Málaga

El Ayuntamiento de Málaga encarga un nuevo estudio para profundizar en el soterramiento del Paseo de los Curas

  • Contrata a la consultora ARCS para que analice las distintas alternativas posibles para enterrar el tráfico en el eje litoral

  • Con este son ya siete los documentos encargados sobre este proyecto

Vista aérea del Paseo de los Curas, entre el puerto y el Paseo del Parque. Vista aérea del Paseo de los Curas, entre el puerto y el Paseo del Parque.

Vista aérea del Paseo de los Curas, entre el puerto y el Paseo del Parque. / Javier Albiñana

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, sigue adelante en su propósito de impulsar en el presente mandato la operación de regeneración del eje litoral, con el soterramiento de buena parte del mismo como gran protagonista. Tras presentar a mediados de julio del año pasado unas primeras aproximaciones a la operación, de la mano de sendos análisis del ingeniero José Alba y del arquitecto Salvador Moreno Peralta, el regidor ha avanzado en el último año en la materia, al punto de haber encargado al menos cinco estudios sobre diferentes aspecto de la intervención.

El último de ellos, fechado el pasado 24 de marzo, tiene como contratista la consultora ARCS Estudios y Servicios Técnicos, S.L. Con una cuantía de apenas 17.303 euros, la firma tiene el encargo de desarrollar un análisis sobre las posibles soluciones al soterramiento del vial litoral a su paso por el Paseo de los Curas. 

Aunque la iniciativa que tiene en mente De la Torre, que hizo de ella su proyecto estrella en la pasada campaña electoral de las municipales en las que fue reelegido en el cargo, va mucho más allá de la construcción de un túnel para enterrar el tráfico, es sin duda uno de los componentes que más interés despiertan. 

Su complejidad es evidente, dada la proximidad al mar de la avenida y por tratarse de una infraestructura en forma de túnel. Su consecución permitiría a la ciudad, según las primeras aproximaciones conocidas, ganar buena parte del espacio en superficie para zonas peatonales. Y ello incluye la opción de prolongar el Paseo del Parque hacia el Palmeral de las Sorpresas, localizado en el muelle 2 del puerto.

Con el objetivo de sentar las bases de esta fase de la intervención, el estudio busca disponer las diferentes alternativas técnicas posibles para acometer una obra de evidente envergadura. Conforme a los plazos, es previsible que el trabajo esté sobre la mesa de los responsables municipales a finales del mes de junio

Entre las opciones que debe señalar este análisis está la extensión del soterramiento, que podría extendieres desde el río Guadalmedina, en la parte oeste de la Avenida Manuel Agustín Heredia, hasta pasada la calle Gutenberg, en el paseo marítimo Pablo Ruiz Picasso. No se descarta la posibilidad de que el citado paso soterrado se extienda algo más hacia el oeste, dando cabida a la propuesta que Moreno Peralta hizo en su primer trabajo. De este modo, el vial enterrado podría partir desde el cruce de la calle Ingeniero José María Garnica con el paseo marítimo Antonio Machado. 

Entre las cuestiones que debe abordar este trabajo técnico está, por ejemplo, si debe ser un túnel a un solo nivel o dos, por ejemplo. Cabe recordar que no es la primera ocasión en al que el Ayuntamiento maneja seriamente la posibilidad de enterrar el tráfico en el Paseo de los Curas y Cánovas del Castillo. La primera ocasión data de hace más de dos décadas, cuando De la Torre era concejal de Urbanismo, y el Ayuntamiento disponía de un anteproyecto realizado por Urbaconsult, ahora ARCS.

Casi siete años más tarde, De la Torre, ya como alcalde, incluyó el soterrado parcial del Paseo de los Curas hasta el hotel Miramar, dentro del listado de obras que solicitó financiar con fondos europeos. La respuesta de la Junta de Andalucía fue negativa, lo que dio al traste de nuevo con esta actuación.

Ahora, el mandatario local la rescata. Su dimensión no se limita al citado túnel, ya que propone una recomposición global de todo el escenario urbano del eje litoral, con una inversión cercana a los 270 millones. A modo de ejemplo, propone la transformación del aparcamiento de la Plaza de la Marina en un intercambiador de transportes; a sumar al contemplado en la Explanada de la Estación, junto a Vialia. Una infraestructura que se financiaría en buena medida con la venta de la parcela ahora ocupada por la estación de autobuses. Uno de los trabajos encargados por el Ayuntamiento, al estudio de arquitectura HCP, dibuja dos grandes torres de 29 y 21 plantas para oficinas y hotel sobre este solar.

Otro de los atractivos de la composición final se relaciona con el puerto y con el desarrollo de los suelos de Muelle Heredia. La parcela, de unos 26.000 metros cuadrados, está concebida desde hace décadas para la implantación de un complejo terciario. Sin embargo, De la Torre, con el consenso de la Autoridad Portuaria, quiere aprovechar la coyuntura para elevar los aprovechamiento urbanísticos. De los 26.500 metro de techo actualmente asignados a este espacio se pasaría a unos 50.000 metros. 

La definición final fue encargada también el pasado 6 de marzo al arquitecto Ángel Asenjo, a quien el Ayuntamiento ya adjudicó anteriormente una primera fase del trabajo en el que está avanzando en la actualidad. Su aproximación inicial a la redefinición de Muelle Heredia fue objeto de controversia, dado que, en una solución extrema, llegaba a plantear la ocupación de todo el suelo portuario, posibilitado un techo de usos diversos de 150.000 metros, con 15 torres de 6, 12 y 18 plantas. La idea fue rechazada de plano por el Puerto, quién sí ve con buenos ojos un escenario intermedio. Y es justamente en ese en el que trabaja Asenjo, en la necesidad de perfilar el diseño del complejo que pueda materializarse.

A estos dos estudios más recientes hay que sumar una asistencia técnica a quien fuera técnico municipal, Javier Bootello, por 12.100 euros, con el objetivo de supervisar y definir varios proyectos relacionados con la movilidad en la ciudad de Málaga, especialmente con el desarrollo del eje litoral. El valor es de 12.100 euros y el plazo, de siete meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios