EPA Málaga arranca 2019 con la menor tasa de paro en 10 años

  • Un buen cuarto trimestre reduce a solo dos puntos la brecha entre la tasa de desempleo malagueña y la española

  • La EPA registra 650.400 ocupados, el mayor volumen de la historia

Un camarero trabaja en una cafetería en Málaga Un camarero trabaja en una cafetería en Málaga

Un camarero trabaja en una cafetería en Málaga / Javier Albiñana (Málaga)

Málaga ha comenzado el 2019 con la menor tasa de paro en una década y reduce a solo dos puntos la distancia con la media nacional. La provincia acabó el cuarto trimestre de 2018 con una tasa de desempleo del 16,5% y hay que remontarse al segundo trimestre de 2008 para encontrar un volumen menor, cifrado entonces en el 16,08%, según los datos oficiales de la Encuesta de Población Activa que ha publicado hoy el Instituto Nacional de Estadística.

El vaivén a lo largo de estos últimos diez años ha sido tremendo ya que se ha sufrido una de las mayores crisis económicas de la historia. Un 16,5% de tasa de paro es aún un volumen ingente, pero se observa con mayor indulgencia si se recuerda, por ejemplo, que en el primer trimestre de 2014 era del 36,5%, es decir, que hace apenas cinco años una de cada tres personas con ganas de trabajar no podía hacerlo porque estaba desempleada. En los años precedentes no fue mucho mejor. 

La tasa de paro en Málaga se empezó a disparar con el inicio de la crisis a finales de 2008 manteniéndose siempre en una ratio superior al 20 e incluso el 30% entre el invierno de 2008 y el segundo trimestre de 2018. A partir del verano pasado se consiguió bajar de esa barrera del 20% y ahora está en el 16,5% mencionado. No obstante, aún queda muy lejos el 9,8% alcanzado en el verano de 2005 en pleno boom del ladrillo.

Un trabajador autónomo en una ferretería de Málaga Un trabajador autónomo en una ferretería de Málaga

Un trabajador autónomo en una ferretería de Málaga / Javier Albiñana (Málaga)

Uno de los problemas de la economía malagueña era su alta tasa de paro y su enorme distancia con la media nacional. En estos momentos esa brecha se ha reducido a dos puntos, pues España cerró el pasado año con una ratio de desempleo del 14,45%. Málaga tiene la menor tasa de paro de la comunidad andaluza y es la única provincia de la región, junto con Almería, por debajo del 20%.

El cuarto trimestre del año, pese a ser temporada baja turística, fue muy positivo para el mercado laboral malagueño. Según la EPA, Málaga finalizó el pasado ejercicio con 650.400 personas ocupadas, 6.900 más que en verano y casi 50.000 más que hace un año. Es el mayor volumen de la historia. Solo se le acercan las cantidades del segundo y tercer trimestre de 2018 y en el segundo y tercer trimestre de 2007.

Este tirón se debe, por una parte, a que hay una población activa alta –779.500 personas– y a que se firman muchos contratos de escasa duración, pues la temporalidad está a la orden del día. Hay muchos ocupados, pero la calidad de los empleos deja que desear en muchos casos. Una muestra es que, según la Agencia Tributaria, el salario medio anual en Málaga apenas supera los 15.000 euros.

En el último año se ha elevado el número de ocupados en todos los sectores productivos excepto en la agricultura. En servicios –el más importante al acaparar el 82% del total– se ha incrementado en 26.400 personas entre diciembre de 2018 y diciembre de 2017, mientras que en la construcción se ha aumentado en cerca de 20.000 personas, hasta los 60.000 ocupados, y en la industria se ha pasado de 33.000 a 37.800. En el campo la reducción ha sido de 1.100 personas y ahora hay 16.800 ocupados.

Si a la población activa se le resta el número de ocupados da el número de parados. En el cuarto trimestre se estimaba que eran 129.000, 11.100 menos que en verano y 28.400 menos que hace un año. Es la mitad de desempleados que la EPA registraba, por ejemplo, en el verano de 2012 y el mejor dato desde el segundo trimestre de 2008.

“A pesar de estos datos favorables, que constatan una progresión constante en la senda de recuperación del empleo, es preciso seguir incrementado esfuerzos para consolidar los logros alcanzados, con estrategias orientadas a combatir la temporalidad e impulsar el desarrollo del tejido productivo malagueño”, apuntaron desde la Confederación de Empresarios de Málaga. "En este sentido, resulta fundamental trabajar para generar una dinámica de crecimiento estable durante todo el año, priorizando las políticas encaminadas a reforzar la actividad productiva e incentivar la inversión, garantizando así un crecimiento sostenido para nuestras empresas y para el empleo", añaden desde la patronal.

Francisco Villodres, secretario de empleo en UGT Málaga, señaló por su parte que "desgraciadamente, 2018 no ha cumplido con las expectativas generadas en materia laboral en la comunidad andaluza. Es cierto que ha descendido el paro en más de un 13%, pero no es menos cierto que no se ha visto acompañado de un similar proceso de generación de empleo (3,99%), apenas 118.600 puestos de trabajo que, además, lo fueron de una dudosa calidad, así como un continuo descenso de nuestra población activa (-0,19%)".

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios