Investigación

Comienza la aventura en Marte para continuar el trabajo en la Universidad de Málaga

  • El UMA Laserlab es uno de los equipos de ciencia del ‘Perseverance’ 

  • Analizarán la composición química de los materiales

Dos investigadores en la cámara de simulación de ambiente marciano de la UMA haciendo labores de mantenimiento. Dos investigadores en la cámara de simulación de ambiente marciano de la UMA haciendo labores de mantenimiento.

Dos investigadores en la cámara de simulación de ambiente marciano de la UMA haciendo labores de mantenimiento.

Con mucha expectación y con cierto nerviosismo se vivió este jueves en la Universidad de Málaga la llegada a Marte de la misión Mars 2020 de la NASA. El grupo de investigación del UMA Laserlab participa como uno de los equipos de ciencia que componen la misión y poder continuar con su trabajo dependía de la difícil maniobra de aterrizaje.

Después de recorrer 480 millones de kilómetros desde que el pasado 30 de julio el Atlas V despegara de Cabo Cañaveral, en Florida, en cuestión de minutos la velocidad tuvo que reducirse de 20.000 kilómetros por hora a cero para poder tomar con éxito la superficie del cráter Jezero. Una vez que el rover Perseverance tocó tierra, comienza una etapa ilusionante para todos los científicos del proyecto, la recogida de datos que llegarán a la Tierra a través del orbitador.

“Esta es la misión más ambiciosa, la más compleja y perfecta que se ha enviado a Marte, fruto de las experiencias y aprendizajes de previas misiones”, comentaba ayer Javier Laserna, catedrático de Química Analítica de la Facultad de Ciencias de la UMA y director del Laserlab. En este laboratorio de análisis químico están especializados en medir la composición química de los materiales.

“Utilizamos una tecnología basada en láser, que es la misma que lleva el rover Perseverance”, explica Laserna y apunta que llevan ahondando en ella unos 30 años. “Todas las técnicas analíticas se basan en la comparación, comparar los resultados de una roca desconocida que está en Marte con otra que tenemos aquí y conocemos su composición, comparamos con patrones y estándares”, afirma el científico.

Para poder realizar este tipo de análisis, el centro dispone de una cámara cilíndrica totalmente sellada y construida en acero inoxidable de 12 metros de longitud y dos de diámetro que recrea las condiciones de la atmósfera de Marte. Desde el pasado mes de septiembre están realizando estudios con ella.

“Nuestra cámara de Málaga lo que hace exactamente es simular las condiciones de marte en términos de presión, temperatura y composición de la atmósfera, que es muy diferente a la de la Tierra, y una vez que hagamos las medidas en iguales condiciones podemos comparar los resultados que recoja el rover con los que obtenemos aquí, y así facilitar la interpretación de los datos obtenidos en Marte”, subraya el investigador de la UMA.

El rover permite tomar muestras a 12 metros de distancia

También destaca Laserna que este rover tiene una característica singular y es que permite tomar muestras a distancia. Ya no tiene que recoger un trozo de roca e introducirlo en el robot para analizarlo, podrá estudiar materiales que estén hasta a 12 metros de distancia,” lo que salvará muchos obstáculos en un terreno que es bastante hostil”, indica Laserna. Para igualar estas condiciones, en el laboratorio malagueño la punta del láser se separa 12 metros de la muestra, de ahí que la cámara tenga esas dimensiones.

Sistema de medición de los niveles dentro de la cámara. Sistema de medición de los niveles dentro de la cámara.

Sistema de medición de los niveles dentro de la cámara. / Javier Albiñana (Málaga)

“Es un día muy importante porque culminan muchos años de trabajo”, decía horas antes del aterrizaje de la misión. Y temía el proceso de reducción de velocidad y su entrada en una atmósfera que tiene vientos y cambios de temperatura que dificultan una trayectoria muy precisa de aproximación. A pesar del riesgo, las esperanzas de éxito eran elevadas.

“A partir de ahí empezaremos a planificar las campañas, ya tenemos reuniones de ciencia a partir de esta madrugada, y habrá otras dos en los próximos días para ir planificando los primeros momentos de actividades del rover allí”, destaca Laserna y detalla que los datos llegarán inmediatamente a la Tierra para que puedan comenzar el trabajo de análisis.

Análisis en el laboratorio malagueño

En el laboratorio malagueño hasta ahora han analizado minerales que los investigadores saben que igualmente se encuentran en Marte, como carbonatos, silicatos y minerales de hierro. También han estudiado la respuesta acústica de los plasmas inducidos por láser.

El plasma que sale de la superficie de la roca cuando choca con el láser se expande a velocidad supersónica. Uno de los instrumentos del Perseverance, la SuperCam, lleva un micro que detectará ese sonido, que se utilizará como método de control.

Así tanto con señales ópticas como acústicas podrán detectar el material que compone, por ejemplo, el regolito, el polvo que cubre la superficie marciana. Estudiar la habitabilidad del planeta rojo se presenta más que nunca como un reto apasionante al alcance de las manos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios