisiones de Madrid, concretamente a la del año 2009 (siendo aún consejero). Vallejo llegó a decir que no sabía quién era. Sánchez Rizo fue alcalde del PSOE en Rota durante varios años.También fue nombrado delegado provincial de Justicia y, entre los años 2008 y 2009, fue gerente provincial de la Agencia de Innovación en Cádiz, un cargo político que dependía directamente de la Consejería de la que en esa misma fecha era responsable.

También reiteró en varias ocasiones el ex consejero que la Junta tenía en este asunto un papel meramente residual, simplemente de ayuda técnica a la Diputación que, según explicó, era quien llevaba el peso de la concesión de ayudas, junto al Ministerio. Sin embargo, todos los proyectos que solicitaban ayudas llegaban a la oficina del Plan Bahía Competitiva, creada por la Junta, y en la que trabajaba personal de la Agencia de Innovación en su etapa como consejero.

El propio Vallejo anunció en Cádiz la llegada en 2008 y 2009 de empresas para reindustrializar la Bahía tras el cierre de Delphi. Sin embargo, de las cerca de 10 firmas que vaticinó sólo dos vieron la luz: Alestis, que después sufriría dos Expedientes de Regulación de Empleo Temporal y Gadir Solar, que cerró dejando a toda su plantilla en la calle y reclamando las indemnizaciones que no cobraron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios