Deportes

La cantera, sin sitio en el Unicaja

  • Los jugadores procedentes de Los Guindos han desaparecido en la confección del club Desde Alfonso Sánchez no hay un jugador malagueño en la primera plantilla

Comentarios 2

En los últimos quince años un total de 24 jugadores de la cantera de Unicaja debutaron con el primer equipo. De todos ellos, sólo Carlos Cabezas, Berni Rodríguez y Germán Gabriel tuvieron un peso significativo y se consolidaron en el juego del equipo.

Lejos queda ya la época en la que la generación del 80, aquellos júniors de oro que estaban llamados a debutar con Bozidar Maljkovic. En las últimas temporadas la dirección deportiva ha decidido apostar por temporeros en vez de mirar a Los Guindos. Desde la temporada 98/99, el club malagueño fichó a un total de 35 jugadores empezada la temporada. Quitando a los tres canteranos internacionales, los demás jugadores salidos de la factoría jugaron un total de 343 partidos. Los temporeros lo hicieron un total de 590 veces.

Este verano se ha visto aún más reducido el equipo de cantera. Se decidió no apostar por sacar un conjunto en las ligas LEB y no se les renovó el contrato a jugadores como Pozas, Conde o Sabonis, a pesar de realizar una buena campaña y casi obtener el ascenso deportivo a la segunda máxima categoría del país.

En Los Guindos se recopilan los éxitos de los equipos de cantera. Los infantiles, cadetes y júniors se colocan año tras año entre los mejores equipos de España. Sin embargo, eso no se ve reflejado en la promoción de jugadores. Este mismo año debutaron Luis Conde y Dejan Todorovic, con un papel testimonial para ambos jugadores con Repesa al mando del banquillo.

Proyectos ilusionantes como Vitor Faverani, Augusto Lima o Rafa Freire llaman la atención. Los tres brasileños fueron criados en las últimas épocas de la cantera. Faverani acaba de fichar por Boston Celtics tras pasar por Murcia y Valencia; Freire tuvo que irse a Santiago para disfrutar de oportunidades y acaba de renovar por el equipo gallego; y Lima decepcionó este año con su rendimiento. Tres grandes proyectos en tres épocas diferentes en los que ninguno cuajó. Otro jugador que emigró de Málaga es Alejandro Abrines. El escolta mallorquín fue fichado en categorías inferiores para ser el puntal de los jóvenes. Tras un año de integración entre el primer y el segundo equipo, Abrines sorprendió el año pasado con su fichaje por el Barcelona. El último en hacerlo fue el pívot Rubén Guerrero. El malagueño, bronce en el europeo sub 18, abandona la disciplina verde para irse a Estados Unidos este mismo verano.

Algo falla cuando cada año cientos de jóvenes comienzan a jugar en Los Guindos con la ilusión de llegar a la ACB y no lo hacen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios