Málaga

Desescalada Málaga: El Ayuntamiento excluye el uso de cámaras para controlar las playas

  • Tampoco parcelará la arena para fijar la separación necesaria 

  • Instala un sistema novedoso para la desinfección automática de los aseos por luz ultravioleta

Vista de una de las playas de Málaga. Vista de una de las playas de Málaga.

Vista de una de las playas de Málaga. / Javier Albiñana

El Ayuntamiento de Málaga ni parcelará los 16 kilómetros de playa que tiene la ciudad ni instalará cámaras para vigilar los aforos de personas que a diario acudan a las mismas, herramienta apuntada días atrás por el alcalde, Francisco de la Torre, una vez la ciudad entra en la fase 2 de la desescalada, lo que abre la puerta a bañarse y permanecer en la arena. 

Una de las razones que parece haber pesado en descartar esta medida es la económica. Según los datos aportados por la concejala de Playas, Teresa Porras, que ha dado a conocer este viernes los detalles de las actuaciones que va a poner su departamento, ir adelante con este sistema hubiese supuesto un coste de unos 400.000 euros. La edil ha indicado que a esto hay que sumar las dudas jurídicas que generaba la posibilidad de utilizar cámaras para vigilar el aforo. "No sé hasta que punto está controlado por le que podamos grabar a las personas", ha afirmado.

Por lo expuesto, el papel municipal se va a limitar a la puesta en marcha de una aplicación para teléfono móvil que empezará a funcionar el 15 de junio y mediante la que las personas inscritas tendrán información sobre el aforo total de cada una de las playas, el aforo permitido, la bandera que ondea cada día e incluso una aproximación al número de personas que la están ocupando.

Información a los usuarios para que usen las duchas de manera individual. Información a los usuarios para que usen las duchas de manera individual.

Información a los usuarios para que usen las duchas de manera individual. / Javier Albiñana

También se ofrecerá la posibilidad a los bañistas de informar sobre su intención de acudir a una playa determinada en un día y franja horaria y llevar el control de los avisos recibidos, sin que ello represente una reserva. De ese modo se podrá tener una idea de la cantidad potencial de personas que acude a una zona concreta.

A esta herramienta se añadirá la presencia desde mediados de mes de los vigilantes que serían contratados por la Junta de Andalucía. Aunque no ha precisado cuántos serán destinados a la capital, sí ha asegurado que serán suficientes. Y de los agentes de la Policía Local que, como en otros espacios, realizará tareas de control.

Porras ha apelado de manera reiterada a la "responsabilidad" que tienen que asumir los ciudadanos. "Es igual que en una calle", ha venido a apuntar, insistiendo en que "no se pueden poner puertas al campo; estoy segura de que no va a haber aglomeración y de que la gente va a ser muy responsable", ha añadido.

La edil ha precisado que desde este lunes ya habrá presencia de socorristas en las playas, adelantando el plan habitual, que no arranca hasta mediados de ese mismo mes. No obstante, este avance se dejará notar en ocho playas. Este servicio estará integrado por 15 personas de 11.00 a 19.00h.

Interior de uno de los aseos adaptados al COVID-19. Interior de uno de los aseos adaptados al COVID-19.

Interior de uno de los aseos adaptados al COVID-19. / Javier Albiñana

La principal novedad, junto a la aplicación, tiene que ver con la puesta en marcha en todos los aseos de las playas de un novedoso sistema de desinfección automática a través de una lámpara ultravioleta germicida. Durante los próximos días, según han informado, serán adaptados los 28 aseos (distribuidos en 16 módulos, incluidos los 8 para personas con movilidad reducida) con automatismos y sistemas de higienización continúo. 

Una de las particularidades es que se evitará que los usuarios tengan contacto alguno con los dispositivos. Es decir, para la descarga del inodoro, por ejemplo, bastará con aproximar la mano al sensor. Y habrá pedales para el lavabo. 

Será en el momento en que el usuario abandone la instalación cuando se encenderá una luz roja indicado que el inicio del proceso de desinfección, que se alargará durante 15 minutos, "con una eficacia del 99%". En ese intervalo no podrá entrar otra persona al interior, de lo que se informará mediante carteles. También habrá dispensadores con gel hidroalcohólico.

Al tiempo, ha confirmado que las 136 duchas y los 45 lavapiés estarán operativos. No obstante, mediante los mensajes informativos se incidirá en la obligación de que las mismas sólo sean empleadas al mismo tiempo por una sola persona. También ha anunciado un refuerzo en la limpieza de las barandillas y las duchas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios