CyberCamp 2018 Málaga Ciberseguridad para toda la familia

  • Hasta el domingo se celebra en Tabacalera el quinto CyberCamp, un evento que ofrece recursos para un uso responsable y seguro del espacio digital

Jóvenes realizan una de las actividades del CyberCamp en Tabacalera. Jóvenes realizan una de las actividades del CyberCamp en Tabacalera.

Jóvenes realizan una de las actividades del CyberCamp en Tabacalera.

En cada estancia del Polo Digital, en todos los espacios del Museo del Automóvil y también en el exterior, en el recinto central del antiguo edificio de Tabacalera, se aprende, se juega y se habla de ciberseguridad. Hasta este domingo se celebra en este enclave malagueño el Cybercamp, una iniciativa del Instituto Nacional de Ciberseguridad que pretende sacar a la calle –esta es su quinta edición– un evento con tres enfoques principales.

El más participativo es el que está destinado a las familias. Con más de 22 actividades interactivas se pretende que tanto los menores como sus padres y profesores tengan los recursos suficientes para vivir con responsabilidad y disfrutar con garantías el entorno digital. También hay charlas y talleres destinados a expertos y profesionales de la ciberseguridad y un apartado especial destinado a la captación del talento.

“Hay muchísima falta de estos perfiles profesionales”, explica Ana Santos, responsable de los servicios de Incibe que atañen a ciudadanos, familias y menores. Además de unas olimpiadas de ciberseguridad orientadas a centros educativos de Secundaria, Bachillerato y FP en la que los diez mejores centros se batirán en la final, también se ha organizado un Hackathon.

Equipos participantes en el Hackathon Equipos participantes en el Hackathon

Equipos participantes en el Hackathon

“Es una competición en la que participan desarrolladores y expertos para hacer herramientas y soluciones que ayuden a mejorar la seguridad, están durante tres días desarrollando unas propuestas que ya enviaron para ser seleccionados y el jurado les orienta y le pone hitos que tienen que ir superando”, explica Óscar García, responsable del Hackathon. Y subraya que en los 14 grupos y 43 personas que participan hay mucha variedad de propuestas. “En definitiva se trata de crear una herramienta que pueda ser usada por la comunidad de ciberseguridad”, agrega el responsable del concurso.

Aunque en este tipo de campamentos los escolares son las estrellas. “Con este tipo de actividades lúdicas y educativas, con teatros, gymkana, talleres dinámicos, juegos por equipos... queremos hacer que los niños se interesen por estos temas, que interioricen más esas vivencias y que los adultos que los acompañan tengan herramientas, recursos, para ponerse al día. Esta transformación digital nos ha venido muy rápida y tenemos bastantes carencias”, considera Ana Santos.

La técnico de Incibe señala que “utilizamos mucho la tecnología pero realmente no tenemos muchos conocimientos en cuanto a su uso seguro, los riesgos que existen y las herramientas que tenemos a nuestro alcance para prevenir que se materialice, es muy importante saber usarla bien, conocer las configuraciones que se pueden hacer, las cosas que pueden ocurrir y el sentido común con el que hay que usarlas”.

"Además de consejos y valores que como padres hay que transmitir, hay que enseñarles a configurar su privacidad, a detectar páginas fraudulentas, a tener un antivirus..."

Si bien los valores de comportamiento son los lógicos que se transmiten a los hijos en cualquier entorno, “Internet nos añade una complejidad técnica que en la calle no existe, en la calle todo es transparente pero en internet no. Así que, además de esos consejos y valores que como padres hay que transmitir a los hijos, hay que enseñarles también a configurar la privacidad de su dispositivo, a detectar páginas fraudulentas, amenazas, a tener una higiene en el smartphone, a actualizar los sistemas operativos, algo muy importante en cuanto a las amenazas de seguridad, a tener antivirus...”, añade Santos. Y subraya que hay que formar en todo esto a los niños.

“Los padres en muchos casos no tienen estos conocimientos técnicos y se ven abrumados, no saben cómo ni qué hacer. Nosotros ayudamos a padres y educadores a que tengan recursos, como el control parental con el límite de tiempo de uso o la restricción de ciertas aplicaciones”, apunta esta responsable de Incibe. Y acompañarles en ese camino con conocimiento de causa es esencial.

En el primer día del Cybercamp se contabilizaron más de 5.000 accesos, por lo que estiman que se van a superar las previsiones de visitas en estos cuatro días.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios