Elecciones municipales

IU y Podemos llegan a un acuerdo y se presentan juntos a las elecciones en Málaga capital

Remedios Ramos y Nicolás Sguiglia, en rueda de prensa.

Remedios Ramos y Nicolás Sguiglia, en rueda de prensa.

Este Domingo de Resurrección ha sido consecuente con su nombre en la política malagueña. El pacto a la izquierda del PSOE entre Izquierda Unida, Podemos, Más País, Equo, Alianza Verde e Iniciativa por el Pueblo Andaluz se ha firmado cuando parecía que estaba en la UCI y era insalvable. Así, a la siniestra de los socialistas habrá una papeleta de las dos grandes formaciones con representación en el Ayuntamiento de Málaga y no dos, como parecía abocado a que sucediese después de que reventará el acuerdo entre las formaciones hace sólo dos semanas. 

Según lo firmado, Izquierda Unida se reserva el primer puesto, pero finalmente no será Remedios Ramos la candidata que encabece la lista, motivo por el cual no tuvo éxito la propuesta que partía del partido morado hace dos semanas. La cabeza de lista para la Alcaldía de la capital será una mujer del partido de izquierdas, según apuntan diversas fuentes consultadas. 

Ramos cae a la tercera posición, que según apuntan los números que manejan las formaciones en el pacto, sería un puesto de salida. La segunda y la cuarta posición los ocuparán candidatos de Podemos, en este caso Nicolás Sguiglia –que encabezaba la lista morada– y Paqui Macias respectivamente. Ambos son los representantes con los que cuenta el partido en el Ayuntamiento. 

A partir de la cuarta posición estarían los representantes de las demás fuerzas que confluyen, siendo Eduardo Reina, candidato de Más País el que ocupe el quinto nombre de los que aparezca en la papeleta. 

Esto, sin ninguna duda es un golpe en el tablero electoral el que la izquierda gana enteros. Cabe recordar que la izquierda, pese al empujón que supone este acuerdo aún tiene al menos una papeleta más luchando por entrar en el Ayuntamiento, la de Adelante Málaga que encabeza Luis Rodrigo. 

La propuesta para la capital supone a su vez un acuerdo en el conjunto del partido judicial (incluyendo Torremolinos, Rincón de la Victoria o los Alhaurines, entre otros), lo que garantizaría la presencia de ambas formaciones en la Diputación Provincial.

Esta unión significa acabar con las tensiones que han mantenido ambas formaciones en los últimos meses. La brecha abierta entre Podemos e Izquierda Unida se ha venido notando a todos los niveles, siendo especialmente relevante en el Ayuntamiento, donde comparten grupo municipal, pero las palabras entre ambas formaciones venían siendo contadas. 

El acuerdo viene, en parte, forzado desde las cúpulas de los partidos, que ven necesario hacerse fuertes en una capital como Málaga, donde se veían abocados a conseguir una muy baja representación –si no nula– yendo en papeletas diferentes. Cabe recordar que para obtener asiento en el Ayuntamiento de Málaga hay que recabar, mínimo, un 5 % del total de los sufragios, corriendo el riesgo de que ambas formaciones no alcanzasen el umbral. De ahí que, de confirmarse este acuerdo, todo el panorama de la izquierda cambie radicalmente. 

En otras grandes capitales ya se han alcanzado acuerdos como este, véase el caso de Córdoba o Sevilla y se sigue avanzando en otras ciudades para acudir a las urnas en una lista conjunta. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios