Coronavirus

La comarca de Antequera: "Lo veíamos venir"

Un operario realiza funciones de mantenimiento en la autovía A-7281 de acceso a Antequera. Un operario realiza funciones de mantenimiento en la autovía A-7281 de acceso a Antequera.

Un operario realiza funciones de mantenimiento en la autovía A-7281 de acceso a Antequera. / Jorge Zapata (Efe)

La decisión de cerrar la comarca de Antequera  ha sido acogida con resignación por parte de los alcaldes de los municipios con mayor población. Afecta a a 110.000 habitantes de 19 municipios: Alameda, Almargen, Antequera, Archidona, Campillos, Cañete la Real, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Fuente de Piedra, Humilladero, Mollina, Sierra de Yeguas, Teba, Valle de Abdalajís, Villanueva de Algaidas, Villanueva de la Concepción, Villanueva del Rosario, Villanueva de Tapia y Villanueva del Trabuco. Todos reconocen que se tratan de medidas necesarias para frenar la expansión del coronavirus, aunque no sea en estos momentos en sus localidades en las que hay una mayor incidencia.

La verdad es que me lo veía venir”, señalaba el alcalde de Antequera, Manuel Barón, a tenor de la situación que se está viviendo en el conjunto de municipios que componen el Área Norte de Málaga en la que se encuentran cuatro municipios en los que la Consejería de Salud tuvo que realizar cribados masivos como fueron Sierra de Yeguas, Villanueva de la Concepción, Cuevas de San Marcos y recientemente en Teba ante la alta incidencia que se registraba.

Por su parte, el alcalde de Campillos, Francisco Guerrero, también se mostró de acuerdo con la adopción de estas medidas aunque reconoció que “son duras”, pero aseguró entender que se tiene que tener una visión global del área sanitaria para no llegar a saturar la atención. Además, declaró que a nivel local están tomando medidas extraordinarias como el cierre de las terrazas de los bares y la recomendación de no servir en las barras.

En un sentido parecido se pronunciaba la alcaldesa de Archidona, Mercedes Montero, que también se mostró comprensiva con la decisión del Gobierno andaluz y apostó por mantener la lucha contra la pandemia, aunque se trata de medidas “difíciles”, algo que asegura que también han tenido que realizar a nivel local con decisiones como la de mantener el cierre de los parques infantiles.

No obstante, no todos se mostraron tan comprensivos, como es el caso del alcalde de Mollina, Eugenio Sevillano, que lamentó que la Junta hubiese tomado dicha decisión sin contar con el Consistorio y a pesar de la baja incidencia que en estos momentos, asegura, tiene el Covid-19 en su localidad.

También expresó ciertas quejas con el método elegido por la Junta de Andalucía el alcalde de Cañete la Real, Jacobo Aranda, que pidió el que se trate a todas las localidades con los mismos parámetros, ya que señaló que existen municipios próximos con un mayor nivel de incidencia que tendrán libertad de movimientos mientras en su localidad deberán permanecer aislados.

A pesar de ello reconocía que se trata de medidas necesarias para tratar de frenar la expansión del virus. “La medida de cerrar los movimientos considero que es una buena decisión, pero insuficiente si no va acompañada de otras actuaciones sanitarias como la contratación de más personal”, señaló.

Por su parte el alcalde de Teba, Cristóbal Corral, también mostró su respaldo a los planes de la Junta: “Creo que se veía venir, nuestra comarca está mal y es una realidad”. El regidor puso como ejemplo de esa situación a su propio municipio. “Creo que es momento de dar un paso hacia atrás para dar varios hacia adelante en los próximos meses”, señaló. Eso sí, llamó la atención sobre la repercusión que tendrá sobre los negocios y la situación económica de muchas familias, por lo que pidió un plan especial de ayuda, al tiempo que reclamaba ayuda para poder acometer las funciones que tendrán que asumir desde el punto de vista desde la seguridad.

En cuanto a los controles de la movilidad de la población, la mayoría de los alcaldes coincide en señalar las dificultades que conlleva un cierre total por la gran cantidad de efectivos que serían necesarios para su ejecución.

En este sentido, el alcalde de Antequera explicaba que en su caso particular cuentan con una extensión de 700 kilómetros cuadrados en los que se ubica en casco urbano principal con unos 35.000 habitantes y en el resto del territorio existen 11 pedanías y una entidad local autónoma.

Por ello se espera poder mantener este viernes una reunión con los responsables de la Policía Nacional y Guardia Civil para proceder a coordinar el operativo para realizar los controles necesarios para garantizar el cumplimiento de la prohibición de salir del municipio.

En un sentido muy parecido se pronunciaba la alcaldesa de Archidona que también tiene previsto celebrar una junta local de seguridad para coordinar el operativo policial, aunque ya se tiene previsto durante este puente reforzar el operativo de la Policía Local. En Campillos la situación es parecida, aunque desde el Consistorio se tiene previsto realizar controles en las entradas a la localidad para garantizar el cumplimiento de la norma dictada por la Junta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios