Málaga

Invader, identificado

  • La Guardia Civil logra desvelar la identidad del artista francés investigado por colocar sus mosaicos en varios edificios protegidos

Imagen facilitada por el entorno del artista a este periódico en junio de 2017. Imagen facilitada por el entorno del artista a este periódico en junio de 2017.

Imagen facilitada por el entorno del artista a este periódico en junio de 2017.

El que se ha convertido en uno de los hombres más buscados, por haber colocado sus polémicas obras sin permiso en dos edificios protegidos del centro de la capital, ya ha sido identificado. La Guardia Civil de Málaga ha logrado acabar con el enigma y desvelar la identidad del artista francés, conocido con el seudónimo Invader y que ha logrado mantener su anonimato intacto hasta ahora tras plasmar sus mosaicos en más de 70 ciudades de todo el mundo. Residente en París, donde tiene su propio estudio artístico, a sus 49 años se enfrenta a un presunto delito contra el patrimonio histórico.

Una vez conocida su identidad, y que pone fin a las especulaciones surgidas en medio mundo sobre el misterioso artista callejero, el titular del Juzgado de Instrucción número 6 de la capital solicitará previsiblemente ahora que comparezca como investigado, por lo que podría pedir en breve una comisión rogatoria y que dado el tipo de delito preste declaración frente a las autoridades judiciales francesas.

El Juzgado podría pedir que preste declaración en su país de origen

El juez pidió al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Málaga, encargado de la investigación, el pasado mes de abril que hiciera las gestiones oportunas para la identificación "plena" del afamado artista anónimo de street art. Y fruto de esas averiguaciones, fuentes judiciales confirmaron a este periódico, que los agentes han dado cuenta ya de todos los datos personales deInvader, que ya fue detenido en Nueva York en octubre de 2013 tras ser sorprendido por una patrulla policial mientras colocaba una de sus obras en el distrito de Brooklyn.

El procedimiento judicial contra el francés Invader se inició el pasado mes de febrero después de que la Fiscalía de Medio Ambiente de Málaga se querellara contra él porque dos de sus mosaicos aparecieron en sendos edificios catalogados como Bien de Interés Cultural (BIC), coincidiendo con la celebración de La noche en blanco en mayo del año pasado. Uno de ellos era el Palacio Episcopal de la capital malagueña, donde el artista urbano colocó sin consentimiento previo un mosaico con la figura de una gitanilla con vestido de volantes. El otro el cercano Palacio de Salinas, donde el dibujo elegido fue un pulpo de color azul.

En total, Invader dejó su huella en 29 puntos de la ciudad, 15 de ellos situados en el centro histórico. Pero también el fiscal incluyó en su querella al director del Centro de Arte Contemporáneo (CAC) de Málaga, Fernando Francés, por ser presuntamente la persona que invitó al artista francés a intervenir en la ciudad. De hecho, el magistrado del Juzgado de Instrucción 6 citó a declarar como investigado a Francés el pasado lunes. En su declaración, que duró alrededor de una hora, su abogado, Fernando Taboada, contó a la salida a los periodistas que negó cualquier implicación en los hechos que se le imputan y que tuviese relación alguna con la invasión de Invader. Otras fuentes próximas a la investigación precisaron que sólo admitió ante el juez que conocía físicamente a al artista urbano, pero que ni siquiera sabía cuál era su identidad, ya que él mismo lo llamó de esa forma cuando se vio con él.

Además, el director del CAC, espacio cultural cuyo funcionamiento es íntegramente financiado por el Ayuntamiento de Málaga, negó que tuviera algo que ver en el desplazamiento y estancia del artista en la ciudad, así como en la decisión sobre los edificios en los que colocó sus figuras, según las mismas fuentes. La versión dada por Francés contrasta con la creencia de el fiscal que en su querella apuntó a que "si bien la colocación material de los azulejos fue llevada a cabo, bien por sí mismo, bien con la ayuda de terceras personas, por el artista urbano conocido como Invader, de las investigaciones policiales efectuadas (...) se deduce con claridad la intervención en los hechos del también querellado Fernando Francés".

En ese aspecto, el escrito añadía que, en su condición de director del CAC Málaga, Francés "se concertó" con el artista urbano "para la colocación de los mosaicos, siendo a su orden que el Centro de Arte Contemporáneo cursó las solicitudes de autorización para dicha actuación a los diversos propietarios de los edificios, solicitudes que en la mayoría de los casos obtuvieron respuesta negativa". Y a pesar de ello, "se llevó a cabo la colocación de los citados mosaicos".

La línea argumental de la Fiscalía motivó el pasado 6 de abril que el Juzgado de Instrucción número 6 admitiera a trámite la querella y abriese diligencias por este asunto, además de encargar otras pesquisas como la necesidad de que la Policía Local diese cumplimiento a lo que, previamente, le había solicitado la Guardia Civil "respecto de las grabaciones que puedan existir", en referencia al sistema de videovigilancia instalado en parte del centro histórico. Se da a entender, al incidirse en este petición, que la Policía Local no contestó a las primeras demandas realizadas por el Seprona en el marco de la investigación iniciada a petición de la Junta de Andalucía para intentar identificar al autor de estas instalaciones. El auto judicial que ordenó la apertura de diligencias por los mosaicos instalados en los dos edificios protegidos hacía referencia a que los hechos "presentan características que hacen presumir la posible existencia de una infracción penal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios