Entrevista | Juan Carlos Fernández. Director Regional para el Sur de Europa de HomeAway “Es mínima la influencia de la vivienda turística en la subida del alquiler”

  • Este directivo afirma que Málaga es el segundo destino preferido por los turistas nacionales y el quinto por los europeos

  • Achaca la ‘turismofobia’ a múltiples factores y no al auge de viviendas turísticas

Juan Carlos Fernández momentos antes de la entrevista con este diario. Juan Carlos Fernández momentos antes de la entrevista con este diario.

Juan Carlos Fernández momentos antes de la entrevista con este diario. / Alejandro Cañones (Málaga)

Juan Carlos Fernández es director regional de HomeAway para el Sur de Europa, por lo que coordina toda la estrategia de esta multinacional de alquiler de viviendas turísticas en España, Italia y Portugal.

Previamente fue directivo en Microsoft o Yahoo. Acaba de visitar Málaga por el Congreso Europeo de Viviendas Turísticas.

–¿Sigue la vivienda turística de moda o ya ha pasado la ola?

–Sigue de moda y cada vez más. Las familias son el principal cliente, con una media de cuatro personas, y este tipo de viviendas son muy adecuadas para ellas. En segundo lugar están las parejas y en tercero los grupos de amigos. Las personas viajan más, mejor y en las viviendas turísticas las estancias son más largas que en los hoteles.

–¿Cuánto dinero mueve la vivienda turística?

–Según nuestro último barómetro el impacto económico de la vivienda turística en Andalucía fue el año pasado de 1.167 millones de euros, de los cuales 836 millones correspondieron a gastos en el destino durante la estancia.

–¿Qué peso tiene Málaga?

–Málaga es en verano el segundo destino más popular en España para los viajeros nacionales y el quinto para los europeos tras Faro, Baleares, Var (Francia) y Alicante.

–Se ve que está teniendo un buen crecimiento.

–Málaga es un destino que siempre está ahí por su buena conectividad, su entorno, el clima... Es un destino muy adecuado para todo tipo de turistas.

Juan Carlos Fernández en Málaga. Juan Carlos Fernández en Málaga.

Juan Carlos Fernández en Málaga. / Alejandro Cañones (Málaga)

–¿Qué tipo de vivienda se suele alquilar más?

–HomeAway ofrece dos millones de viviendas de todo tipo en el mundo. Se puede alquilar desde un castillo hasta una vivienda de un dormitorio. Los viajeros españoles suelen pedir en primer lugar apartamentos, luego casas y por último villas.

–¿Qué es lo más curioso que han alquilado?

–En España tenemos las casas cueva en la zona de Guadix o en Estados Unidos es muy típico alquilar casas en árboles. La villa que alquilaba Obama cuando estaba en Hawai está en HomeAway.

–¿Qué es lo que más buscan los clientes a la hora de seleccionar una vivienda?

–Ubicación, entorno y precio. Por menos precio tienes el doble de espacio que en otros alojamientos y eso genera que el turista se quede más tiempo en el destino y gaste más. El gasto por viaje del alquiler vacacional en Andalucía es de 2.051 euros frente a los 1.134 euros del gasto medio del viajero que va a hoteles.

–Empezaron alquilando sus casas particulares y ya hay inversores con edificios enteros. ¿Puede haber una burbuja?

–Yo no diría que hay burbuja. El alquiler vacacional es una industria fiable que contribuye a la riqueza de las zonas donde se ejerce. Si no hubiera alquiler vacacional en Málaga o la Costa del Sol muchas viviendas estarían vacías gran parte del año. La mayoría de esas viviendas son de propietarios individuales que las compraron para disfrutarla unas semanas al año y la alquilan cuando no están.

–¿Cómo solucionaría usted el problema de convivencia con los vecinos de estas viviendas?

–Nuestros estudios, en los que colaboran gente objetiva e imparcial como la Universidad de Salamanca, afirman que el 98% de los viajeros que se han alojado en viviendas turísticas nunca han tenido problemas con los vecinos. Puede haber problemas en alguna ocasión, pero no es tan relevante como se cree. Nosotros informamos sobre las reglas de la casa y la mayoría de nuestros clientes son familias que buscan tranquilidad.

–¿Es la vivienda turística la culpable de la fuerte subida del precio del alquiler y de que se tengan que marchar residentes de los barrios?

–Hay muchos factores que han influido en el incremento del precio del alquiler de las viviendas. Uno de ellos es la mejora de la actividad económica, lo que ha provocado que haya más demanda. De todas las propiedades que están en alquiler, solo el 1% son viviendas vacacionales, por lo que es imposible que influya. Es decir, el 99% de las viviendas en alquiler son de larga temporada.

–Pero ese 1% está en el centro de las ciudades.

–Puede ocurrir que haya un exceso de viviendas turísticas en un barrio o en una calle concreta. Pero su influencia en la subida total del precio del alquiler en una ciudad es mínima.

–No obstante, hay una relación directa. Antes de la aparición de plataformas como la suya u otras el alquiler de viviendas era más barato.

–Hay casuísticas concretas. En el caso concreto de Málaga el alquiler turístico ha dinamizado varias zonas y ha permitido desestacionalizar el turismo. Ha rentabilizado construcciones que estaban ahí, porque la mayoría de las viviendas ya estaban. Si no hubiera alquiler vacacional en temporada baja habría menos impacto económico en la ciudad. Insisto en que el aumento de los precios viene más dado por el crecimiento económico y por el cambio de paradigma entre la vivienda en propiedad y en alquiler.

–¿Está contribuyendo la vivienda turística a la turismofobia?

–Se tiende a simplificar y la turismofobia depende también de muchos factores. En la llegada de turistas a un destino influyen las líneas aéreas, la política turística de los ayuntamientos, los touroperadores o los cruceros. En Málaga o en Barcelona con un crucero te entran 5.000 personas de golpe en la calle. Los usuarios de viviendas turísticas tienen un alto grado de fidelidad y afirman que si no las hay en un destino no van.

–Los hoteleros denuncian que no hay las mismas reglas de juego en las viviendas y en los hoteles, acusándoles de competencia desleal.

–Las viviendas turísticas no son hoteles, no ofrecen servicios ni meten a 500 personas de golpe una semana en un edificio como un hotel. Los hoteles tienen unas características de negocio distintas a las de una vivienda que se alquila. La regulación se tiene que desarrollar en base al interés general y no al de grupos concretos y, en segundo lugar, tiene que ser adecuada a la naturaleza de la actividad que se hace.

–Los ayuntamientos dicen que las viviendas turísticas son una actividad económica.

–Por supuesto que lo es, pero no es la misma actividad económica de los hoteles, por lo que deben tener una regulación diferente. Por otra parte, ya hay pocos hoteleros que no se dediquen también al alquiler vacacional.

–Las administraciones y las empresas piden que haya una normativa única estatal. ¿Qué piensa usted?

–Es esencial. Uno de los retos que tenemos en España es dar mayor seguridad jurídica. Regulaciones distintas en cada municipio o comunidad autónoma hacen más complicado desarrollar la actividad. Andalucía tiene una regulación razonable, pero en otras regiones o ciudades se prohibe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios