Cine

Muere Rutger Hauer a los 75 años

  • El actor neerlandés falleció el pasado día 19 tras una corta enfermedad, aunque la noticia se ha conocido ahora.

  • A lo largo de su dilatada carrera trabajó en decenas de producciones, pero siempre será recordado por su inolvidable papel en 'Blade Runner'.

Rutger Hauer Rutger Hauer

Rutger Hauer

El actor neerlandés Rutger Hauer ha muerto en su casa de los Países Bajos a los 75 años, tras una corta enfermedad. Aunque el deceso se produjo el pasado día 19, no había trascendido hasta ahora. Ha sido su agente, Steve Kenis, el que ha confirmado la noticia.

Hauer intervino en decenas de títulos desde que debutó en la pantalla en los años 60, pero sin duda su papel más recordado y apreciado por los espectadores es el del replicante Roy Batty, del Blade Runner de Ridley Scott (1982).

En los últimos años ha intervenido en Sin City y en Batman Begins (ambas de 2005), en la serie True Blood y, el año pasado, en otra serie: Channel Zero.

Hauer nació el 23 de enero de 1944 en Breukelen, cerca de Amsterdam. Aunque sus padres eran ambos profesores de interpretación, no llegó al oficio por el camino más corto. A los 15 años se fugó de casa y se alistó en la marina mercante, y tras una breve etapa en la escuela de interpretación, volvió a marcharse, esta vez para enrolarse en el ejército. Cuando al fin se decidió a dedicarse a la escena, se unió a la compañía ambulante Noorder Compagnie, en la que hizo casi de todo durante varios años antes de probar suerte en la pantalla.

Hauer debutó a finales de los años 60 en su país natal como protagonista de la serie medieval Floris, de Paul Verhoeven. Con el mismo director rodó la explosiva Delicias turcas, nominada al Oscar en 1973 y que le lanzó al estrellato en su país. Hauer rodaría tres filmes más con Verhoeven antes de dar el salto a Estados Unidos, donde coprotagonizó en 1981 junto a Sylvester Stallone Halcones de la noche.

Rutger Hauer en 'Blade Runner' Rutger Hauer en 'Blade Runner'

Rutger Hauer en 'Blade Runner'

Las lágrimas en la lluvia

Sus lágrimas en la lluvia emocionaron a toda una generación que ahora, con su muerte, recuerda a Rutger Hauer, el replicante más humano de Blade Runner, una historia que se desarrollaba en el 2019 que ahora dice adiós al actor holandés.

"Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir.".

Unas pocas frases escritas por uno de los guionistas del filme, David Webb Peoples, pero que fueron adaptadas por el propio Hauer, que además añadió la famosa referencia a las lágrimas en la lluvia, que reflejaban su propio rostro cuando se enfrentaba a la muerte.

Fue el monólogo con el que Roy Batty se despedía, tras salvar al cazador de replicantes, Rick Deckard (Harrison Ford). Y aunque no era el protagonista, Hauer dotó a su personaje de una enorme humanidad y de una sensibilidad que hizo que los espectadores derramaran más de una lágrima cuando Roy muere y se escapa una paloma de sus manos. Una imagen que ha pasado a la historia del cine y que hizo de Hauer un mito, aunque lo fuera por un breve periodo de tiempo.

Rutger Hauer en 'Lady Halcón'. Rutger Hauer en 'Lady Halcón'.

Rutger Hauer en 'Lady Halcón'.

'Lady Halcón'

Un papel que le dio un éxito mundial pero efímero, que se mantuvo hasta su siguiente personaje más recordado, el del caballero Etienne Navarre en la fábula romántica de Lady Halcón (1985). Hauer compartió protagonismo con una joven Michelle Pfeiffer y un casi adolescente Matthew Broderick en esta película de Richard Donner que también se convirtió en un título de culto.

Su porte, altura y su cabello rubio le permitieron encarnar al perfecto caballero que lucha por romper la maldición que le impide estar con su amada Isabeau en un filme que mezclaba comedia, romance y batallas medievales.

Aún tendría papeles destacados en películas como Los señores del acero (Flesh+Blood, 1985), de nuevo a las órdenes de Verhoeven, o Carretera al infierno (The Hitcher, 1986), pero a partir de ese momento sus trabajos tuvieron poca repercusión.

Alternó cine y televisión, colaboró con George Clooney -como director- en Confesiones de una mente peligrosa (2002) y hace apenas unos meses se le vio en un papel secundario en el western de Jacques Audiard Los hermanos Sisters (2018).

Con pocos reconocimientos en forma de premios -ganó un Globo de Oro como actor secundario de televisión por Escape from Sobibor (1987)-, su principal logro fue meterse en las mentes de toda una generación de cinéfilos que seguirán recordando sus lágrimas y su humanidad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios