Feria de Málaga

Vecinos del Centro se quejan del descontrol y piden que se apueste por el Real

  • Basura, ruido y altercados son algunos de los problemas que viven los residentes

Ambiente del viernes en la Feria. Ambiente del viernes en la Feria.

Ambiente del viernes en la Feria. / Marilú Baez (Málaga)

El vicepresidente de la Asociación de Vecinos Centro Antiguo de Málaga, Alejandro Villén Real, también ha hecho balance de lo que ha supuesto la Feria para los vecinos del centro, que viven estas fechas de una forma muy diferente. “En general este año ha sido mucho más tranquilo que el año pasado”, señaló Villén. Aún así las molestias siguen siendo un problema, sobre todo el fin de semana de inauguración, al que el vicepresidente califica de “terrible”, a lo que se suma el cansancio de los días añadidos. Como respuesta, la reivindicación de los vecinos por que estas fiestas se celebren en el Real de Cortijo de Torres sigue en pie un año más.

“En el primer fin de semana, que fue el viernes, sábado y domingo, volvimos otra vez al año pasado: el botellón en la calle Madre de Dios, el descontrol, basura, problemas en los portales, en las viviendas turísticas”, contaba Villén. Pero al llegar el lunes, la situación cambió. Un ambiente más tranquilo dejó un poco de tregua al vecindario. “Se han visto pasar muchas menos ambulancias que en otros años y había botellón, pero no era uno masivo como el que nos encontrábamos”. Respecto el pasado viernes, Villén no recibió quejas: “Ha habido una especie de cambio”.

La suciedad y el ruido se convierten en habituales para las casas colindantes con la Feria de Día. “El jaleo a la vuelta de las fiestas es muy molesto. Como hay muchas viviendas turísticas en la calle, pasa gente vociferando, pero menos que el año pasado también”. En cuanto a la suciedad, Villén indicó que en los primeros días había grandes cantidades de basura y denunció que “los hosteleros han optado por el plástico y se está generando muchísima basura”.

Todas estas molestias son las que viven los vecinos cada año en estas fechas tan señaladas, molestias que se han prolongado en el tiempo durante diez días. En opinión del vicepresidente, son demasiados días, ya que les afecta al ir a trabajar, al acceder a la viviendas e incluso en hacer la compra, ya que los comercios cierran antes: “Los comerciantes se arruinan durante la Feria”. “Es muy cansina la duración de la Feria para los vecinos, quién no iba a pensar que la gente se iba a cansar, sobre todo los malagueños. La Feria es una cosa local. Puede atraer turismo, pero nosotros atraemos turismo todo el año, no había necesidad de alargarla”, manifestó el vicepresidente.

Los vecinos apuestan por una Feria en el Real de Cortijo de Torres, donde no se darían estos problemas por no ser una zona residencial. Villén asegura que la Feria se puede vivir en el Centro, pero de forma diferente: “Queremos que haya un centro en fiestas, es decir que no tenga ni casetas ni se pueda beber en la calle, pero que la gente pueda venir a los comercios, a disfrutar de los restaurantes, que tenga su decoración y servicio al turismo”, explicó. Para el vicepresidente, el centro no es el lugar idóneo para su celebración: “No la queremos aquí, el centro es patrimonio además de un lugar residencial y la Feria degeneró ya desde los años 90”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios