Málaga

El Gobierno reclama la beca del curso 2012 a 328 estudiantes de la UMA

  • Los afectados están obligados a restituir el importe de las ayudas más los intereses porque no aprobaron la mitad del curso.

  • El dato supone el 3% de los alumnos que recibieron ayudas.

Vista del patio central de la Escuela de Ingenierías Industriales. Vista del patio central de la Escuela de Ingenierías Industriales.

Vista del patio central de la Escuela de Ingenierías Industriales. / javier albiñana

El Ministerio de Educación reclama a 328 estudiantes de la Universidad de Málaga (UMA) el importe de las becas que recibieron durante el curso 2012/2013 fundamentalmente porque no lograron aprobar la mitad de las materias, una de las condiciones a la que se enfrentan los becarios desde que aquel año se implantara el actual régimen de ayudas al estudio. La medida excluye los importes correspondientes a las tasas académicas. Los afectados están obligados a restituir no solo las cantidades percibidas aquel curso, sino también los preceptivos intereses legales, puesto que se trata de un procedimiento ejecutivo que tiene lugar una vez transcurridos los diferentes plazos para que la devolución se haga de forma voluntaria.

La Universidad de Málaga registró en 2012/2013 un total de 10.808 becarios. De ellos 835 no consiguieron superar el 50% de los créditos al concluir el curso. Sin embargo, durante las fases previas a la vía ejecutiva más de la mitad o bien devolvieron el dinero o bien promovieron la corrección de fallos. Finalmente, el Ministerio de Educación reclamó legalmente los importes de las ayudas a 359 alumnos. 97 presentaron alegaciones, pero únicamente fueron atendidas 31. En resumen, la devolución de las cantidades se ha exigido por vía ejecutiva a 328 becarios, es decir, el 3% de los estudiantes que recibieron ayudas aquel año procedentes del sistema general.

El Ejecutivo solo ha atendido 31 de las 97 alegaciones formuladas por los afectados

El procedimiento de reintegro se organiza en tres fases. Una vez que el alumno concluye el curso, si no alcanza los requisitos académicos estipulados, recibe una carta en la que se le informa que tiene dos meses para devolver el dinero de la beca. Esta es una opción en la que se apela a la buena voluntad de los afectados. Contra esa carta no se pueden presentar alegaciones ni recursos, puesto que supone la apertura formal del expediente. Si en ese periodo el afectado no devuelve el dinero de la beca se incoa un expediente y el alumno vuelve a recibir otra carta, esta ya con acuse de recibo, en la que se le notifica que se ha iniciado el procedimiento. De nuevo se le ofrece un plazo para reintegrar la beca, así como 15 días para que presente las alegaciones en contra de la orden administrativa.

Agotados todos los plazos de notificación y alegaciones, que incluye notificaciones con acuse de recibo en el domicilio, en el ayuntamiento donde se supone que reside el afectado y en el boletín oficial de la comunidad autónoma correspondiente, la entidad que gestiona las becas envía la resolución del expediente al Ministerio de Educación que se encarga de concluir el expediente, en caso de que el estudiante haya reembolsado el dinero, o de concluir el procedimiento con una reclamación en vía ejecutiva si no lo ha hecho.

El anterior sistema de ayudas al estudio únicamente preveía la devolución de las cantidades percibidas cuando los universitarios no se presentaban a un tercio de los exámenes. Ni siquiera era necesario superar las pruebas a las que se sometían. La medida, en aquel momento, no tenía más objetivo que evitar que los becarios abandonaran los estudios.

Sin embargo, a partir de 2012 el régimen de becas cambió de forma muy significativa y entre las nuevas medidas que se introdujeron figuran requisitos académicos más estrictos no solo para acceder a las ayudas públicas, sino también para preservarlas. Es decir, el beneficiario no solo debe acreditar unas notas superiores para conseguir apoyo económico destinado a cubrir el desplazamiento fuera de su domicilio habitual o las bajas rentas de la familia, sino que también debe superar al menos el 50% de los créditos universitarios. La reclamación ejecutiva de las ayudas de 2012/2013 se empezó a notificar a los alumnos en las primeras semanas de marzo. Este hecho permite inferir que en el primer trimestre de 2018 previsiblemente se empiece a exigir la devolución de las ayudas del curso 2013/2014 a los becarios que no lograron aquel curso aprobar la mitad de la materia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios