Marihuana

Detienen tres veces en un año al encargado de un club de cannabis

  • Hallan marihuana en un falso techo y dentro de una mesa de billar

  • El local tiene cinco actas por incumplir el decreto de cierre

La actuación policial de los últimos meses La actuación policial de los últimos meses

La actuación policial de los últimos meses

Tiene 29 años y ya le constan tres detenciones por un presunto delito contra la salud pública por venta y distribución de drogas, además de por facilitar el consumo en un club de cannabis del que ejerce como responsable en la avenida de Velázquez. Durante el último arresto, el individuo, de origen marroquí, llegó a preguntar a los policías locales que si estaban interesados en comprar al confundirlos con unos clientes.

La actuación tuvo lugar el pasado jueves con un dispositivo de seguridad que tenía establecido el Grupo de Investigación y Protección (GIP) de la Policía Local por hacer caso omiso a una orden de cierre. Desde el 11 de octubre el establecimiento había acumulado cinco actas por incumplimiento de un decreto por parte del Ayuntamiento que al dueño ya se le había notificado el pasado enero por permitir el consumo de sustancias en el interior y vender marihuana y hachís.

Hacia las 19:45, los efectivos, que prestan servicio vestidos de paisano, comprobaron que una persona salía del club, que tiene licencia de apertura como bar. Llevaban un par de bolsas con marihuana que, según reconocieron, acababan de comprar dentro. En ese momento, el responsable preguntó a los agentes que estaban en la puerta si venían a comprar. Al identificarse como policías, el individuo dio, supuestamente, un portazo para impedirles la entrada. Ante su insistencia, lograron entrar.

Fue entonces cuando, en una actuación conjunta entre la unidad territorial de Carretera de Cádiz, el GIP y el Grupo de Operativo de Apoyo (GOA) se llevó a cabo una inspección en el interior del establecimiento. Los policías encontraron varias bolsas con marihuana oculta, entre otros, en un falso techo del local, además de hachís escondido en distintas zonas y un cuchillo de 19 centímetros de hoja con restos de esta sustancia. La reacción del encargado cuando se le recordó que estaba incumpliendo el decreto de cierre sorprendió a los policías: “A mí me da igual, voy a abrir cuando me dé la gana. No voy a cumplir el decreto de cierre. Paso de la autoridad”, apostilló el hombre, que acabó detenido.

Tras un primer arresto que ya se había producido unos meses antes, el 23 de agosto la Policía Local se incautó en el mismo club de más de dos kilos de marihuana, además de 194 gramos de hachís. Una dotación se había percatado de que un joven con una mochila caminaba de forma apresurada “en actitud vigilante” y accedía al interior. Los agentes llamaron a través del videoportero. Tardaron hasta tres minutos en poder entrar. Una vez allí, se entrevistaron con unos clientes, que aseguraban ser turistas franceses que habían comprado 20 euros de marihuana a un individuo que estaba sentado frente a ellos.

Los efectivos levantaron un acta de aprehensión de la sustancia y procedieron a un minucioso registro del club. Hallaron hachís en estanterías situadas detrás de la barra y varias bolsas que contenían marihuana repartidas por distintas zonas. Una nevera servía de escondite. Los policías observaron también una mesa de billar con el lateral de las monedas abierto. En el interior descubrieron más de un kilo y medio de marihuana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios