Municipal

La negativa de Ciudadanos salva al alcalde de Málaga de una moción de censura a 75 días de las elecciones

  • El PSOE amaga con una moción de censura abocada al fracaso

  • Dispondría de 15 de los 16 votos necesarios

  • "No nos vamos a hacer un Pedro Sánchez”" dicen desde el partido 'naranja'

De la Torre, junto a Porras, y un grupo de vecinos, en el Pleno de pasado lunes. De la Torre, junto a Porras, y un grupo de vecinos, en el Pleno de pasado lunes.

De la Torre, junto a Porras, y un grupo de vecinos, en el Pleno de pasado lunes. / Javier Albiñana

La soledad del alcalde, Francisco de la Torre, a menos de tres meses para las elecciones municipales, tras el divorcio con su otrora socio de investidura, Ciudadanos, se contrapone en la recta final del mandato con la incapacidad cierta de la oposición municipal de desbancarlo del cargo. Un extremo que volvió a quedar en evidencia cuando el portavoz del PSOE, Daniel Pérez, se lanzó ayer a anunciar su decisión de abrir conversaciones con el resto de formaciones con el objetivo de promover una moción de censura contra el regidor.

El movimiento del también candidato socialista a las municipales del próximo 26 de mayo se produce sobre un escenario inestable, sin garantía alguna de disponer de los 16 votos necesarios para que una hipotética censura salga adelante. La suma de las tres formaciones de izquierdas más el edil no adscrito, Juan José Espinosa, también investigado en una causa judicial, es de 15 ediles, lo que hace imprescindible el voto a favor de al menos uno de los tres concejales de Ciudadanos.

Daniel Pérez, precursor de la moción de censura, en primer plano, y al fondo, difuminado, el alcalde de Málaga. Daniel Pérez, precursor de la moción de censura, en primer plano, y al fondo, difuminado, el alcalde de Málaga.

Daniel Pérez, precursor de la moción de censura, en primer plano, y al fondo, difuminado, el alcalde de Málaga. / Javier Albiñana

Respaldo que, a priori, no se va a dar. "Los malagueños hablarán en las urnas en dos meses; no conduce a nada este debate ahora", afirmó el viceportavoz de Cs en la Casona del Parque, Alejandro Carballo, quien dijo de manera resumida: "no nos vamos a hacer un Pedro Sánchez en Málaga".

Queda la duda sobre la posición que pueda adoptar Gonzalo Sichar, que recientemente anunció su ruptura total con la formación pero cuya renuncia al acta no ha tenido lugar aún. De hecho, seguirá siendo edil de facto hasta el próximo Pleno ordinario, previsto para el 28 de marzo. "No entro a valorar si la apoyaría o no, porque estando de salida... Mi idea es acudir al Pleno del 28 pero no a los que pueda haber intermedio; a efectos morales yo ya no soy concejal", dijo.

La postura del partido naranja enfría las aspiraciones de Pérez a postularse como alternativa al regidor en los apenas 75 días que restan para los comicios. "Por responsabilidad política, por ética y regeneración, el PSOE se encuentra en la obligación de abrir conversaciones para una moción de censura en el Ayuntamiento", explicó el portavoz socialista, que, a pesar de la gravedad del anuncio, admitió: "No es la mejor solución pero no podemos amparar un minuto más la sombra de corrupción en el Ayuntamiento".

"Hay que ser valiente y no nos podemos quedar impasibles ante lo que se está viviendo", apostilló.Sabedor de la posición clave de Cs, le hizo un llamamiento. "Tiene que ser valiente y estar por la regeneración política", destacó, elevando la petición a los máximos dirigentes regional, Juan Marín, y nacional, Albert Rivera. "Tienen que tomar cartas en el asunto ante la situación extremadamente grave que se vive en Málaga, no se puede amparar ni un minuto más la sombra de la corrupción; Cs tiene que actuar", insistió.

El anuncio tiene lugar tras una sesión plenaria, la del pasado lunes, tensa y en ocasiones bronca, en la que la mayoría de los concejales, incluido Ciudadanos, votó a favor de la destitución de los concejales de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, y de Cruz de Humilladero, Teresa Porras, así como del gerente de Urbanismo, José Cardador, debido a su implicación en el caso Villas del Arenal.

La estrategia del PSOE sí cuenta con el amparo de los portavoces de Málaga Ahora y Málaga para la Gente, así como de Espinosa, que anunciaron su apoyo a la moción de censura en caso de presentarse. "Es el camino que dijimos que había que seguir desde el mismo momento en que a instancias de la Fiscalía estaban imputados José Cardador, Teresa Porras y Francisco Pomares”, dijo Ysabel Torralbo, quien instó a Cs a demostrar "si su discurso sobre la regeneración y la transparencia tiene algo de fundamento o es solo una pose electoral".

Para Eduardo Zorrilla, "razones existen para llevar adelante una moción de censura”, señalando que la misma “está justificada” aunque solo sea para "escenificar un pacto por la regeneración política y por la limpieza de la actividad política en la ciudad". Frente a estas tesis, el portavoz del equipo de gobierno del PP, Carlos Conde, denunció "el afán, meramente electoralista" del PSOE "para plantear una moción de censura y destruir, cuando no han sido capaces de construir nada en todo el mandato".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios