Empresas

H&M amplía su estancia en Félix Sáenz a la espera de trasladarse al Centro Larios

  • Renueva el contrato de alquiler con el fondo propietario del local del histórico edificio

  • El establecimiento de ropa abrió en 2011

El edificio de Félix Sáenz y la tienda de H&M en las plantas baja y primera. El edificio de Félix Sáenz y la tienda de H&M en las plantas baja y primera.

El edificio de Félix Sáenz y la tienda de H&M en las plantas baja y primera.

La tienda que la marca de moda H&M tiene en el edificio de Félix Sáenz seguirá abierta durante varios meses más. Los responsable de la firma y la propiedad del inmueble suscribieron la pasada semana un acuerdo que permite prolongar la presencia de la firma sueca en el Centro histórico hasta que culminen las obras de reforma del Centro Comercial Larios, al que previsiblemente se trasladará, según confirmaron a este periódico fuentes conocedoras de la operación.

La propiedad de la superficie comercial del histórico edificio, construido en 1912, está en manos, desde mediados de 2015, del fondo de inversión alemán Patrizia, que formalizó su compra al grupo Nergosa. El local cuenta con una superficie de 1.824 metros cuadrados distribuidos en las plantas baja y primera. La tienda tiene una fachada de 106 metros.

Nergosa, a su vez, adquirió el establecimiento en 2008 a Restaura, que había realizado la rehabilitación integral del inmueble y había destinado las plantas altas a residencial de lujo y arrendado la superficie comercial a H&M, que abrió su tienda en 2011.

El inmueble fue promovido originalmente por el empresario Félix Sáenz sobre el antiguo mercado de abastos, dando cabida en sus primeras plantas a los Almacenes Félix Sáenz desde 1914 hasta 2005, cuando cerró sus puertas y se dio paso a su enajenación para su recuperación para uso residencial. Fue la firma Somersen la que primero se hizo con la propiedad, para, en septiembre de 2004 venderla al grupo Tres Aceras por 21 millones de euros con el objetivo de ejecutar 50 viviendas de lujo.

El cambio de manos del edificio tuvo otra vuelta de tuerca en los primeros meses de 2006, cuando Restaura se hizo con la propiedad por unos 30 millones de euros y con el mismo fin residencial. En marzo de 2007, el Banco Popular se hizo con las plantas superiores del edificio, por un valor de 33,5 millones. Aunque más que una adquisición fue una asunción de la propiedad después de que Restaura entregase esta parte del inmueble como parte de su deuda con la entidad financiera.

El interés de otras empresas por ocupar el futuro vacío en las plantas baja y primera es notorio, como demuestra una reciente reunión de los responsables de una entidad con el concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares. Así consta en la agenda pública del edil del PP del pasado 5 de noviembre, en la que se hace referencia a un encuentro para hablar del edificio Félix Sáenz.

En relación a este asunto, fuentes consultadas señalaron que se trata de una entidad financiera que quería conocer las posibilidades que presenta el Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri) del Centro para su asentamiento en este histórico edificio. El planeamiento urbanístico actual limita este posible uso salvo que, como ocurrió hace varios años con La Caixa, se destine a sede institucional la totalidad del inmueble.

Más allá de las plantas baja y primera, de uso comercial, el resto de plantas del edificio de Félix Sáenz acogen viviendas de lujo. De hecho, en la etapa del boom inmobiliario, estos pisos llegaron a ser de los más caros de toda la capital de la Costa del Sol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios