Málaga

De la Torre pide ahora un estudio sobre las futuras estaciones de autobuses soterradas en Málaga

  • Es el noveno trabajo que encarga para sentar las bases de su apuesta por la transformación del eje litoral

Imagen de la estación de autobuses de Málaga. Imagen de la estación de autobuses de Málaga.

Imagen de la estación de autobuses de Málaga. / Javier Albiñana

Pieza a pieza el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, sigue ensamblando su apuesta por transformar el eje litoral de la capital de la Costa del Sol y el modelo de movilidad urbana actual. Una macro operación urbanística que añade a la idea de soterrar cerca de 2,5 kilómetros de viario del eje Muelle Heredia y Paseo de los Curas, la de construir dos nuevas estaciones de autobuses bajo tierra en la Explanada de la Estación y la Plaza de la Marina. Precisamente esta parte de la intervención futura es la que justifica ahora la decisión del equipo de gobierno de licitar la contratación de otra asistencia técnica, la novena impulsada desde el inicio del mandato para sentar las bases de esta iniciativa.

El encargo que ahora pone sobre la mesa Promálaga no es otro que el de elaborar un estudio funcional sobre las futuras estaciones soterradas, instalaciones que a 30 años vista podrían llegar a absorber una demanda anual de unos 7,7 millones de pasajeros, así como 1.319 operaciones diarias en jornada laboral. Estos son los parámetros recogidos en otro de los trabajos encargados meses atrás, en el que se hace una estimación de la demanda de transporte vinculadas a estos edificios.

La mayor carga potencial de viajeros se corresponde con la estación proyectada en la Explanada de la Estación, con unos 4,1 millones de pasajeros anuales (la mayoría de ellos, 1,9 millones, procedentes de líneas nacionales; 1.475.642 de interprovinciales de media distancia). En esta localización se esperan 722 operaciones diarias. En la estación de La Marina, la demanda potencial baja a 3.619.929 viajeros, con 597 operaciones diarias. El gran peso reside en las líneas del ámbito metropolitano, con algo más de 3,1 millones de pasajeros.

Otro estudio indica que las dos estaciones podría acoger una demanda anual de unos 7,7 millones de pasajeros

Tomando como referencia este documento, así como otros en el que se estudian las diferentes alternativas para llevar a cabo el soterramiento del Paseo de los Curas, la empresa que asuma la tarea de analizar la funcionalidad de las estaciones tendrá, entre otros cometidos, el de realizar unos estudios previos definiendo las parcelas seleccionadas, las condiciones del entorno, los parámetros del diseño, los accesos a las estaciones...

El segundo paso será el de describir el programa de necesidades, fijando la dimensión que deberán tener. Para ello habrá de tener en cuenta la capacidad mínima de la nueva terminal en cuando a número de dársenas, los espacios y áreas necesarios para asegurar una adecuada maniobrabilidad de los autobuses, procurando el acceso directo a los andenes.

También deberá hacer un estudio específico de las intensidades de tránsito de personal y la movilidad interior peatonal. En el caso de la parada de La Marina se analizará su relación con el aparcamiento público ya existente y su zona de protección arqueológica. El contratista tendrá que perfilar el posible coste económico de ejecutar las dos estaciones, fijando diferentes alternativas.

Las empresas interesadas en concurrir a este concurso tienen de plazo hasta el 8 de octubre para presentar sus ofertas. Así lo marca el pliego de condiciones que rige la licitación, en el que se precisa un plazo máximo de cinco meses para dar forma a los trabajos. Un periodo que se segmenta: uno de tres meses desde la firma del contrato para entregar el documento de estudios previos y planos de situación actual; una vez dado el visto bueno a esta primera parte del trabajo, la firma tendrá otros dos meses para entregar el documento final.

El valor inicial de este contrato es de 66.550 euros (IVA incluido), lo que sumado a los cerca de 160.000 euros de los otros ocho trabajos ya contratados va a elevar la suma de análisis de este proyecto por encima de los 200.000 euros.

El interés del regidor por construir una estación modal en la Explanada de la Estación se remonta a 2004, cuando por vez primera adjudicó la redacción de un anteproyecto que posteriormente tuvo que ser modificado y que nunca fue a más. Su anhelo quedó recogido en la revisión de Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU), que vio la luz en agosto de 2011, en el que se apostaba por unas instalaciones con cuatro plantas bajo tierra y capacidad para unas 72 dársenas para autobuses. En el caso de la estación de La Marina, hay que remontarse a 2008 para conocer el encargo de un anteproyecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios