Charo Alises | Abogada y presidenta de Ojalá Málaga “Los gestos como los de Pablo Alborán fomentan el respeto a la diversidad”

  • La presidenta de la asociación Ojalá Málaga estima fundamental la labor de la educación en la diversidad para construir “una ciudadanía respetuosa con los derechos humanos”

La abogada y presidenta de Ojalá Málaga en los Cursos de Verano de la UMA de la pasada edición. La abogada y presidenta de Ojalá Málaga en los Cursos de Verano de la UMA de la pasada edición.

La abogada y presidenta de Ojalá Málaga en los Cursos de Verano de la UMA de la pasada edición.

Las declaraciones de Pablo Alborán han vuelto a poner de manifiesto la necesidad de visibilizar la diversidad sexual y de género como parte natural de la sociedad. Esa es la lucha de las entidades que trabajan para que la igualdad legal de homosexuales, bisexuales o transexuales sea también un igualdad real. Charo Alises lo hace desde muchos ángulos. La abogada, autora de libros como Guía de delitos de odio LGTBI y responsable de la Comisión de Derechos Humanos del Colegio de Abogados de Málaga es tambien la presidenta de Ojalá Málaga. Para ella, los gestos como el de Alborán suponen fomentar el respeto que toda persona debe tener.

–¿Es necesario a estas alturas que un artista como Pablo Alborán declare su homosexuallidad?

–Pues desgraciadamente sigue siendo necesario. Todavía lo que se presume es la heterosexualidad, lo lógico es que alguien piense que todo el mundo lo es, cuando no es así. La heterosexualidad no hay que decirla, porque se visibiliza constantemente. Sin embargo, para las personas lgtbi no es tan fácil visibilizarnos, la gente tiene miedo todavía al rechazo social. Es muy importante el gesto que ha tenido Pablo Alborán porque es una persona muy conocida, un artista de prestigio, una persona respetada y el hecho de que se haga visible es un referente para la sociedad, lanza el mensaje de que somos diversos y estamos aquí, y sobre todo para los jóvenes y pequeños lgtbi, para que vean que no pasa nada, que puedes hacer en la vida lo que quieras y no tienes que temer vivirla como te parezca mejor. Estos gestos fomentan el respeto a la diversidad.

–¿En el colectivo lgtbi todavía se sufre mucha incomprensión y rechazo?

–Por supuesto que lo hay. Un estudio afirma que el 70% de las personas lgtbi evitan ser visibles en el trabajo por miedo al rechazo, y eso es mucha gente. Y el miedo es real, estamos hartos de ver cómo se denigra a estas personas. Un periódico ha dicho que a Pablo Alborán le gusta “tragar sables”. Es tremendo. Hace falta normalizar esto, reivindicar en el orgullo, porque seguro que a ninguna persona heterosexual le dicen esas barbaridades.

–¿La violencia física también es una realidad aún?

–Sí. Las personas lgtbi somos de los colectivos más vulnerables y de las primeras víctimas de delitos de odio en España. Y eso lo corroboran los informes del Ministerio del Interior. No es que pidamos privilegios, pedimos la igualdad real. Una cosa es la igualdad legal y otra igualdad real, mientras las personas lgtbi tengan miedo de ir cogidos de la mano por la calle con su pareja no tendremos libertad.

"Mientras una persona lgtbi tenga miedo a ir por la calle cogida de la mano con su pareja no habrá libertad”

–¿Es más fácil para un adolescente declararse homosexual hoy en día o para un adulto?

–Depende, cada edad y cada persona tiene unas circunstancias diferentes, depende mucho de sus relaciones familiares, si en su casa piensa que lo van a acoger bien o no. Y una persona adulta tiene también sus miedos al rechazo. Porque desgraciadamente la visibilidad no es gratis todavía. A veces trae consecuencias positivas pero otras muchas negativas. Es cada persona la que tiene que ver cuándo puede y quiere ser visible.

–En el cine, en las series, se retrata con naturalidad la diversidad, ¿es por una necesidad o porque simplemente reflejan la realidad?

–No solo es que sea necesario, es que se trata de la realidad. Lo que no era real es que en las películas todo el mundo fuera heterosexual, básicamente porque no es verdad. Lo que no es real es no reflejar la diversidad, porque la diversidad está ahí y hay que darle voz. Muchas personas nos hemos criado viendo películas y series donde no nos veíamos representadas, como se plasmaba lo que sentíamos, nuestra voz, nuestro deseo, eso se ocultaba.

–¿Cuál es la importancia de educar en la diversidad en la escuela?

–Toda. Si educas en la diversidad evitas la homofobia, la transfobia, la bisfobia, la lesbofobia, rompes los prejuicios y haces personas respetuosas con la diversidad. Y, sobre todo, evitas mucho dolor, empezando por la infancia y la juventud lgtbi que sufre bulling en la escuela por esa falta de respeto a la diversidad sexual y de género. Si educas en la diversidad harás una ciudadanía respetuosa con los derechos humanos.

"No queremos adoctrinar a nadie, eso es absurdo, la identidad o la orientación sexual es algo que cada uno lleva dentro y no se puede imponer"

–¿Hay mucho bulling todavía hacia el alumnado lgtbi?

–Las primeras víctimas de bulling son ellos, por eso hace falta la educación en la diversidad. También el índice de suicidios entre la adolescencia lgtbi es mayor. Es por esa marginación, por ese acoso y falta de respeto a la diversidad. Y no se trata de querer que nadie se convierta, eso son solo tonterías, se trata de reclamar respeto. Pero mensajes como los que lanza Vox asustan a los padres demonizando las charlas que damos y diciendo barbaridades, todas ellas mentiras, cuando no han venido a las charlas nunca y, además, siempre está presente el profesorado. Lo que intentamos es romper los prejuicios, desmontar los mitos, porque las agresiones y la discriminación vienen de los prejuicios y eso se desmonta con la educación. Lo malo es que hay interesados en que esa discriminación se perpetúe.

–La educación, por tanto, es clave…

–Es la clave de todo. No queremos adoctrinar a nadie, eso es absurdo, la identidad o la orientación sexual es algo que la persona tiene dentro y no es algo que se quiera imponer, para nada. Simplemente es que la diversidad de género, como la racial o cualquier otro tipo, existe, es una realidad y hay que respetarla y enseñar a las personas desde pequeñas a respetar la diversidad.

–¿Qué le parecen los mensajes de Vox?

–Ellos no quieren la diversidad, mantienen que lo único válido son determinadas formas de amar, de sentir, en concreto la heterosexualidad, y los demás somos aberraciones, anormalidades, y por eso no quieren que se hable a ese respeto de la diversidad sexual y de género. Quien se opone a esa educación es porque quiere perpetuar esa discriminación.

–¿Cuál es la medida más urgente que pide el colectivo?

–Que se apruebe la ley de igualdad lgtbi. En esa ley están contenidas todas las medidas que podrán hacer que la igualdad legal sea una igualdad real.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios